Iberdrola registró un beneficio neto de 2.416,6 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que supone un incremento del 18,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al negocio internacional.

Según ha informado Iberdrolaa través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el ebitda  consolidado disminuye un 5,1% hasta los 5.440,0 millones, con un buen comportamiento del negocio de Redes gracias a Estados Unidos y a Brasil (afectada positivamente por la incorporación de Neoenergia) y de la generación contratada en México, que se ve superada por el efecto negativo de las condiciones meteorológicas en España y la evolución del negocio liberalizado del Reino Unido.

Los resultados de activos no corrientes ascienden a 759,3 millones de euros frente a los 48,6 millones de los nueve meses de 2016, gracias a la operación de fusión de Gamesa con Siemens Wind.

Iberdrola ha explicado que esta fusión ha aportado 255 millones, incluidos 198 millones correspondientes al dividendo extraordinario de fusión (cobrado el 11 de abril), y la reorganización societaria en Brasil, que supone una plusvalía de 521 millones consecuencia de la puesta a valor de mercado de la participación del 39% que Iberdrola tenía anteriormente en Neoenergia.

Para el cierre de año,  Iberdrola espera compensar dicha plusvalía con medidas que mejoren el perfil de negocio del Grupo y que tendrán su impacto positivo en futuros ejercicios.

Las inversiones netas del período comprendido entre enero y septiembre de 2017 ascienden a 3.997,1 millones, superando en un 31,5% a las realizadas en el ejercicio precedente. El 81,8% de las mismas se concentraron en el negocio de redes y de renovables.

La deuda financiera neta se sitúa en 33.698 millones, principalmente por la integración de Neoenergía y de las inversiones acometidas en el año 2017. Como consecuencia el apalancamiento financiero se sitúa en 44,2% frente al 41,8% registrado a 31 de diciembre de 2016.

La contribución de Neoenergía a la deuda asciende a 2.965 millones, consolidándose la cifra total de la deuda, mientras que el ebitda del grupo recoge sólo la contribución desde el 24 de agosto (73 millones de euros).

Los fondos generados en operaciones en los nueve meses de 2017 ascienden a 4.625,6 millones con una disminución del 1,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

Iberdrola ha indicado que en España, el período se caracteriza por la fuerte disminución de la producción hidroeléctrica (-49,4%), y por una menor producción del resto de tecnologías renovables (-6,1%) derivadas de las condiciones climatológicas.

La producción con centrales de carbón y gas ha cubierto la caída de las anteriores, con aumentos del 39,5% y del 42,6% respectivamente. La demanda eléctrica es ligeramente superior a la del primer semestre de 2016 (+0,5%), aunque ajustando los efectos de laboralidad y temperatura, la demanda ha aumentado un 1,0%.