Comentarios muy técnicos del BCE y cambios regulatorios en la banca han complicado mucho el inicio de la sesión, en una Europa que parece no tener remedio, aunque al final nos ha alejado de mínimos una ronda de buenos datos en EEUU. Muy destacable en el día el nuevo subidón del dólar tras los datos macro. El bajo volumen por la importante fiesta de mañana en EEUU ha acelerado más las cosas.
 
En el año 1952 los ordenadores aún eran pesados y lentos en el cálculo pero ya entonces eran unas máquinas fascinantes. Cuando llegaron las elecciones de noviembre, ya que era año electoral, la cadena CBS (Columbia Broadcasting System) decidió dar una aplicación práctica a aquellas misteriosas máquinas capaces, se decía ,de pensar como los seres humanos.
 
Para ello, encargó que un ordenador UNIVAC diera el resultado anticipado de las elecciones aquella noche cuando sólo se tenía un pequeño porcentaje de votos contado, el 7 por ciento, exactamente a los 45 minutos de cerrados los colegios electorales, y que se daría en directo por televisión. A cambio la CBS ofreció a la Remington Rand, propietaria de la máquina, dejarle mostrar el logotipo ante la cámara para hacerse publicidad. La máquina hizo su cálculos y su respuesta fue fulminante, el ganador sería Einsehower con 438 distritos electorales con una certeza de cien a uno. Los presentadores se quedaron de piedra porque en ese momento todo el mundo daba por hecho que ganaba el candidato demócrata Adlai Stevenson y, claro, con la fama que tenían los ordenadores de trastos raros no se atrevieron a dar la noticia llegando a decir a la audiencia que esperaba la predicción que la máquina se había atascado.
 
Los ingenieros de la Remington repasaron los programas que estaban basados en los resultados de las elecciones pasadas, con la orden de sus superiores de que ajustaran lo que fuera para que saliera algo más parecido a lo que esperaban los analistas políticos ( ya ven que el ser humano siempre tiende a lo mismo) pero seguía dando victoria de Einsehower. Al cabo de un tiempo, se atrevieron a dar el sorprendente resultado reconociendo que la máquina desde el principio había mostrado lo que había mostrado. Finalmente, el resultado era que ganaba Eisenhower contra todo pronóstico con 442 distritos electorales, casi lo que UNIVAC predijo con tan sólo un 7 por ciento de votos. Aquello fue muy famoso y le dio el espaldarazo definitivo a Univac.
 
Los mercados europeos actuales son tan complejos que haría falta UNIVAC para poder hacer predicciones. Hoy papelones causados por cambios regulatorios en los bancos, por medidas del BCE para evitar el problema de falta de bonos para la QE que había que leerlas cinco veces para entenderlas. Nuevos desplomes del euro, porque han aprovechado el bajo volumen de hoy por la fiesta en Japón y la fiesta de mañana en EEUU. Un mercado muy complejo, camino de ninguna parte en Europa y alcista como siempre en Wall Street.
Mañana fiesta en Wall Street, que lo va a condicionar todo.
Vamos con la crónica al completo de la sesión
 
Se esperaba una apertura moderadamente alcista en Europa, estos son los factores a considerar.
 
 
La situación sigue siendo básicamente la misma. Wall Street sigue muy fuerte, marcando máximos históricos de forma constante, descontando los beneficios para algunos sectores de la victoria de Trump, mientras que Europa sigue esas subidas con sordina, entre papelones, y sin perspectivas de romper las resistencia. Hoy más de lo mismo. La situación evoluciona poco, y más teniendo en cuenta que la temporada de resultados va terminando.

El petróleo está más o menos plano, pues los operadores empiezan a recelar de tanto rumor de acuerdo. Como ya ha pasado otras veces luego llegan las reuniones de verdad y no hay nada.

Japón ha tenido festivo, con lo cual ha faltado esta referencia, y la noche en divisas ha sido tranquila al tener muy bajo volumen el yen japonés, que influye mucho hoy por hoy en todos los pares.

La clave de esta jornada, y de las que quedan en la semana, en mi opinión, va a ser la fiesta de Acción de gracias de mañana. Los operadores se van a ir de puente, algunos hoy, y la mayoría el viernes. Es una fiesta muy señalada, donde la gente vuelve a su casa para estar con la familia. Con lo cual todo podría quedar muy condicionado por este factor desde hoy mismo, generando pocas ganas de complicarse la vida. Y claro mañana con festivo en EEUU y superpuente el viernes, las bolsas europeas, salvo noticias inesperadas, si ya están medio muertas desde hace días, podría ser ya el sopor general.

Factor muy importante y a tener en cuenta.

Información corporativa. 

Airbus. El Tesoro da autorización para la venta de 106 aviones a Irán

Lufthansa. Los pilotos hoy de nuevo de huelga.

Infineon. Sube su objetivo de margen a medio plazo, subiendo de 15 a 17%

EDF. Ha remitido documentación sobre los test realizados en sus centrales nucleares paradas y estima en un mes el tiempo necesario para autorizar o no su puesta en marcha

Vivendi tiene ya 23,15% de Telecom Italia tras comprar más acciones

Thomas Cook da beneficios planos.

Datos macro. 

A las 09h PMI de Francia A las 09h30 Alemania y a las 10h de la eurozona


Hoy tenemos una sesión apasionante en Europa porque tiene lugar en un momento muy especial, en una época del año muy especial, y unos factores que se han puesto encima de la mesa de gran calado.

Comenzamos por ser conscientes de que hoy comienza el éxodo en prácticamente todas las partes del mundo de todos aquellos que mañana van a celebrar el día de acción de gracias, por lo que el ánimo del mercado no es el mismo que en cualquier otro día del año. Mañana comienza un largo fin de semana en donde Wall Street estará cerrado mañana y el viernes tiene sesión más corta de lo normal, pero prácticamente se pude considerar que estará cerrado porque los puestos laborales estarán bajo mínimos.

Además, hoy tendremos una gran cantidad de datos macroeconómicos porque se juntan los de los dos próximos días en el día de hoy.
Teniendo en cuenta que Estados Unidos puede estar más flojo de lo habitual, el ver que ahora mismo los futuros del nocturno están prácticamente planos, añaden un peso extra a la zona de resistencias de Europa que no hemos conseguido superar en ningún momento con el rally que ha vivido Estados Unidos tras la elección del nuevo presidente, lo que nos deja más mirando hacia abajo que hacia arriba, por lo menos en el día de hoy.

Hemos conocido los índices de directores de compra tanto de Francia, Alemania como de la zona euro y el compuesto de la euro zona ha quedado mejor de lo esperado, lo que sigue manteniendo la esperanza de que el crecimiento sea positivo por las correlaciones que hemos visto en el pasado entre la tasa de crecimiento y este dato.

Sin embargo, lo que nos ha metido en negativo son dos factores, uno aparecido en el mercado de deuda con el Banco Central Europeo como protagonista, y el otro una nueva regulación que afecta al sector bancario.

Comenzando por los bonos, en todo lo que llevamos de mes tenemos un comportamiento bastante diferente entre el mercado de deuda en Estados Unidos y el que estamos teniendo en Europa. Vale que los dos han estado descontando un entorno más inflacionario porque es lo que se supone que traerá la nueva administración de Estados Unidos con esa reurbanización del país y que podría seguirle de cerca Reino Unido. En general, subidas de tipos en todos los plazos como hemos visto en prácticamente todas las subastas de deuda aparecidas en Estados Unidos desde las elecciones.

Esa subida de tipos también fue seguida en Europa, pero ha sido más fuerte en la parte alta de la curva de tipos que la parte corta, ya que incluso en los plazos cortos no hemos visto subida de tipos sino que encima hemos visto mayor profundidad de las cifras negativas, sobre todo en Alemania.

Aquí aparece el primer factor, ya que no debemos olvidar que los tipos bajos han conseguido en la zona euro bajar las rentabilidades en el mercado secundario y también en el mercado primario, hasta meter gran parte de la curva por debajo de cero. Partiendo de esa situación, tenemos que añadir una siguiente capa en forma de programa cuantitativo, que se pone a comprar deuda que cumpla los requisitos y, en general, deuda que esté con una rentabilidad por encima de los tipos establecidos por el BCE, por lo que aquellos que están por encima del 0% de rentabilidad, tienen más presión para bajar.

El problema aparece en la parte corta de la curva de tipos porque esa zona es especialmente utilizada por las empresas y por cualquiera que no quiera tener en el banco un exceso de liquidez como para que el propio banco le imponga tipos negativos a ese depósito. Por lo tanto, lo que se busca es comprar activos que sean seguros pero que sean equivalentes a la liquidez, por lo que los vencimientos tienen que ser más o menos cercanos. El problema es que esta nueva capa de demanda en la parte corta empieza a ser bastante superior a lo que disponible para comprar, ya que muchos no pueden solicitar la interacción con el BCE, así que la demanda de los productos de la parte corta cada vez se incrementa porque hay menos deuda disponible, lo que hace que los tipos no sólo no suban sino que bajen.

Hoy el Banco Central Europeo ha mostrado signos de que es consciente de ello y quiere tomar medidas para poder aplacar esa situación de la parte corta de la curva de tipos, pero no puede poner nada encima de la mesa porque todo está ligado a lo que quiera hacer con el programa cuantitativo y que presentará el mes que viene. Si se empieza reducir el programa cuantitativo, no hay que hacer prácticamente nada, porque los tipos empezarían a subir ya que esa mano compradora empezaría a reducirse. Sin embargo, sí que tiene que hacer algo al respecto si su plan es extender el programa cuantitativo. De momento el mercado ve que esta situación puede reducirse por una posible acción y los precios han empezado a bajar en toda la curva de tipos, lo que ha evitado que el futuro de deuda a dos años de Alemania rompiera máximos históricos.

Lo anterior es el primer factor que nos ha sacudido a todos. El segundo está totalmente centrado en el sector bancario.

Primero debemos ser conscientes de la situación en la que estamos dentro del sector. De ahora en adelante las turbulencias políticas se centrarán dentro de Europa porque nada más comenzar el mes de diciembre tenemos ese referéndum en Italia y el año que viene tenemos elecciones presidenciales en el centro de Europa, por lo que nadie sabe qué es lo que puede pasar y hasta qué punto el populismo puede penetrar dentro de Bruselas.

Este giro político es muy importante tenerlo en cuenta porque la situación de los bancos italianos todavía no se ha resuelto y hay muchas fusiones que están pendientes e incluso ampliaciones de capital. Dependiendo del acercamiento que tenga Italia a la Unión Europea, algunas de esas soluciones pueden ser más viables que todas, ya que si se aleja Italia de la Unión Europea, una ampliación de capital de los bancos puede ser catastrófica porque el resto de países desconfían de invertir dinero en ese país que da un paso atrás.

Por lo tanto, ahora mismo el súper sector bancario es el peor de Europa con un descenso de -1,37% y dentro de él los bancos italianos son los peores del día con descensos que van desde el -2,8% hasta el -4%.

Con lo anterior ya encima de la mesa, ahora entra el tercer factor y que son los efectos y medidas que toma la Unión Europea protegiéndose del proteccionismo del nuevo presidente de Estados Unidos. Ya saben que Trump es amigo de una baja regulación de sector financiero y se teme que presione para que las medidas tomadas después de la crisis financiera den marcha atrás, así que Europa levanta sus defensas y pide más colchones de capital para los bancos foráneos que quieran operar dentro de la Unión, así que una medida intenta contrarrestar a la otra, pero lo que queda evidente es que un campo de batalla entre las dos orillas del océano va a ser el sector bancario. Además, recuerden que ya había sospechas de que había una guerra entre las dos partes por las multas a los bancos europeos dentro de Estados Unidos que estaban siendo compensadas por las multas a las tecnológicas en Europa.

En definitiva, el día es apasionante y de alto nivel, y lo cierto es que Europa no puede superar los máximos y de fondo tenemos el olor del pavo en el horno en Estados Unidos.

El saldo de las instituciones al cierre de ayer sigue siendo comprador y se ha ampliado un poco más, por lo que seguimos sin cambios y manteniendo la tendencia.

Volvemos a las posibles bajadas en la reservas de crudo

El Instituto API presentó ayer, tras el cierre del mercado, sus estimaciones de la reservas semanales de crudo en Estados Unidos y tenemos un descenso de -1,3 millones de barriles, cuando para las cifras oficiales se espera un incremento de 0,6 millones, siguiendo con la tendencia de crecimiento de la reservas de la semana pasada que nos dejó una subida de 5,2 millones.

Sin embargo, el Instituto API ve un incremento de las reservas de gasolina de 2,7 millones, así que si se incrementan los inventarios de gasolina y bajan las de crudo, consideran que muchas refinerías están saliendo de la zona de mantenimiento y volviendo a ponerse en marcha.

Volkswagen se pone las pilas y se mete de lleno en los coches eléctricos

El giro de Volkswagen, y en concreto de toda la industria alemana, deja bien claro que los motores diésel están muertos.

El coste enorme de creerse más listo que el resto en cuestiones medioambientales, les ha costado muy caro y van a tardar muchos años en recuperar el nivel que tenían antes de que se destapara el masivo engaño.

El comandante en jefe de la marca ha presentado un plan de largo plazo que tiene como objetivo llegar a 2025 cumpliendo su objetivo de beneficios y además vender 1 millón de coches eléctricos, eso como mínimo. Además, se apuntan al carro de muchas tecnológicas de empezar a ofrecer servicios tecnológicos que aumenten los ingresos, y considera que para esas fechas podrían tener bajo este concepto cerca de 1000 millones de euros.

Sabiendo el éxito que está teniendo en Estados Unidos tesla, han visto claro que esa es la manera de poder entrar en este mercado, así que se han tirado de cabeza, por lo que el camino de la industria automotriz está ya más que decidido para los próximos 10 años.

El programa cuantitativo y los tipos bajos, empiezan a pasar factura al mercado de deuda

La combinación de ambas cosas ya habíamos visto que estaba teniendo serias consecuencias en el mercado de deuda, haciendo que muchos de los bonos negociables en el mercado secundario tuviesen una rentabilidad que se colocase por debajo de la establecida por el Banco Central Europeo y eso los dejaba fuera del programa cuantitativo. En el momento en que algunos tipos han empezado a subir otra vez, las compras han entrado de nuevo.

El mayor problema es que no todo el mundo puede acceder a la ventanilla de liquidez del Banco Central Europeo, por lo que hay problemas para colocar el dinero en efectivo y se buscan cada vez instrumentos que sean equiparables a la liquidez. Como cada vez hay menos  deuda negociable, la más segura está en Alemania y con cada pequeño repunte de rentabilidad, los que buscan colocar el dinero en instrumentos de liquidez, se acaba yendo a esa zona que está en la parte corta de la curva de tipos, si sumamos además que es el instrumento de seguridad por excelencia en un momento antes de un fin de semana largo y con la incertidumbre política que se nos viene encima, pues el cocktail es explosivo.

Para darnos cuenta de la situación y la demanda que existe de deuda en el corto plazo como instrumento para colocar el exceso de liquidez, las primas de riesgo están al revés con respecto a las de Alemania, es decir, a 10 años, la prima de riesgo de Francia está en 50 puntos básicos, pero a dos años solamente son poco más de 10, así que la demanda de la parte corta es muy potente y dañina.

Pues bien, parece ser que el BCE tiene la intención de cortar este asunto y quiere dotar de algo más de liquidez al mercado, así que está abierto a aceptar nuevos tipos de colaterales e incluso extender la duración de los préstamos, pero esto depende de lo que hagan, incluyendo los cambios, en el programa cuantitativo. Se espera que se amplíe este programa el mes que viene, así que podría extenderse la escasez de deuda, y por eso la zona de dos años o incluso deuda al que le quede una vida de un año, es la más demandada ahora mismo.
 
Los resultados empresariales destacados en EEUU:

- Urban Outfitters presentó ayer unos resultados del tercer trimestre con unos beneficios por acción de 0,4 $, lo que significó una reducción de casi el 9%, pero podía haber sido peor porque existe un número menor de acciones, en concreto un 5% menos.

Las ventas alcanzan los 862,5 millones de dólares, un incremento del 4,5%. El margen de beneficio bruto baja hasta el 34,8%.

- Hewlett-Packard Enterprise ayer presentó unos resultados del tercer trimestre de beneficios de 0,18 $, muchísimo peor de lo esperado que eran 0,61 $, y bajando desde los 0,75 $ del año pasado. En cifras ajustadas, los beneficios son 0,61 $.

Las ventas bajan hasta los 12.480 millones de dólares desde los 13.450 del año pasado.

Con respecto a las perspectivas para el último trimestre, espera unos beneficios ajustados en una horquilla de 0,42 $ a 0,46 $, rozando lo esperado.

- HP Inc presentó ayer unos beneficios por acción de 0,28 $, bajando desde los 0,73 $ del año pasado y peor de lo esperado que eran 0,36 $. Ajustados son 0,36 $, ligeramente por debajo de lo esperado.

Las ventas suben el 2%.

Con respecto a las perspectivas, esperan unos beneficios ajustados por acción en la horquilla de 0,35 $ a 0,38 $, por debajo de lo esperado.
- Deere presenta resultados trimestrales con unos beneficios netos de 0,9 $, muy por encima de los 0,4 esperados pero bajando desde los 1,08 dólares del año pasado.

Las ventas totales descienden hasta los 6520 millones de dólares desde los 6720 del año pasado, muy por encima de lo esperado. Hay bajadas del 5% tanto en el área forestal, construcción y agricultura.

Por tanto está gustando mucho y podría abrir en máximos históricos.

Los datos de Europa de hoy:

Francia:

- índice de manufacturas de Francia del mes de noviembre preliminar sube a 51,5 desde el 51,8 anterior, mejor de lo esperado que era 51,4.
El de servicios sube a 52,6 desde 51,4, mejor de lo esperado que era subir a 51,9.

El compuesto también mejora a 52,3 desde 51,6, mejor de lo esperado que era 51,8.

Alemania:

Índice de directores de compra de Alemania del mes de noviembre su lectura preliminar da un paso atrás pasando de 55 a 54,4, peor de lo esperado que era quedarse un poquito más arriba, en 54,8.

El de servicios mejora de 54,2 a 55, mejor de lo esperado que era bajar a 54.

El compuesto queda peor de lo esperado pues pasa de 55,1 a 54,9, cuando se esperaba bajar a 55.

Eurozona:

Índice de directores de compra de la zona euro en su lectura preliminar del mes de noviembre nos deja en las manufacturas un incremento hasta 53,7 desde 53,5, mejor de lo esperado que era bajar a 53,3.

El de servicios mejora de 52,8 a 54,1, mejor de lo esperado que era subir a 53.

Por lo tanto, el compuesto sube de 53,3 54,1, mejor de lo esperado que era subir a 53,3.

Los datos de EEUU de hoy:

- Peticiones de desempleo semanales en Estados Unidos nos dejó una cifra de 251.000, subiendo desde las 233.000 de la semana pasada, ligeramente por encima de lo esperado queda crecer hasta los 250.000.

La media de cuatro semanas desciende de 253.000 hasta 251.000.

El total de perceptores aumenta desde 1,983 millones de personas hasta 2,043 millones, por encima de lo esperado que era 2,03.

Tenemos una cifra que es peor de lo esperado, pero las cifras generales siguen siendo extraordinariamente bajas, por lo que no hay cambio alguno y se sigue confirmando que tiene vía libre de la Reserva Federal para subir los tipos de interés. Es un dato muy bueno para la economía, bueno para el dólar, malo para los bonos y agridulce para los mercados.

- Pedidos de bienes duraderos de Estados Unidos del mes de octubre nos dejan un crecimiento del 4,8%, manteniéndose en positivo desde el 0,4% anterior y muy superior a lo esperado que era una subida del 1,5%.

Las buenas noticias también se mantienen en la cifra sin transportes porque tenemos un incremento del 1% que acelera el 0,2% anterior y por encima de lo esperado que era precisamente ese 0,2%.

Importante punto positivo las revisiones al alza de datos anteriores.

Un buen dato para la economía y más todavía para el dólar pues tenemos un forte incremento de los equipos que van a tener una duración superior a tres años, por lo que si sumamos la victoria del nuevo presidente, algunas perspectivas, por lo menos eso, perspectivas.

Dato agridulce para el mercado porque también apoya la Reserva Federal, mal dato a los bonos y muy buen dato para el dólar.

- El sentimiento del consumidor calculado por la Universidad de Michigan  final de noviembre sube de 87,2 a 93,8 y cuando se esperaba 91,6 que era además el dato preliminar. 

Indicador de condiciones actuales sube de 103,2 a 107,3 y frente al preliminar de 105,9.

Indicador de expectativas sube de 76,8 a 85,2 desde el preliminar de 82,5.

Indicador de expectativas de inflación a 1 año estable en 2,4 pero desde el preliminar de 2,7

En el dato están incluidas las primeras reacciones a las elecciones.

Es el mejor dato desde el mes de mayo, y el de expectativas es el mejor desde junio de 2015, lo cual parece mostrar que al consumidor no le disgusta la victoria de Trump.

Dato muy buen para la economía, malo para bonos, bueno para dólar, bueno para bolsas.
- Ventas de viviendas nuevas bajan 1,9% lo cual lleva a la tasa anualizada a bajar de 574.000 unidades a 563.000 peor de lo esperado que era 593.000.

Precio medio de 304.500, es decir una subida interanual del 1,9%.

Malo para dólar, bueno para bonos, malo para constructoras en bolsa.

Resumiendo la sesión, comentarios muy técnicos del BCE y cambios regulatorios en la banca han complicado mucho el inicio de la sesión, en una Europa que parece no tener remedio, aunque al final nos ha alejado de mínimos una ronda de buenos datos en EEUU. Muy destacable en el día el nuevo subidón del dólar tras los datos macro. El bajo volumen por la importante fiesta de mañana en EEUU ha acelerado más las cosas.