La inversión en largo plazo aporta tranquilidad, pero no es sinónimo de mayor rentabilidad en los planes de pensiones. Desde 2008 la inflación anual media de la economía española se sitúa en el 1,34%, por lo que sólo sólo el 32% de los planes de pensiones que se pueden contratan en España baten al IPC en los últimos diez años.

De los 1.201 planes que se pueden suscribir desde 2008, 383 fondos de pensiones logran un retorno superior al 1,34%, según los datos de comparador de fondos Morningstar. La inflación, medida en el Índice de Precios al Consumo (IPC), se elevó un 2,3% en junio respecto al año anterior, según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El aumento de los precios encadena ya 22 meses consecutivos al alza, supera al 2,1% alcanzado en mayo y se sitúa en máximos desde abril de 2017. En este comportamiento destaca la subida de los carburantes, frente a la bajada que experimentaron en 2017.

Pese a que el largo plazo no deja en buen lugar a muchos productos comercializados por los bancos, las gestoras de fondos y las aseguradoras, en el corto plazo el dato es aún peor, ya que sólo un 6% de los planes de pensiones logra superar a la inflación en 2018, según los cálculos realizados porEstrategias de Inversión tomando como referencia los datos del INE y de Morningstar.

 

 

Los planes de pensiones por su concepción están pensados, sin embargo, como un producto de inversión a largo plazo y orientados hacia la preservación del capital con menor aversión al riesgo que otros productos enfocados a la obtención de rentabilidad. Hasta ahora su gran baza ha sido su fiscalidad, puesto que reducen la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Sin embargo, los planes de pensiones también cuentan con desventajas como que las aportaciones están limitadas a 8.000 euros anuales, las comisiones que pagan de media los clientes son superiores a otros productos, no son líquidos y sobre todo, al rescatarlos se tributa por el total del capital acumulado como rendimiento del trabajo, a un tipo que puede llegar hasta el 45% si se tienen más de 60.000 euros.

El plan más rentable… ligado al S&P 500

El plan de pensiones que consigue una mayor rentabilidad anualizada en los últimos diez años es el Plan Naranja S&P 500 de ING, que se anota un retorno medio anual del 11,8%, y del 14,15% si la referencia temporal son los últimos cinco años.

El producto que comercializa la entidad holandesa está indexada al índice estadounidense S&P 500 e invierte directamente en dólares, por lo que desde el banco explican que “la composición del plan representa a todos los sectores norteamericanos, incluyendo las 500 empresas más sólidas seleccionadas por su tamaño, liquidez y representatividad: Microsoft, Citigroup, Exxon Mobil, General Electric, Pfizer, Bank of America, AT&T, Procter & Gamble...”. Pese a su alta rentabilidad en los últimos años, cuenta con doble riesgo: de mercado y de divisa.

En general, se cumple la máxima de que los productos con más riesgo consiguen mayores rentabilidades como el Caser Premier 2021, el BBVA Telecomunicaciones, el Bestinver Global el Santander Renta Variable USA o el Mapfre América.

 

El Plan Naranja de ING está indexado al S&P 500.

 

Hay fondos de categorías más conservadoras que también logran batir a la inflación de forma recurrente. Por ejemplo, en la categoría de fondos mixtos defensivos destaca el Delegación PPI de CaixaBank con una rentabilidad anualizada del 4,39% desde 2008 o el Plan Asociado de la aseguradora PSN con un rendimiento del 4,3%.

En la categoría de fondos mixtos moderados, algo más expuestos a la renta variable que los defensivos, destaca el rendimiento del Plus Ultra Mixto con un 5,18%, el Caixabank Crecimiento con un 4,27% o el Futurespaña Ahorro Previsión de Unicaja con un 4,2%.

Incluso hay planes de pensiones expuestos a la renta fija a largo plazo que logran ganar dinero en estos diez años, que han estado marcada por la crisis económica y la recuperación que he llegado ligada a los tipos de interés al 0% fijados por el Banco Central Europeo (BCE). Es el caso del Plan Finecopensión Renta Fija que logra un retorno anualizado del 3,6% o el Naranja Renta Fija Europea con un 3,46%.

Otros fondos a tener en cuenta para los ahorradores más conservadores son los de renta fija a corto plazo. En esta categoría los mejores, según las estadísticas de Morningstar, son el Mediolanum Renta Fija con un rendimiento anualizado del 2,47% o el Ibercaja Pensión con un 2,36%.

Frente al Ibex 35 y los bonos del Estado

Más allá de la inflación, otros estudios como el realizado por el profesor Pablo Fernández de la escuela de negocios IESE-Universidad de Navarra apuntan que en el período entre diciembre 2002 y diciembre de 2017 la rentabilidad del Ibex 35 llegó al 226%, con un promedio anual del 8,19% y la de los bonos del Estado a 15 años del 97%, con un promedio anualizado del 4,61%. Mientras que la rentabilidad media de los fondos de pensiones fue del 60%, y del 3,03% en promedio anual.

Según el estudio, entre los 356 fondos de pensiones con 15 años de historia, sólo cuatro superaron la rentabilidad del Ibex 35 y 47 la de los bonos del Estado a 15 años.