Adrian Daniel, fund manager of the MainFirst Absolute Return Multi Asset habla sobre el impacto que pueden tener los tipos de interés bajos en las economías desarrolladas.

Los tipos de interés nominales y reales han estado disminuyendo desde mediados de la década de 1980 y han alcanzado niveles históricamente bajos tras la crisis financiera mundial. De hecho, muchos tipos de interés y rendimientos de bonos públicos en los mercados desarrollados son ahora incluso más bajos que durante la crisis financiera mundial, como se puede observar en la siguiente tabla:

Las verdaderas causas del entorno de bajos tipos de interés en los países desarrollados

Tipos de interés y rendimiento de los bonos de gobierno. Fuente: MainFirst.

Una de las razones de este escenario parece ser el prolongado crecimiento económico lento y la reducción de la demanda agregada tras de Lehman Brothers. Sin embargo, las causas más importantes parecen ser aspectos estructurales, a menudo pasados ​​por alto, como los altos niveles de endeudamiento, los cambios demográficos y la disrupción a través de la innovación tecnológica:

El nivel de endeudamiento continúa siendo muy alto. El único cambio desde la crisis financiera es que ha habido un giro de altos niveles de deuda en el sector privado, a mayores niveles de deuda pública. En resumen, el problema general permanece sin cambios y los altos niveles de deuda pública dificultan el crecimiento económico e impiden que los gobiernos estimulen el crecimiento mediante, por ejemplo, proyectos de infraestructuras.

Los cambios demográficos, es decir, las tasas de natalidad más bajas, así como el aumento de la esperanza de vida y el consiguiente mayor porcentaje de jubilados, son otros factores que influyen en la desaceleración del crecimiento económico. Con la generación de los "baby boomers" en los EE.UU. alcanzando la edad de jubilación, el porcentaje de pensionistas está aumentando y la baja tasa de natalidad significa que esta tendencia solo se fortalecerá. La situación en Europa es similar. En 2016, aproximadamente el 20% de la población de la zona del euro tenía más de 65 años. Para 2070, es probable que esta proporción haya alcanzado casi el 30%, según un boletín de Nerlich y Schroth del BCE. Estos cambios conducen a una disminución en la proporción de trabajadores frente a pensionistas, lo que a su vez conduce a una disminución en la oferta laboral y el empleo. Además, el consumo privado seguirá siendo comparativamente bajo, debido a la menor tasa de productividad y consumo. Todos estos factores contribuyen a que los tipos de interés permanezcan bajos.

La disrupción a través de la innovación tecnológica. El aumento de la automatización está reduciendo la necesidad de mano de obra humana y, por lo tanto, afecta el crecimiento de los salarios y el poder adquisitivo general. Es probable que esto afecte el consumo a más largo plazo, ya que los ingresos disponibles no aumentan, lo que a su vez conduce a una presión deflacionaria. Los robots industriales de hoy en día ya solo cuestan una fracción de lo que costaban hace 10 años y sus usos son cada vez más generalizados, lo que significa que, de acuerdo con el Foro Económico Mundial, las horas de trabajo de los robots superarán a las de los humanos para el 2025.

Muchos de estos factores tienen el potencial de ser disruptivos, lo que ejercerá una mayor presión sobre los tipos de interés.

En resumen, en ningún escenario parece que los tipos de interés en los mercados desarrollados vayan a volver a los niveles anteriores a 1980 en los próximos 10 años. Tampoco los rendimientos de los bonos volverán a los niveles alcanzados antes de la crisis financiera mundial.