Inicio débil en Europa asustados por la caída del Nikkei, tras ver los mercados con asombro que Japón caía en recesión, a pesar de todas las QEs, de su Banco Central, pero por la tarde Súper Mario Draghi, consiguió devolver la esperanza a Europa sobre una QE, y hemos terminado el día con claras subidas.  Por la mañana la QE de Japón no servía, por la tarde la de Europa sí… en fin… Los mercados europeos siguen totalmente en lateral. 
Creo que es inútil hablar de la genialidad de Freud. Entre sus muchas obras hay muchas dedicadas al análisis de las fobias, que muchos seres humanos sufren en silencio, y además con enfoques bastante acertados. Pero que gran verdad es aquello de que en casa del herrero cuchillo de palo.
 
Es muy conocido que el propio Freud, tenía dos fobias de las que nunca consiguió curarse. La primera era relativamente sencilla, le tenía fobia a los helechos. La segunda era muy complicada. Le tenía fobia al número 62. Y la fobia la aplicaba de muchas maneras. Evitaba el encontronazo con el número. Si iba a un hotel contaba las habitaciones, si tenía más de 62, se iba a otro sitio, muchas veces a casas particulares.
 
Ya ven, quizá por eso entendió tan bien, el mecanismo de este molesto y habitual problema psicológico.
 
En las bolsas también en casa del herrero cuchillo de palo.
 
Tanto Banco Central, y ahora resulta que los Bancos Centrales, no se aclaran a sí  mismos, al estilo Freud.
 
El Banco Central japonés, tras gastarse un dineral en inyecciones de liquidez, ahora resulta que ha metido a su país en recesión, cuando absolutamente nadie lo esperaba. Decepción inicial del mercado. Pero por la tarde, fuertes subidas que nos salvan el día tras otras declaraciones de otro Banco Central, el BCE, que al mercado le han vuelto a ilusionar.
 
Tiene toda la pinta de que los banqueros centrales son como Freud, intentan quitar fobias a los demás cuando no son capaces de quitarse las suyas propias. Menudo lío. De banco central a banco central y tiro porque me toca.
 
Además el Ibex ha exagerado más que los demás la subida por haber rebotado en el soporte 10.000 por enésima vez.
 
A pesar de las alzas, las bolsas europeas siguen completamente en lateral. A la espera de que el BCE haga algún milagro.
 
Vamos con la crónica al completo de la sesión.
 
Se esperaba una apertura bajista en Europa ante la decepción que ha supuesto el dato de PIB Japón.

Y desde luego no ha sido para menos, el Nikkei ha caído cerca del 3% en la peor caída en una sola sesión desde el mes de agosto, tras ver como el PIB de Japón del tercer trimestre bajaba -0,4% a -1,2% interanual. Nadie esperaba algo así, de hecho los analistas habían previsto un +2%. Como vemos una enorme diferencia nada habitual. Con lo cual ha sido todo un shock. Nadie entiende muy bien que ha pasado, cuando el banco central japonés se ha gastado durante muchos meses una fortuna en una QE que ha elevado los niveles de deuda en Japón hasta el surrealismo, y lo único que ha conseguido es una recesión en su país.

Los mercados no las tenían todas consigo precisamente sobre el crecimiento mundial, tras los persistentes malos datos de la eurozona y esto no ha hecho más que incrementar estos temores.

Por lo demás en la reunión del G20 de este fin de semana se han incrementado las tensiones con Rusia, con un Putín visiblemente enfadado por los ataques que le han caído de todos los lados. Pero muy poco dispuesto a abandonar sus absurdas aventuras militares, más propias de los tiempos del Zar que de la época actual.

Se ha vuelto a hablar de más sanciones, y este siempre es un tema que inquieta a los mercados europeos.

Los futuros americanos en el Globex también se ven afectados y bajan alrededor del 0,40%.

Con todo este panorama, las bolsas europeas siguen dentro del lateral, y sin muchas perspectivas precisamente de poder romper por la parte alta.
 
Los mercados europeos han conseguido darse la vuelta y pasar los futuros sobre índices principales del continente a positivo, consiguiendo compensar algo las muy malas noticias acerca de la recesión en la que se ha metido Japón.

La mala cifra del PIB de Japón nos ha dolido a todos y deja bien claro que la recuperación sigue pendiente de un hilo y deja poco margen de maniobra a los gobiernos, ya que al final, el aumento de los impuestos a las ventas, ha pasado su factura. Esto es algo común en los políticos, creer que el dinero es una cosa que no se coge porque uno no quiere, y cuando van a por ello, se dan cuenta, demasiado tarde, de que es un ente vivo que no se deja atrapar al pertenecer a personas. Pero pasará siempre, a los de ahora, y a los que “podrían” gobernar.

Lo que ha compensado las malas vibraciones anteriores no era una sola cosa, sino que hay un montón de pequeñitas noticias que han conseguido darnos la vuelta, hasta que le  BCE ha hablado de más estímulos y todos se ha acelerado al alza.

Para comenzar, la más importante por la mañana es que la balanza comercial de la zona euro ha visto aumentado su superávit por un incremento de las exportaciones, algo que beneficia a la periferia y a países que han encomendado la mejora de su economía a las mismas, como por ejemplo España.

Además, Alemania ve una economía al lenta en el último trimestre del año, pero ve lejos la recesión, algo que también es positivo.

Por otro lado, la tensión en Ucrania no cede y parece que hay miedo a incrementar las sanciones a Rusia, precisamente por los efectos económicos que tienen, y de momento se están discutiendo sanciones mucho más personales pero no en Rusia, sino a las personas directamente relacionadas con los separatistas en Ucrania.

Por último, tenemos el factor empresarial y es que la alemana Merck ha firmado una alianza con la americana Pfizer para el desarrollo y comercialización en conjunto de un nuevo fármaco contra el cáncer. Como la alemana ya lo tiene en desarrollo, obtendría ingresos por parte de la americana para intentar equiparar los costes de una y de otra, lo que ha hecho que nada más comenzar la sesión el futuro del índice alemán se alejase de los mínimos al tener ese valor una subida superior al 3%.

Además, desde EEUU nos llegan buenas noticias ya que Halliburton se hace con Baker Hughes por más de 34.000 millones de dólares, lo que parece la primera piedra del movimiento de concentración que puede sufrir el sector petrolero por la situación de los precios del crudo, algo parecido a lo que hemos visto en las telecomunicaciones en Europa.

El súper sector de telecos es la mejor del día con +1,25% seguido de los recursos básicos con +1,04% y los bancos con +0,91%.

No hay súper sectores en negativo y los peores con bienes y servicios industriales con +0,04%.
 
Las bolsas europeas a estas horas, a base de pequeñas noticias favorables cosioguieron sobreponerse al susto de primera hora, cuando se han visto que Japón bajaba 3% prácticamente, tras entrar en recesión completamente por sorpresa, y eso a pesar del dineral que se ha gastado el Banco Central en los últimos meses, llevando a niveles sólo pagables por una civilización alienígena, y encima que haya suerte y los extraterrestres entiendan japonés. El gobierno estropeó todo el efecto de sus inyecciones con subidas de impuestos que han terminado por retraer la demanda. Este tema de los impuestos no lo termina de entrar a más de uno en la cabeza, que así no van las cosas, pero en fin.  Como salía hoy en yahoo finance, metedura de pata total de Japón:
 
s1
 
Pero en fin, Europa está muy lateral, y sigue estándolo y puede hacer cualquier cosa en cualquier momento, más errático no se puede estar… El Ibex el que más sube… la razón es sencilla de explicar… Una vez más, la enésima, ha tocado el soporte 10.000 y rebote, en cuanto sube algo más papelón, y así llevamos ya 50. Esta mañana el futuro del Ibex ha tocado 10.005, justo ahí, como suele ser habitual, le ha entrado dinero, cierre de cortos, o cualquiera sabe, y fuerte rebote. Lo malo es lo que acabo de comentar, que en cuanto toma vuelo aparecerá el papelón.
 
En EEUU, mientras, sigue la euforia total. Y esta semana en la encuesta de la Asociación Americana de Inversores Individuales, los alcistas suben de 52,69 a 57,93%, ahí es nada. Es la lectura más alta de los últimos 4 años y la segunda más alta de toda la tendencia alcista desde el año 2009.
 
Ya saben que por mucho que esto sea un indicador de sentimiento contrario no es nada bueno detectando techos, a veces suele permanecer mucho tiempo así mientras se sube. Otra cosa es detectando suelos. Además estacionalmente es muy habitual que alcance lecturas muy altas hasta principios de enero. Es la época de euforia de los pequeños inversores.
 
Tampoco las manos fuertes tienen muchas ganas de vender, el short interés, o cortos sobre el total de capitalización, está apenas en el 3,6% bastante por debajo de lo habitual.
 
EEUU por lo tanto sigue tranquilo, en busca de una Navidad pacífica, si es que entre Europa y Japón no se la amargan.
 
El S&P 500 lleva 40 días de máximos históricos. El año pasado llegó a dar 45, si consigue pasar esa cifra estaría como segundo año que más días de máximos históricos ha dado desde 1995, donde llegó a dar ¡77!
 
No es de extrañar, las compañías son cada vez más capaces de ganar más dinero, pagando menos a los empleados, cada vez el pastel en manos de menos. Este decepcionante gráfico que publicaba hoy la web de Zero hedge, es demoledor:
 
s2
 
Qué lejos quedan aquellas palabras de Ford, que quería que sus empleados ganaran mucho para comprar los coches que fabricaban…
 
Al margen de estas cosas, es interesante ver que las compañías que más dinero están ganando últimamente son las que están más centradas en EEUU, las que tienen más exposición internacional lo hacen peor, lógico si tenemos en cuenta que de las grandes potencias el único que tira son ellos.
 
s3
 
La columna azul es la de compañías con más del 50% dentro de EEUU y la verde las de más de 50 % fuera de EEUU, como ven en beneficios, bastante menos, y en ventas ya la diferencia es realmente espectacular.
 
Veamos ahora para matar el tedio de este lateral un artículo del Dr. Steenbarger:

Patrones conductuales que sabotean a los traders – Primera parte

Aunque no mantengo una consulta privada de terapia/entrenamiento para traders tal vez sea inevitable que los traders me contacten en busca de ayuda tras leer mi libro sobre La psicología del trading. De vez en cuando acepto el proyecto de trabajar con un grupo de traders por la oportunidad de obligarme a utilizar la psicología para mejorar su rendimiento de trading. En los últimos años, calculo que he recopilado datos de cuestionarios de personalidad y ayudado a más de cien traders.

Es una muestra de un tamaño decente y me proporciona unas valiosas ideas sobre la forma de pensar de los traders y los patrones problemáticos que interfieren en su operativa. A continuación, delineo algunas de las cosas que he aprendido gracias a los cuestionarios y las entrevistas con individuos que se ganan la vida con el trading.

- La mayoría de los problemas de trading son variantes de la ansiedad por el rendimiento. La ansiedad por el rendimiento ocurre cuando una actuación que generalmente es automática se convierte en objeto de un escrutinio excesivo. Esta atención al rendimiento crea un efecto de interferencia en el que ya no se actúa de forma natural. Esa ansiedad por el rendimiento frecuentemente interfiere con el rendimiento atlético, el hablar en público, el rendimiento sexual y la realización de exámenes. Cuando los miedos por el resultado de una actividad dominan la misma, es lógico que el rendimiento se resienta.

- La ansiedad por el rendimiento se produce tanto durante épocas de éxito en el mercado como durante épocas de pérdidas. No es tan raro encontrar traders a los que se les da bien asumir unas pérdidas adecuadas, pero que se vuelven temerosos cuando tienen un beneficio y lo toman prematuramente (es decir, antes de alcanzar sus objetivos de beneficios). Las interferencias en el rendimiento tras las rachas de pérdidas no son más perjudiciales que las interferencias por la presión que sienten los traders al ganar dinero.

- Los traders frecuentemente intentan reemplazar el diálogo interno negativo con otro positivo mientras operan. Esto es un error. Cuando los traders están realmente inmersos en el mercado y centrados en la pantalla no debería producirse ningún diálogo interno.

- El perfeccionismo es la fuente más habitual de ansiedad por el rendimiento entre los traders. Los traders tienden a estar orientados al logro y a menudo se fijan metas elevadas. Estas metas de rendimiento contribuyen a su tensión cuando no las alcanzan. En general, es una buena idea reemplazar las metas de rendimiento con las metas de procesos. En vez de fijar una meta de ganar $250.000 al año, los traders deberían, por ejemplo, fijar una meta de seguir su plan de trading (entradas, tamaño de las posiciones, salidas) en al menos el 90% de las ocasiones.

- El perfeccionismo lleva a los traders a operar en exceso. Operar en exceso es la fuente más habitual de pérdidas de los traders que he entrevistado. Los traders operan en exceso cuando sienten una presión interna para ganar dinero que les ciega a lo que está ocurriendo en los mercados en ese momento. Operar cuando la volatilidad es baja, operar fuera de su plan o sus puntos fuertes, operar para intentar compensar una pérdida anterior y operar con unas posiciones imprudentemente grandes son algunos ejemplos de operar en exceso.

- Los traders que dominan la ansiedad por el rendimiento a un nivel de tamaño (por ejemplo, 5 contratos) frecuentemente se vuelven a encontrar con esa ansiedad una vez que aumentan significativamente su tamaño (por ejemplo, a 50 contratos). Generalmente calibramos nuestras emociones por las cantidades en dólares que ganamos o perdemos. Esto hace que operar con 50 contratos resulte mucho más difícil que operar con cinco, aunque los patrones sean idénticos.

- Los traders a menudo creen que tienen peores problemas psicológicos de los que en realidad tienen. Cuando los patrones de ansiedad por el rendimiento han interferido con su operativa durante un periodo de tiempo considerable, los traders a menudo se convencen de que tienen unos problemas emocionales fuertemente arraigados que necesitan una psicoterapia intensiva. A menudo, la percepción de sí mismos de que están dañados – de que emocionalmente están mal – es un problema mayor que la ansiedad por el rendimiento en sí, lo cual es un problema fácil de solucionar.

Ciertamente, hay otros problemas, aparte de los relacionados con el miedo a no rendir que pueden interferir con el trading. Muchos de estos se describen en mi libro. Lo que hace que la ansiedad por el rendimiento sea única es que puede afligir a los traders de mucho éxito tanto como a los principiantes. Esto es porque la raíz de buena parte de esa ansiedad – el perfeccionismo – tiende a estar presente en los individuos más orientados al logro y con mayor éxito. Es verdaderamente un arma de doble filo.

En algún punto entre los extremos de la presión por el rendimiento y la pereza indulgente hay un término medio en el que los traders pueden centrarse en mejorar sin sabotear sus resultados. El trading es como salir en una cita: querrá mantener sus expectativas iniciales a un nivel razonable, disfrutarlo mientras dure y, si se acaba, aprender de la experiencia. En la segunda y última parte de esta serie, examinaré algunas estrategias que los traders pueden utilizar para superar la presión por el rendimiento.

Traducido del original: “Behavioral Patterns that Sabotage Traders – Part One”, de la recopilación de artículos del Dr. Steenbarger en
www.brettsteenbarger.com/articles.htm

El saldo de las instituciones al cierre del viernes sigue siendo comprador pero se ha vuelto a reducir. Hay que seguir vigilando este estrechamiento en el medio plazo. 

Los comentarios de Draghi:

Mario Draghi ha estado hablando en el Parlamento europeo y dice que el momento de crecimiento se ha debilitado desde el verano y que la inflación en la zona euro se mantiene muy baja.

Considera que el punto de inflexión en el crecimiento del crédito ya se ha situado en el pasado y que ve una vuelta gradual de la confianza en los inversores. Avisa que la política acomodaticia todavía no está llegando algunos sectores de la economía real y que se necesita más tiempo para ver los efectos de los estímulos recientes.

Avisa que la entidad podría cambiar el tamaño la composición de los activos si fuese necesario y que actuarán si ven que las últimas medidas no son suficientes y además hay unanimidad para hacerlo (que la hay).

Sale a defender los test de estrés y dice que la revisión fue transparente, creíble y rigurosa. Esta revisión ayudará al flujo del crédito y a la política monetaria.

Por lo que respecta al BCE, el euro es irreversible pero la unión bancaria todavía no tiene un campo de juego nivelado.

Vuelve a decir que hará todo lo que sea necesario dentro de su mandato pero tampoco es asegurarse de que los gobiernos hacen lo correcto. Comenta que la política monetaria de la entidad es extraordinariamente exitosa y que se necesita tiempo para que los estímulos alcancen la economía real, pero al mismo tiempo se necesitan reformas estructurales y una política fiscal acorde. También ve con buenos ojos la propuesta de una unión del mercado de capitales.

Todos los comentarios acerca de la posible implantación de nuevas medidas puede sentarle bien al mercado.

Japón, decepción total:
 
El sorpresón del día nos lo ha dado Japón cuando hemos visto que todas las medidas tomadas por el Gobierno no ha servido de nada y no ha podido evitar un segundo trimestre en negativo, por lo que oficialmente están recesión.

Recordemos que el nuevo Gobierno entró como un elefante en una cacharrería y puso encima de la mesa un nuevo programa cuantitativo, algo que ayudó a que el yYen consiguiese debilitarse muchísimo y de esa manera facilitar la exportación de bienes al extranjero, pero los problemas de crecimiento de China y el parón de la economía de la zona euro a raíz de las sanciones contra Rusia, han acabado pasando factura.
 
Si a la débil lectura anterior le unimos que el Gobierno quiso capitalizar los beneficios de un impulso en las exportaciones a través de un aumento de los impuestos a las ventas para intentar reducir su monstruosa deuda pública, tenemos que lo comido por lo servido, y al final no ha servido de nada.
 
Todo esto debería hacer pensar dos o incluso tres veces la siguiente subida de los impuestos a las ventas que tenía programado el Gobierno, ya que prácticamente nunca sirven para algo positivo.
 
Japón en el tercer trimestre ha presentado un crecimiento anualizado negativo de -1,6%, un auténtico varapalo para todos cuando se esperaba un crecimiento de +2,2%. Esto viene tras un trimestre anterior que ya tuvo una tasa de crecimiento anualizada de -7,3% tras la fuerte subida de los impuestos a las ventas en todo el país. Siguiendo con las cifras, tenemos que la inversión corporativa cayó -0,9%, el gasto del consumidor sólo subió +0,4% y la inversión en  viviendas se desplomó un -24%.
 
La situación económica de Japón no es buena porque la base de la economía tampoco es buena, ya que hay demasiado trabajo temporal y autónomo que apenas les da para sobrevivir mes a mes y encima los pocos aumentos salariales van por debajo de la inflación, por lo que cada día hay menos poder adquisitivo y de esa manera no hay economía que se pueda sustentar. Si a esta situación le añadimos el aumento de los impuestos a las ventas, el ya realizado, y el que quieren de nuevo realizar, las perspectivas no son positivas.

Merck, punto positivo de la mañana:
 
El principal factor positivo que tenemos a esta hora de la mañana es una noticia concreta de un Valor concreto que ayudado a que el Dax pueda reducir en gran parte las pérdidas de la apertura aunque no totalmente.

Nada más comenzar la sesión era destacable ver cómo Merck subía más de un +3% y se debe al anuncio de que se está aliando la alemana con la norteamericana Pfizer para desarrollar un fármaco que trate el cáncer.

La noticia es buena para ambas compañías, aunque para la norteamericana tiene un punto negativo y es que ha tenido que reducir su perspectiva de beneficios por acción para todo el año. La contrapartida positiva es que va a potenciar su negocio oncológico.

La alemana ya está desarrollando el fármaco en cuestión por sí sola, pero al unirse a la norteamericana tendrá unos ingresos extras de 850 millones de dólares a los que se podrían unir cerca de 2000 millones más. Evidentemente, también se reducen para ambas los gastos de comercialización y desarrollo.

El comentario del BundesBank:
 
Dice que la economía en Alemania va a ser lenta hasta al menos finales de 2014. Dice también que un aumento de la inversión de las inversiones en Alemania no va a ayudar ni a la EZ ni a Alemania. Recuerden que su objetivo es no emitir deuda nueva, ya que de lo contrario se les cae el chiringuito de la austeridad.

Comentan que un paquete económico financiado con deuda no sería constructivo para la economía de Alemania. Concluyen que viendo la situación económica de Europa y del resto del mundo, les parece apropiado seguir el camino trazado. 

Los resultados empresariales destacados hoy en Wall Street:
 
Tyson Foods presenta resultados de +0,35$, mucho peores de lo esperado que eran +0,76$ y peores que los del año psado que fueron +0,7$. Ajustados son +0,87$.

Las ventas suben a 10.105 millones de dólares desde los 8.894 del año pasado.

No gusta al mercado y se desploma más del -4%.

Los datos de Europa de hoy:
 
España:

Las exportaciones de España en septiembre mejoran +9,6% interanual. 

Italia:
 
Balanza comercial de Italia de septiembre queda en superávit de 2.010 millones de euros bajando desde los 2.060 anteriores. 

Eurozona:
 
Balanza comercial de la EZ de septiembre sube el superávit a 18.500 desde ls 10,800 del año pasado.

Exportaciones +4,2% ajustadas estacionalmente en el mes y las importaciones +3%.

Agosto se revisa a la baja  a +8.600 desde los 9.200 anteriores

Los datos de EEUU de hoy:

Producción industrial de EEUU de octubre sube 0,2%, justo lo esperado y lo mismo que el mes anterior.

La capacidad de utilización desciende hasta el 78,9%, peor de lo esperado que era un aumento a 79, iii desde el 79,2% anterior.

La producción manufacturera de octubre cae -0,1%, peor de lo esperado que era una bajada a + 0,3% desde el +0,8% anterior.

Dato que parece neutral pero no lo es dada la bajada de la capacidad de utilización y la peor producción manufacturera. Mal dato para el mercado, malo para los bonos y malo para el dólar.

Como todos los inicios de semana, vamos a ponernos al día en cuanto a diversas estadísticas. 

Empecemos por los particulares y su encuesta de sentimiento de la Asociación Americana de Inversores Individuales, que es uno de los instrumentos de sentimiento contrario que más fiabilidad tienen de todos los que se publican y que dan pie incluso a sistemas de trading.

Éstas son las últimas cifras disponibles:
Sentimiento inversores individuales
Opinión
Última semana
Penúltima
Antepenúltima
Alcista
57,90%
52,70%
49,40%
Bajista
19,30%
15,10%
21,10%
Neutrales
22,80%
32,30%
29,60%

Nuevo crecimiento de los alcistas y ya nos vamos a zonas extremas, con el peligro que tiene eso en el medio plazo.

No tenemos señal de compra del sistema que se activa cuando la media de 8 semanas queda por debajo de 29. Durante un tiempo hemos estado acercándonos pero nos volvemos a alejar mucho La última la dio en niveles de S&P 500 de 1.276. Y se vendió en 1.456. Es decir un beneficio de 180 puntos que no está nada mal. Sigue sin dar ningún fallo desde 1.987 en que se publican estas estadísticas.

El Bullish Consensus de Market Vane mantiene la lectura de 62% desde el 60% de la semana pasada. Sus lecturas hay que tomarlas de manera muy diferente a las de la AAII. Hay que tener en cuenta que este indicador de Market Vane está confeccionado mediante consultas no a particulares, sino precisamente a todo lo contrario, a profesionales del sector, es decir, CTA (Commodity Trading Advisors).

Tradicionalmente, de puertas adentro, en el mercado se considera que los CTA suelen estar en el lado correcto y que hay un indicador que miran con interés: el de la media de cuatro semanas. Por encima de 67% se interpreta como fuerte sentimiento alcista, que va menguando a medida que se aleja de ese nivel. La media de cuatro semanas repunta un poco a 59,25 desde el 56,75. Sigue lejos de dar señal.

Este indicador es uno de los más efectivos que existen para anticipar las tendencias bajistas cuando la media de 4 semanas baja de 50. Tiene un track récord impecable de acertar todos los grandes giros del mercado a la baja, es decir, de anticiparse antes que nadie a las tendencias bajistas, visto desde otro punto de vista, a confirmarlas.

1- Acertaron el crash de 1987 girando a bajistas antes de que pasara.

2- Acertaron el susto de 1998 girando a bajistas en cuanto se empezó a flojear, cuando a mediados de julio de 1998 el Dow Jones cayera de 9.36 la 7 a 7.467, es decir se metió entre pecho y espalda una bajada del 20,2% que hizo mucho daño al que no supo reaccionar a tiempo.

3- Pasaron a bajistas de forma continua desde primeros del 2000, cuando no parecía que vinieran los problemas y ya no pasaron de forma consistente a alcistas hasta que en el 2003 el mercado pasó a alcista.

4- En la crisis de 2007-2008 estuvo largo tiempo por debajo de 50...

5- En la última zona de problemas, entró por debajo de 50.

Sigamos con otros datos.

El porcentaje de volumen que viene de los famosos programas de trading de ultra corto de los 10 principales bancos mundiales y que nadie tiene muy claro cómo lo hacen, aunque cada vez empieza a haber más pistas y que sólo ponen para cuenta propia y a disposición de clientes con grandes fortunas, que fue en la semana anterior del 25,2%, queda en ésta en 22,9%. Hay que recordar que desde hace unos meses usan la trampa de dividir por dos el volumen habitual, por lo que si usáramos el cálculo antiguo, estaríamos hablando que la semana que cerca del 45,8% del total del volumen ha venido de este tipo de programas.

Podemos comprobar que en este tipo de operativas sigue dominando el mercado, creado por y para unas cuantas manos fuertes que hacen lo que les parece en cada momento.
 
 Resumiendo la sesión, inicio débil en Europa asustados por la caída del Nikkei, tras ver los mercados con asombro que Japón caía en recesión, a pesar de todas las QEs, de su Banco Central, pero por la tarde Súper Mario Draghi, consiguió devolver la esperanza a Europa sobre una QE, y hemos terminado el día con claras subidas.  Por la mañana la QE de Japón no servía, por la tarde la de Europa sí… en fin… Los mercados europeos siguen totalmente en lateral.