Interés abierto
en la categoría de Análisis técnico
Este concepto se aplica solo a la negociación de contratos en los mercados de futuros. El Interés abierto es el número total de contratos que permanecen abiertos al final de la sesión de contratación, o lo que es lo mismo el total de posiciones o contratos al alza, (posiciones largas), o el total de posiciones o contratos a la baja, (posiciones cortas), que permanecen abiertas o pendientes de liquidar al final de cada sisión de contratación. Dado que en cada transacción hay un comprador y un vendedor, el interés abierto es el total de posiciones al alza o a la baja que permanecen abiertas pero no la suma de ambas.
Normalmente se representa mediante una linea punteada trazada entre la curva de precios y las barras de volúmen.
El análisis de este concepto contribuye a dar una idea sobre la dirección en la que fluye el dinero, y, en consecuencia, permite extraer algunas conclusiones en relación a la fortalez de la tendencia. Cuando se analiza la evolución del interés abierto hay que tener en cuenta si las materias primas objeto de análisis tienen caracter estacional y en qué medida. Cuando estamos en este caso lo más recomendable es analizar la evolución del interé abierto respecto a la media estacional estadística registrada en anteriores años.
Cómo interpretar la evolución del interés abierto:
- Si los precios de los contratos evolucionan al alza, el hecho de que el interés abierto sea superior a la media estacional señala que la demanda está presionando con mayor fuerza de lo habitual. Es decir está entrando dinero y en consecuencia los precios progresan al alza sustentados concordamtemente por la demanda.
- En una evolución alcista de precios, si el interés abierto está descendiendo y se sitúa por debajo de la media estacional pone de manifiesto que se están cubriendo, (o cerrando), posiciones cortas, es decir posiciones a la baja, y que son las compras realizadas para cubrir las posiciones a la baja las responsables de que los precios contunúen ascendiendo. En este caso puede considerarse que la tendencia alcista se está debilitando y puede girar a la baja en cualquier momento.
- Si los precios de los contratos evolucionan a la baja, pero el interés abierto aumenta situándose por encima de la media estacional, este hecho puede contemplarse como una señal bajista.
- Si el precio de los contratos se está moviendo a la baja, y el interés abierto desciende situándose por debajo de la media estacional, la señal es alcista.