El año pasado, los banqueros centrales, los políticos y los economistas nos aseguraron repetidamente que el aumento de la inflación era un fenómeno temporal. Se trata de una consecuencia inevitable después de la epidemia del Covid, debido a la disrupción experimentada por los distintos mercados de trabajo, la interrupción de las líneas de suministro y el repunte de los precios de las materias primas, a medida que las economías se reabren y se recuperan después de la pandemia.

Sin embargo, existen una serie de razones que han generado dudas sobre el carácter transitorio de esta inflación. Por ejemplo, muchas empresas han sido capaces de repercutir los costes más altos a sus clientes, en una muestra de poder de fijación de precios real, especialmente en áreas de demanda reprimida. También se ha sugerido que el aumento de los precios de la energía todavía está en marcha, y que los precios de los alimentos todavía no reflejan plenamente los costes crecientes de la producción de fertilizantes. Se puede argumentar que estos casos indican que la inflación será "más alta durante más tiempo" de lo que se suponía.

Las consecuencias podrían ser de gran alcance. Por ejemplo, una mayor inflación puede erosionar el poder adquisitivo real de los hogares, especialmente en los mercados emergentes, que también están desproporcionadamente expuestos a los posibles efectos del estancamiento del sector inmobiliario chino. En las economías desarrolladas también existe la perspectiva de que se produzcan cambios en la percepción de la inflación. A medida que los consumidores y las empresas se ven sometidos a un bombardeo de noticias sobre nuevas subidas de precios, sin un final evidente a la vista, se corre el riesgo de que las expectativas de inflación que se mantienen desde hace mucho tiempo se desaten.

Otros motivos de preocupación son las nuevas variantes del Covid, las repetidas amenazas rusas hacia Ucrania y una amplia gama de incertidumbres políticas, incluidas las elecciones presidenciales francesas de 2022. De hecho, dada la importancia de Francia en la Unión Europea, es probable que se produzcan flujos de cobertura frente a resultados electorales poco favorables para el mercado, lo que sugeriría, en nuestra opinión, un rendimiento inferior de Francia en relación con los mercados principales en los próximos meses.
Sobre todo, la atención debería centrarse seguramente en saber dónde, si y cuándo subirán los tipos de interés para hacer frente al problema de que la inflación ha sido "más alta durante más tiempo" de lo previsto inicialmente.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Ya hemos visto cierto endurecimiento de la política monetaria en varios mercados emergentes. Sin embargo, los bancos centrales de las principales economías desarrolladas han adoptado un enfoque más pasivo, señalando una retirada de la política monetaria más temprana de lo que se esperaba a principios de año, pero sin alterar en gran medida la configuración de sus medidas. Sin embargo, esto va a cambiar este año, al menos en algunas economías. La Reserva Federal se ha vuelto más agresiva últimamente, en parte debido a la aparición de Omicron y su potencial para perturbar aún más la oferta de la economía. El BCE y el Banco de Japón están mucho más retrasados, pero se enfrentan a problemas de "baja inflación" más arraigados. Sólo el tiempo dirá si este ritmo acelerado de ajuste será suficiente para hacer mella en las presiones inflacionistas, o si será necesario un ajuste aún mayor y más desestabilizador.  

Sin embargo, es importante no centrarse excesivamente en la inflación y los tipos de interés o en un mercado nacional concreto, sino abordar toda la gama de cuestiones y economías, tanto desarrolladas como emergentes. Por ejemplo, prevemos mantener nuestra postura conservadora respecto a los mercados emergentes ya que:

-    Parece probable que China tarde en recuperarse de su reciente purga de desapalancamiento y, en consecuencia, esperamos que su crecimiento sea más lento en 2022 de lo que sugieren las previsiones de consenso

-    Prevemos un entorno de fortaleza del dólar estadounidense debido a la aceleración del crecimiento en los mercados desarrollados, a la perspectiva de una subida de los tipos de interés de la Fed y a los estallidos de volatilidad que harían que el dólar recibiera el apoyo de una moneda "sin riesgo".

-    Si se combinan con nuevas subidas de los tipos de interés, parece probable que los mercados emergentes sigan bajo presión, y que continúen con su reciente bajo rendimiento relativo

-    Sin embargo, el segundo trimestre de 2022 podría ser un buen punto de entrada para una mayor exposición a los mercados emergentes, a la vista de nuestras expectativas de rendimiento y tipos de interés.

En términos más generales, parece que la duración se sitúa en el extremo más estrecho de la horquilla, debido a los recientes acontecimientos relacionados con el Covid. Sin embargo, seguimos creyendo que los tipos a largo plazo están apuntalados en niveles más bajos que los aplicados incluso durante el periodo pre-pandémico y esperaríamos que la curva se aplanara en EE.UU. De hecho, anticipamos que llegará un momento en 2022 en el que los mercados se centrarán en el aplanamiento de la curva y predecirán el final del ciclo, pero ese momento sigue estando, en nuestra opinión, a cierta distancia.

Por último, volviendo a la inflación, es necesario tener sentido de la perspectiva. La gravedad de la actual oleada inflacionista queda demostrada por el hecho de que la expresión "estanflación" vuelva a ser un término de uso común por primera vez en casi 50 años. Pero es igualmente importante recordar que su regreso se debe a un choque de oferta de proporciones "únicas en un siglo". En estas circunstancias, es demasiado pronto para saber si el actual brote de inflación es simplemente leve y transitorio o más grave y duradero. Cualquiera que sea el resultado, nuestra tarea, en abrdn, sigue siendo la misma: utilizar nuestra experiencia y conocimientos para ayudar a nuestros inversores a atravesar con seguridad otro año difícil.