}

    Futuros del Ibex

    ¿Qué son los futuros del Ibex?

    Lo primero que tenemos que saber es que los futuros del Ibex 35 son un activo diferente del índice Ibex 35, pero que está basado en él. Básicamente, operar con el futuro del ibex significa asumir el compromiso de comprar o vender el Ibex a final de mes al precio pactado hoy. Si por ejemplo decimos que compramos un futuro del Ibex a 11500 puntos, estamos asumiendo el compromiso de comprar “un Ibex” a final de mes por 11500 puntos, sea cual sea finalmente el valor del Ibex en ese momento (se establece por convenio que ese “final de mes” es el tercer viernes de cada mes). Es decir, los riesgos son grandes, ya que si compramos un futuro a 11.500 puntos y a final de mes el Ibex cotiza en 11.000 puntos habremos perdido dinero. Aunque, también es fundamental comprender que se puede vender un futuro aunque no lo tengamos, puesto que esto sólo significa que asumimos el compromiso de venderlo a final de mes, no que lo vendamos ahora. Por tanto, el tiempo que quede para el tercer viernes del mes es el tiempo que tenemos en teoría para hacernos con un ejemplar de ese activo que nos hemos comprometido vender, que en este caso es el Ibex.

    Más sobre los futuros del Ibex

    En la práctica, no hay que esperar a fin de mes, puesto que todos los días hay movimientos en la bolsa, que hacen que cambien las expectativas de futuro. Podemos comprar hoy un futuro a 11.500, y vender mañana otro futuro a 11.600 puntos, con lo que las dos operaciones se compensan y obtenemos un beneficio real de 100 puntos. Se establece por convenio que un punto del futuro del Ibex vale 10 euros con lo que, en el ejemplo, el beneficio de 100 puntos se traduce en 1.000 euros.

    Todo esto está montado como un mercado “paralelo” al de las acciones, que se llama MEFF (Mercado Español de Futuros Financieros). Por cuestiones de eficiencia en la gestión, todas las posiciones abiertas al final del día se liquidan, dando lugar a lo que se conoce como “liquidación por diferencias”. Si hemos comprado un futuro a 11.500 puntos, y ese mismo día el futuro cierra a 11.600, aunque no lo hayamos vendido nos ingresan esos 100 puntos en nuestra cuenta (por supuesto, si son pérdidas nos lo quitan).

    Por todo ello, el futuro del Ibex es un activo financiero cuyo valor económico se obtiene multiplicando su valor en puntos, por 10 euros. Por tanto, siguiendo con el ejemplo, un futuro a 11.500 puntos vale en realidad 115.000 euros, lo cual comparado con el precio de una acción cualquiera resulta enorme. El elevado riesgo de este mercado se deriva del hecho de que los que operan en él, rara vez disponen de 115.000 euros por cada futuro que están comprando o vendiendo. De hecho, se opera depositando una garantía, puesto que en el presente no estamos comprando ni vendiendo nada, sino sólo asumiendo el compromiso de hacerlo en un futuro más o menos lejano.

    MEFF establece actualmente que esa garantía debe ser de 600 puntos como mínimo, es decir alrededor de un 6% del valor del futuro del Ibex, y ese es el origen de que este mercado se considere muy peligroso: estaríamos moviendo un activo que vale 115.000 euros, con sólo 6.000 euros. Si el Ibex cae de 11.500 a 11.000 puntos (-4,34 %), nuestra garantía se ve reducida en 5000 euros (-71,42 %), de 6000 a 1000 euros. Hemos apalancado los movimientos del mercado en más de 16 veces. Por todo ello, son un producto financiero de alto riesgo para el que se necesita un amplio conocimiento de su funcionamiento y del funcionamiento del mercado para operar con él. Ya que no deja de ser un derivado financiero.

    Términos asociados

    Futuros

    Un contrato de futuros es un acuerdo, negociado en una bolsa o mercado organizado, que obliga a las partes contratantes ...

    Leer más
    X
    Volver arriba