Los accionistas de Telefónica llevan tiempo sin tranquilidad. La blue chip española, tras dos años de subida en bolsa, se dejó más de un 7% el pasado año. Entonces el principal riesgo era Latinoamérica, ante la desaceleración de la región en general, y la recesión de Brasil en particular, donde obtiene casi la mitad de sus ingresos, lo que supone un riesgo que se agudizó cuando Brasil perdió el grado de inversión por parte de las agencias de rating y que aún se mantiene.
Lea también: ¿Peligra el dividendo de Telefónica? El mercado anticipa un recorte en 2016
Citi: "No vemos ningún riesgo para la calificación de Telefónica y sí opciones suficientes para defender su valoración sin necesidad de recortar su dividendo"
No obstante, Álvarez-Pallete reiteró en abril el compromiso de abonar un dividendo de 0,75 euros por acción en 2016. No obstante Bloomberg, que cita a una persona con conocimiento directo de la situación, afirma que Álvarez Pallete "está abierto a reducir el dividendo si es necesario para preservar el efectivo, reducir la deuda de 50.200 millones de euros y mantener el rating de crédito".
"Es muy posible un recorte del dividendo, y se venderá como fortaleza para potenciar el futuro de las cuentas de Telefónica. Creo que le saldrá bien", explica a Bolsamanía el analista Ramón Morell, de ETX Capital. Aunque en Citi tienen una visión más optimista. "No vemos ningún riesgo para la calificación de Telefónica y sí opciones suficientes para defender su valoración sin necesidad de recortar su dividendo", expresan los analistas del banco en un informe, en el que destacan que se han moderado los riesgos desde Latinoamérica y también sufre menor competencia en varios de sus mercados clave. Así, recomiendan comprar y otorgan un precio objetivo de 13,5 euros, lo que supone un potencial de revalorización de más del 56% respecto a su precio actual en 8,6 euros.
"Inicialmente la intención de Telefónica era mantenerlo, aunque el mercado ha dudado durante este tiempo si le será factible, atendiendo a su volumen de deuda. La opción que sería más viable es el pago en scrip, y no en efectivo", argumenta Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos, productos y servicios de Self Bank. "Para Telefónica es importante mantener el dividendo, y seguir cuidando la retribución al accionista, pero desde luego no podría descartarse que finalmente tuviera que tocarlo, como ya hiciera Repsol recientemente", agrega.
Desde Telefónica han evitado realizar cualquier declaración al respecto, pero se remiten a las declaraciones al respecto de Álvarez-Pallete. El presidente de la teleco ha reafirmado el objetivo de dividendo. Lo hizo al ser nombrado presidente en sustitución de César Alierta, y la operadora volvió a hacerlo en mayo cuando se bloqueó la venta de O2 por parte de Bruselas.
PRESIÓN SOBRE LAS ACCIONES
Pero este año el protagonismo en cuando a presión sobre las acciones se refiere está en Reino Unido, ante la posibilidad de que hubiera un Brexit, algo que finalmente se materializó el 23 de junio en el referéndum. La exposición de Telefónica al país es alta a través de su filial O2, uno de los grandes operadores británicos de telecomunicaciones que fue adquirido por la firma española en 2006. Este año, Bruselas vetó el acuerdo al que había llegado con el grupo chino CK Hutchison Holdings para su venta por 12.500 millones de libras, justificando el bloqueo en asegurar la competencia en el mercado de Reino Unido.
A lo largo de la segunda mitad del año, el ambiente negativo sobre Telefónica se irá despejando y es previsible un repunte de los títulos de Telefónica. Creemos que es un valor para comprar
A esto hay que sumar el grado de endeudamiento del grupo presidido desde abril por Álvarez-Pallete en sustitución de César Alierta tras 15 años al frente. La deuda neta financiera se sitúa en 50.213 millones de euros a marzo de 2016, con un incremento respecto a diciembre en 292 millones de euros, y un ratio de endeudamiento (deuda neta sobre OIBDA -resultado operativo antes de amortizaciones-) que se sitúa en 3,02 veces. Si se hubiera concretado la venta de O2, habría bajado a 2,52 veces.
Así lo reflejaban los resultados trimestrales, que mostraban también un beneficio entre enero y marzo de 775 millones de euros, con un descenso respecto a los tres primeros meses del año anterior del 56,9%. Cifras afectadas "por la depreciación de los tipos de cambio", afirmaba la teleco. Es decir, la exposición a Reino Unido y a Brasil, con la evolución respectivamente de la libra y el real, mermaron los resultados de la firma española.
"Vamos a tener más presión en el futuro inmediato sobre las acciones, ya que hay incertidumbre en torno a las economías de Latinoamérica y en Reino Unido no sabemos cómo se va a desarrollar el Brexit", opina Ramón Morell. No obstante, "a medio plazo, seguramente a lo largo de la segunda mitad del año, este ambiente se irá despejando y es previsible un repunte de los títulos de Telefónica. Creemos que es un valor para comprar", agrega el experto.
ASÍ ES EL OBJETIVO DE DIVIDENDO
La compañía abonó a los accionistas un dividendo de 0,40 euros por acción el pasado 19. Se trataba de un segundo pago de retribución a los poseedores de títulos de la teleco, para cumplir el objetivo por segundo año consecutivo de abonar 0,75 euros. Para este año, el objetivo vuelve a ser que con cargo a los resultados del ejercicio se pague 0,75 euros, nuevamente en dos pagos. El primero previsto para noviembre de 2016 y el segundo en mayo de 2017.

Lee además:
Bruselas bloquea la venta de O2, filial de Telefónica, a Hutchison
¿Sería positivo para las acciones de Telefónica vender O2 por una oferta inferior a la de Hutchison?
El consejero delegado de O2, filial británica de Telefónica, medita presentar una oferta por la compañía
Telefónica mantiene el dividendo pese al veto de Bruselas a la venta de O2 a Hutchison: cierra con una caída del 1,07%
El 'hacker' Chema Alonso, nuevo jefe de datos de Telefónica
Telefónica no venderá O2 pese al Brexit, ¿espera un segundo referéndum?
¿Vuelve la aversión al riesgo? El Ibex cae un 2,28% lastrado por la banca, Telefónica y Acerinox