La financiera con sede en Londres ha declarado que detinará el groso de los 8.200 millones que adquirió en la última subasta de liquidez del BCE a limpiar sus operaciones en la Península Ibérica.

Barclays ha declarado que obtuvo 8.200 millones de euros este miércoles a través de la subasta de liquidez a tres años celebrada por el Banco Central Europeo (BCE). La mayor parte de este dinero lo usará para sanear sus operaciones en España y, en menor medida, su negocio en Portugal.

En concreto, la entidad británica destinará 6.200 millones, el 75,6% de los fondos recibidos, a su filial española, mientras que los 2.000 millones restantes irán a su negocio en Portugal. Barclays espera que los recursos obtenidos a través de esta facilidad de crédito a largo plazo proporcionarán estabilidad financiera a estos negocios al tiempo que continúa reduciendo los actuales desequilibrios de financiación y reestructurándolos de acuerdo con la nueva realidad del mercado sin perjudicar a la economía real.

"Los fondos captados a través de esta facilidad serán empleados en la gestión del riesgo asociado con los desequilibrios entre los activos de Barclays denominados en euro y los depósitos en mercados donde Barclays cuenta con significativas operaciones locales", explicó el banco.