Del proceso independentista en Reino Unido al Procés de Cataluña ha pasado algo más de un año y cuatro meses. Un período en el que la cotización del mercado nacional en torno a un 15% y en el que el 60% de las compañías que lo forman superan ese porcentaje. ¿A la cabeza? Los títulos de Caixabank. 

Desde los mínimos que el Ibex35 marca el 24 de junio de 2016 – un día después de que los británicos votarán a favor de la escisión de Reino Unido de la Unión Europea – el selectivo ha recuperado en torno a un 15%. Un período en el que dos tercios del Ibex superan la revalorización de su índice de referencia.

Los expertos reconocen que, de cara a la última parte del año, el selectivo todavía tiene recorrido. Más si pensamos que el tema de Cataluña se resuelve más pronto que tarde. José Luis Herrera, analista de CMC Markets reconoce que después de todos los acontecimientos el Ibex tiene una zona por debajo de los 9.900 puntos – en torno a los 9.850 puntos – que sería la zona de mínimos y la zona superior son los 10.400 puntos, que son niveles de resistencia. Esta superación haría pensar en subidas mayores y una reanudación de la tendencia.

Los indicadores técnicos del selectivo han bajado en las últimas semanas su puntuación en cinco puntos – hasta los 5 en los que se encuentra actualmente – dentro de un índice que se encuentra alcista a largo plazo aunque bajista en el medio con un momento que es negativo y una volatilidad que favorece a seguir viendo subidas en el selectivo.

 

 

 

 Dos de los títulos que más de cerca se han mirado durante todo el procés independentista en Cataluña han sido Caixabank y Banco Sabadell. De hecho, desde que Caixabank marcar sus máximos anuales en el mes de agosto, el valor se deja más de un 10%.  Aunque, si la lectura se hace desde el proceso independentista de Reino Unido – el Brexit – la compañía multiplica por cinco la subida que ha experimentado el selectivo español en el período. Una subida del 79% desde los 2,2477 euros que marcaba el día de la votación.

Pues bien, los títulos de la entidad tienen una puntuación de 6,5 sobre 10, niveles que no veía desde 2015 y que le presentan con una tendencia alcista de largo plazo pero bajista en el más corto con un volumen que es creciente en todos los plazos. Los expertos creen que la perforación del nivel de 4,116/4,102 consolida en terreno negativo. La perforación de los 3,973, cota en la que aproxima su media móvil simple de largo plazo no produciría, sin embargo, alteración significativa en el escenario de medio plazo más allá de un avance gradual de la estructura decreciente que parte desde máximos anuales, explica José Antonio González, analista de Estrategias de inversión.