El Fondo de Rescate Europeo ha pospuesto una emisión de deuda prevista para que le mercado asuma la rebaja de rating de Francia, que pierde la ‘Aaa’ que le otorgaba Moody’s. No obstante, a nadie le puede extrañar, pues hace 11 meses también Standard & Poor’s le retiró la triple A y Fitch lo hará, sin duda, a principios del 2013. Las finanzas de Francia se parecen más a las de los periféricos que a las de Holanda, Finlandia o Alemania. 

Las razones que ha dado Moody’s para esta rebaja son globales: pérdida de competitividad de Francia y fuerte relación con las economías periféricas. El mercado no se lo ha tomado demasiado mal porque era lógico.
Francia es el segundo mayor aportador al fondo de rescate Mede, lo que podría comprometer la triple A también a este fondo aunque, como parece que no va a ser utilizado por ningún país ahora mismo, no comprometerá la rentabilidad de rescates futuros.

A pesar de que la cumbre del Eurogrupo se zanjó sin una decisión, está descontado que va a haber un desbloqueo de las ayudas a Grecia
Las negociaciones giran en torno a la postura que mantiene la Eurozona, pues no quiere que el BCE, ni el mecanismo de rescate temporal, ni los países europeos sufran quitas de los títulos que tienen de deuda griega. Europa quiere que se le den dos años más para que el déficit llegue al 120% del PIB, sin embargo, las dudas están en de dónde sacarán la financiación adicional para darle estos dos años. Merkel apuntaba a una bajada en los tipos de interés del rescate y una aportación extraordinaria de 10.000 millones por parte de los países europeos, ya que es difícil que el Tesoro heleno recompre sus títulos con unos intereses inferiores.
Se espera que el 26 de noviembre se desbloquee 44.000 millones, sumando varios tramos de rescate, algo que sería muy positivo y eliminaría este factor de incertidumbre.

El Tesoro Español sigue saliendo al mercado a pesar de tener las necesidades de financiación para este año cubiertas y, es que, teme que pueda salirle más caro. Cuando se completen las emisiones de esta semana, el Tesoro tendrá un colchón de 30.000 millones de euros, suficiente para cubrir los vencimientos de enero, febrero y marzo. Parece que su estrategia pasa por cubrirse ahora entre el 10-15% de las necesidades de los siguientes 3 meses.

Aunque los tipos de interés están en mínimos históricos, un indicador favorable para ver fusiones y adquisiciones, el mercado de M&A está bastante parado. No obstante, creo que tendremos movimientos en el sector bancario europeo, especialmente español, pues los bancos europeos, como los americanos, tienen que prepararse para cumplir con Basilea III y, por ello, podríamos ver compras, desinversiones, fusiones, etc.
En cuanto a áreas, donde el sistema interbancario está menos tensionado que en Europa, podríamos ver movimientos de compañías de un segundo rango.

El índice de volatilidad VIX no ha acompañado las caídas de los índices de Wall Street. No ha despuntado, está en torno a 15 puntos y se considera que está alto a partir de 22. a través de CFDs sería interesante operar en él en niveles bajos apostando por el repunte ya que no suele permanecer mucho tiempo en niveles bajos. No obstante, teniendo en cuenta que parece que la corrección de los índices de Wall Street podrían haber tocado un suelo, debido a que se descuenta un acuerdo para solucionar el Fiscal Cliff, no creemos que el VIX repunte ahora. Aún así, se puede tomar una posición alcista para cubrir la cartera por si las cosas empeoran.

Pensamos que es posible que la corrección de las últimas semanas esté cerca de finalizar, al menos en Wall Street, y si se concede otro tramo de ayudas a Grecia y se avanza en las negociaciones para solucionar el Fiscal Cliff, creo que podemos tener un final de año alcista. En este sentido, nos fijamos en el índice bursátil griego para tomar posiciones con CFDs pues, se podría ver beneficiado de esta mejora. De hecho, desde el 6 de junio, hasta finales de octubre, el índice de Atenas subió un 100%, duplicó su valor en 3 meses. También el Ibex 35 podría verse beneficiado. No obstante, no creemos que se llegue a un rally, si no a un movimiento alcista para recuperar la parte de corrección que hemos tenido desde que se anunció el QE3.