}

    Ratio ROS

    ¿Qué es el ratio ROS o return on sales?

    El ratio ROS o Return On Sales se enmarca dentro de los ratios de rentabilidiad, que sirven para cuantificar la eficiencia en el manejo de recursos y sus inversiones mediante la comparación de partidas de balance y de la cuenta de resultados. En cuanto al ROS, este ratio comercial refleja el rendimiento operativo sobre la cifra de negocio. En otras palabras, sirve para medir la eficiencia de una compañía a la hora de generar beneficios a partir de sus ingresos. O lo que es lo mismo, evalúa qué porcentaje de los ingresos brutos que tiene una firma se convierten en beneficios. Ya que no es lo mismo la facturación de un negocio que las ganancias de este. El return on sales lo que calcula es cuánto de cada euro o dólar de facturación o ventas se traduce después en un beneficio. Por ejemplo, es frecuente ver compañías que facturan 10.000 millones de euros, pero que de beneficios tienen 1.500 millones. Por tanto, sirve para hacer la comparación de cuanto volumen de ventas necesita realizar una empresa cualquiera para generar X cantidad de beneficios.

    ¿Cómo se calcula el ratio ROS?

    El return on sales se calcula dividiendo el beneficio operativo de una empresa en un periodo especifico, puede ser un trimestre o un año, entre las ventas netas efectuadas. Aquí no se tienen en cuenta los gatos no operativos, solo las ventas en relación con los beneficios netos. Ahora bien, queda la segunda parte importante, que es cómo se debe interpretar el ratio ROS. Lo más razonable es ir midiendo el ROS a lo largo del tiempo en una compañía, ya que será diferente en función de si se está en fase de expansión y crecimiento o en fase de consolidación. Así, un return on sales que crece en el tiempo indica que la compañía es cada vez más eficiente y necesita generar menos gastos para tener beneficios. Por su parte, un ratio decreciente muestra problemas en la compañía que pueden ser de gestión o bien pueden ser generados por motivos de expansión. Así, hay que poner en contexto el dato para poder comprenderlo mejor. De igual manera, se debería comparar con compañías del sector para saber si lo está haciendo mejor o peor que la competencia directa de la firma. En definitiva, un alto ROS indica que la empresa necesita realizar pocos gastos para generar ingresos, algo positivo pero que depende también de las características sectoriales. Por su parte, un ROS bajo o incluso negativo indica que la empresa debería reducir el coste o aumentar las ventas para lograr una estabilidad. Ahora bien, las grandes compañías tecnológicas gastan grandes cantidades de dinero de forma anual en materia de investigación y desarrollo para seguir manteniéndose en la vanguardia. Mientras que, otras compañías altamente consolidadas con un producto reconocido no tienen tantos costes. Por ejemplo, sería contraproducente comparar el ROS de Apple frente al de CocaCola. Por todo ello, aunque es un indicador para conocer la rentabilidad de la empresa, es necesario ponerlo en contexto para poder entenderlo, además de compararlo con otros periodos anteriores de la compañía y con sus principales competidores dentro del sector. Un dato suelto de la empresa no se puede interpretar bien y no debería ser un motivo para tomar una decisión de inversión. Ya que la variabilidad del ROS puede darse por muchos motivos que habrá que examinar. Por ejemplo, una empresa puede que esté realizando una gran inversión para innovar y ser más eficiente y que su return on sales decaiga temporalmente con motivo de un mayor gasto. Así pues, una vez calculado sería necesario conocer el recorrido de la compañía, analizar otros factores y compararla para poder tener una radiografía más fiel de su estado financiero.

    Términos asociados

    Ratios de rentabilidad

    Miden la capacidad de la empresa para generar ingresos por encima de sus gastos. En general comparan el beneficio entre ...

    Leer más
    X
    Volver arriba