}

    Ratio de Eficiencia

    ¿Qué es el ratio de eficiencia?

    El ratio de eficiencia es la relación existente entre los ingresos que obtiene una entidad y los gastos en que incurre para obtener dichos ingresos, es decir cuantos céntimos se gasta por cada euro que ingresa. En general, se suele calcular dividiendo los gastos generales (personal y otros administrativos) entre el margen ordinario. Cuanto mas bajo mayor es la eficiencia de la entidad. En otras palabras, es una herramienta para medir los ingresos brutos que se tienen con respecto a los gastos de operación y así calcular la productividad que tiene una sociedad.

    Así las cosas, si el ratio es de 70% quiere decir que para que una empresa tengan 100 euros de ingresos brutos, necesita gasta 70 euros en gastos operativos. Con todo ello, cuanto más bajo sea el ratio más eficiente será una compañía. Como inversores, esta medida nos posibilita mucho el elegir entre una empresa u otra dentro del mismo sector. Ya que, aunque hay que tener en cuenta también otros ratios y criterios, cuanto más eficiente sea la empresa, mejor gestionada estará. Pero, es cierto que como ocurre con otros indicadores, no hay que tomarlo como única medida para valorar a una empresa, sino que es necesario poner sobre la mesa también otros datos como los BPA, la deuda, el crecimiento, etc.

    ¿Cómo calcular el ratio de eficiencia?

    Hacer el cálculo es bastante sencillo. Tan solo tendremos que conocer dos datos de la compañía, como son los gastos de operación y los ingresos brutos. Se entiende como gastos operacionales todos aquellos que son necesarios para que una empresa desarrolle su actividad correctamente. Aquí entran dentro tantos los gastos fijos, como los gastos variables. Así, habría que contabilizar desde la masa salarial, hasta el coste de las materias primas, de la energía para producir, del transporte y todo ese tipo de partidas que se enmarcan dentro de los costes fijos y de los variables.

    Por otro lado, los ingresos brutos son todos aquellos que ingresa la empresa sin tener en cuenta ningún tipo de gasto, como el pago de impuestos, de salarios o de licencias. Solamente, todo el dinero facturado o ingresado en un periodo de tiempo, que generalmente será de un año.

    Una vez que tengamos los dos datos sobre la mesa, la fórmula a realizar es la siguiente:

    Ratio de eficiencia = gastos de operación / ingresos brutos x 100

    Así, tendremos el porcentaje del ratio de eficiencia que nos servirá para conoce cuánto dinero necesita gastar una compañía para ganar 100 euros.

    A la hora de interpretarlo, como ya hemos dicho cuanto más bajo sea el ratio, más eficiente será la empresa. Así, si estamos comparando dos compañías, sabremos cuál de las dos es más eficiente para después preguntarnos porqué lo es y cómo es la gestión que está llevando a cabo para que esto sea así. Mientras que, si el ratio excede el 100%, querrá decir que esa compañía no es eficiente y que genera pérdidas. Algo que, aunque parezca raro sobre el papel, es habitual en las nuevas empresas que acaban que están en una fase expansiva para comenzar con su negocio. Así, durante sus primeros años, las empresas tecnológicas no suelen generar dinero, todo lo contrario.

    Por último, y como ocurre con el resto de ratios, es siempre importante contextualizar. O lo que es lo mismo comparar con empresas del mismo sector para saber cómo de eficiente es y si lo está haciendo en la medida de los demás, mejor o peor que el sector. En base a ello, podremos elaborar un análisis con más datos importantes sobre la empresa en concreto o sobre el sector que queramos.

    Términos asociados

    Ratios sobre Resultados

    Ratios bursátiles que establecen una relación entre el valor o precio de la sociedad y un parámetro de la cuenta de resu ...

    Leer más
    X
    Volver arriba