Los mercados emergentes vuelven a estar de nuevo en el punto de mira. Muchos de ellos han emprendido reformas y otro se preparan para continuar en la senda del crecimiento con una mayor transparencia. Ana Guzman, responsable senir de desarrollo de negocio de Aberdeen habla sobre la renta fija emergente, una oportunidad en este momento. 

La FED ha puesto fin a la compra de activos en el mercado. ¿Qué repercusión puede tener este fin de estímulos para los mercados emergentes?

Vimos ayer que las caídas en laos mecardos tampoco eran excesivas puesto que ya estaba descontado. Impacto va a tener porque no deja de ser la eliminación de un paquete de liquidez pero también pensamos que los gestores se habían preparado para ello. Tenemos que ver que esa liquidez dada por la FED se transforme en liquidez de los inversores privados.

En el par euro dólar también ha tenido repercusión. En los emergentes se puede invertir en moneda local ó en las denominadas hard currencies. ¿Qué opción recomiendan?

La repercusión en el dólar es evidente y creemos que las divisas emergentes llevan una depreciación en media del 6%. El impacto que está teniendo en las divisas ha sido también la necesidad de acometer reformas económicas que tenían que hacer. Creemos que ahora mismo tanto por la conclusión del proceso electoral y además los cinco frágiles de los emergentes han llevado a cabo reformas estructurales con lo que la divisas de los mercados emergentes han alcanzado un punto de inflexión. Esto tiene su parte negativa pero también positiva y es que estas economías se han vuelto más competitivas. México por ejemplo, muchas empresas habían deslocalizado sus compaías hacia Asia por la poca competitivas y con la devaluación y las reformas, varias empresas americanas están comenzado a traer sus centros de producción a México.

La situación de algunos emergentes nos tiene alerta. China es ejemplo de emergente. ¿Por qué se tiene el mito de que si se crece por debajo del 7% no es crecer para un país emergente en condiciones?

Creo que más de una economía desarrollada firmaba crecer por encima del 5-7%. En Aberdeen llevamos negativo en China en los últimos cinco años y ahora tenemos una visión un poco contraria y estamos menos negativos. China por primera vez ha superado a EEUU en cuanto a potencia de PIB a unas tasas de crecimiento que nos tienen preocupados porque lo que vemos es que por fin se están tomando las medidas para tener una economía de mercado ordenada y con transparencia. Si recordamos los últimos años la volatilidad de los datos económicos de China era tal que tenías la sensación de si los datos eran reales o no. El gobierno chino está sentando las bases para un crecimiento más ordenado.

Y por otro lado, el dato no es importante si no si van a seguir creciendo apostando por la calidad. Lo bueno que tiene China es que es de las pocas economías que es capaz de autofinanciarse y autoabastecerse, los bancos no necesitan emitir deuda y se financian con los depóitos y el país ha aumentado sus reservas internacionales de una forma espectacular. Están modulando el crecimiento y en el momento en que vean que comienza a flojear, irán estimulando la economía en aquellos sectores en los que les interese.

Hablamos de elecciones, las de Brasil. Los mercados se lo tomaron mal en un principio. ¿Cree que tendrá un impacto muy negativo?

La última elección importante era la de Brasil y el consenso esperaba que Dilma no fuera la elegida tras todo el decrecimiento que tiene el país pero si miras la tasa de decrecimiento de Brasil no es nada. Eso ha podido pesar en el ánimo de las personas llamadas a las urnas porque se abogaba por eliminar prácticas de corrupción…Dilma Rouseff podría acometer una seria de reformas que sean favorables para el país.

Nuestras carteras tiene un gran posicionamiento en Brasil porque a nivel microeconómico, todo lo que no ha hecho el gobierno, lo han hecho las empresas: prácticas de mejora de gobierno corporativo, reducción de márgenes, eficiencia, invierten en tecnología…lo que deja empresas – tanto de consumo doméstico como exportadoras – que están en una posición muy positiva que se han visto penalizadas por el riesgo país.

Nosotros pensamos que en las crisis lo que sobrevive o cae so nlas empresas. Pensmos que las compañías de Brasil están preparadas para pasar por un ciclo económico menos positivo del de los últimos años.

Y ¿si hablamos de Africa?

En Africa hay oportunidades de inversión interesantes. Es un mercado poco desarrollado pero empieza a estar en el ojo de muchos inversores. Estamos explorando este continente en los últimos años, para 2050 Africa se estima que sea un 14% del crecimiento mundial. Ahora mismo es un 4%. Si analizamos la media de edad son 20 años en tanto que en Alemania son 46, con lo que es una fuerza trabajadora y cada vez más.

Lo más rico que tiene son las materias primas. Productores de café, coco, soja…pero también productos industriales, por ejemplo los metales raros, como el coltan o determinados minerales que son los que se utilizan en dispositivos digitales como las tabletas o los smartphones.  También son productos de Paladio, de Platino, tienen reservas de gas y de petróleo…

Si continuamos hablando de África, ¿Cómo puede afectar el Ébola al crecimiento del continente?
Está siendo un serio problema y es cierto que tendrá un impacto en el crecimiento. De hecho, recientemente salieron los datos de PIB de Sudáfrica y ha retrocedido aunque no esté contagiado. Los países que no tienen tanta repercusión a nivel económico son los más afectados con lo que si se consigue contener la pandemia, no tendrá una repercusión de los factores estructurales.

Los bonos públicos de los países emergentes están ofreciendo rentabilidades muy interesantes. ¿Dónde ven oportunidades?

El principal dilema para todo inversor, conservador o diversificado es ver de dónde saca la rentabilidad. Está muy difícil obtener rentabilidad. Por todas las dinámicas macroeconómicas que hemos comentado hasta ahora creemos que la renta fija emergente es dónde verdaderamente hay oportunidades con un perfil de riesgo controlado.

Llevamos desde 1999 gestionando renta fija emergente. Vemos que lo que más ha sufrido y donde mayores oportunidades de compra hay es en bonos en moneda local como en deuda pública emergente, aunque es donde más riesgo a corto y medio plazo puede haber.

En general, los países que han tenido problemas, ralentización del crecimiento, tienen empresas que han hecho esfuerzos para salir fortalecidas. Encontramos oportunidades en empresas que tienen una gran cantidad de liquidez en sus balances y muy poca deuda.

¿Selección por países os stock picking?

Buscamos las mejores oporutnidades a nivel compañía, aunque ésta sea deuda pública. Más que centrarnos en sectores o países, es ver cuáles son los bonos que mejores oportunidades tienen. Tanto desde le punto de vista de la gestión, por su calidad, y por precio al que están cotizando en el mercado. Tenemos peso significativo en Brasil porque vemos mucho valor a nivel compañía. Nosotros, si dijéramos las temáticas que más nos gustan, en emergentes es todo aquello que tiene que ver con el consumo interno.

¿Qué previsiones de rentabilidad?

Las estimaciones del bono del 12% se trata de Brasil, con un rating BBB+, tiene en términos de rentabilidad nominal en el 12.5%, si tenemos en cuenta la inflación quedaría rentabilidad del 6%. Lo que vemos es que ahora no reflejan el valor real, lo que es una oportunidad porque de aquí a los próximos años se tendrá que estrechar el diferencial.

Estamos volviendo a emergentes. Sí creemos que es una oportunidad. En verano de 20132 cuando se habló de la retirada de los estímulos comenzó a haber inestabilidad, fue cuando se habló de los déficits por cuenta corriente, ahora mismo muchos de los riesgos que había sobre la meesa, ya se han descontado por el mercado.