}

    Ratio de Morosidad

    ¿Qué es el ratio de Morosidad?

    El ratio de morosidad es el porcentaje que representan los créditos dudosos de una entidad sobre el total de la cartera de créditos. En la legislación española, créditos dudosos incluyen saldos vencidos hace más de 3 meses y no pagados, junto con aquellos saldos, vencidos o no, sobre los que existen dudas razonables sobre su reembolso total en tiempo y forma previstos contractualmente.

    Es uno de los indicadores más utilizados en el mundo bancario, ya que suele ser usado por todas las entidades financieras para calcular el porcentaje de morosidad que tienen. De esta manera, pueden conocer el total de los préstamos declarados morosos en relación con aquellas que no lo son. Se considera un préstamo moroso aquel que cuenta con tres meses vencidos y no pagados.

    Así las cosas, es importante que una entidad tenga claro su índice de morosidad, así como los inversores que quieran invertir en estas compañías citadas. El motivo es que, si la tasa de morosidad es alta, la compañía puede enfrentarse a problemas de solvencia en el futuro y poner en jaque el sistema financiero, en función del tamaño que tenga la entidad. Además, cuanto mayor sea la insolvencia y la morosidad, peor funcionará una economía. Por todas estas cosas, conocer el ratio de morosidad es fundamental porque puede suponer graves problemas para una entidad bancaria si este índice se dispara.

    ¿Cómo se calcula el ratio de morosidad?

    Lo cierto es que hacer este cálculo es sencillo, ya que tan solo tendremos que saber el número total de préstamos y el número total de préstamos catalogados como morosos. De esta manera, teniendo estas dos informaciones la fórmula a realizar es la siguiente:

    Ratio de morosidad = préstamos morosos / préstamos totales

    Pero eso sí, como no importa tanto el número, sino el volumen del dinero, lo importante aquí es calcular lo primero. Esto supone, que tenemos que saber la cantidad de dinero prestada en créditos morosos y la cantidad de dinero prestada en préstamos generales. Ya que no es lo mismo tener 1.000 créditos morosos de 5.000 euros de media cada uno, que 100 créditos de 200.000 euros de media.

    Así las cosas, si una entidad tiene 80 millones de euros en créditos morosos y 500 millones de créditos totales, la fórmula a realizar sería la siguiente

    Ratio de morosidad = (80 / 500) x 100 = 16%

    Así, se podría indicar que el índice de morosidad de esta entidad bancaria es del 16%. Esto supondría una cantidad elevada si se tienen en cuenta los datos del Banco de España, que establece que el ratio de morosidad de España se sitúa en el 4,3% en los años en los que no hay recesión y la economía crece.

    La morosidad puede suponer un problema tremendamente grave para el sistema financiero y para la economía en general. Cabe recordar que la crisis de 2008, que arrancó con la quiebra de Lehman Brothers, fue por una brutal escalada del ratio de morosidad. Las entidades no hicieron una vigilancia adecuada y los ratios se dispararon haciendo que la economía sufriera la Gran Recesión. Por eso, la importancia de este indicador no es, ni mucho menos, menor. Todo lo contrario.

    Para tener una economía saneada y un sistema bancario fuerte, es fundamental que el ratio de morosidad esté controlado y no se dispare. Por tanto, hacer una vigilancia de su evolución parece lo más recomendable por los economistas que analizan la situación macroeconómica de los diferentes países. Además, suele ser un indicador también de si una economía está en recesión o está en una fase de crecimiento. Ya que en momentos de recesión es cuando más aumenta el ratio de morosidad.

    Términos asociados

    Ratios sobre Resultados

    Ratios bursátiles que establecen una relación entre el valor o precio de la sociedad y un parámetro de la cuenta de resu ...

    Leer más
    X
    Volver arriba