Seguimos creyendo que China tiene un enorme potencial para lograr un crecimiento económico desmesurado si Pekín ofreciera mayores facilidades a su sector privado hacerlo. Gran parte de los  comentarios extranjeros sugieren que la difícil situación económica a la que se enfrenta el país asiático refleja su incapacidad para crecer. No obstante, nosotros consideramos que se trata más bien de una  cuestión interna, de si cree realmente en la maximización de la prosperidad general de la nación como  objetivo primordial y de si el gobierno confía en que se pueda permitir al sector privado ser el principal  propulsor de dicho crecimiento. 

No consideramos que la desaceleración del crecimiento en China vaya a ser brusca y repentina, como la que experimentó Japón en los años ochenta. El sector privado y sus ciudadanos siguen teniendo la  suficiente ambición de crecimiento, riqueza y progreso como para no conformarse solo con lo que tienen  hasta el momento. Esta “sed de más” ayudará a impulsar la inversión, la asunción de riesgos, el trabajo  duro y un círculo virtuoso de progreso económico y confianza. 

La demografía china es ciertamente desfavorable pero no creemos que resulte un factor debilitante. Incluso Japón consiguió "doblar su curva demográfica" en una década. La edad de jubilación  obligatoria en China es de 60 años para los hombres y 55 para las mujeres. En este sentido, el margen de  maniobra de China para ajustar sus políticas y contrarrestar la tendencia demográfica es significativo. 

En paralelo, analizando los parámetros puramente económicos, la mejora del crecimiento económico debería aplanar los beneficios empresariales, que se han ralentizado hasta un -2,5% de crecimiento de  los beneficios en 2023, frente a una media de 10 años del 4%. Por sectores, creemos que los sectores defensivos como los servicios públicos, la energía y los bancos estatales seguirán obteniendo mejores  resultados si no surgen políticas significativas. De manera adicional, otro sector con visión positiva es el  de hardware de TI, ya que China está invirtiendo grandes cantidades en este sector para intentar  progresar bajo las sanciones de EE. UU., y es probable que se produzca una nueva ronda del ciclo alcista  de los semiconductores bajo el progreso de la IA. En un escenario diferente, si los responsables políticos  chinos crean un estímulo significativo, los sectores de gran crecimiento de primer orden, como los  relacionados con el consumo, podrían obtener mejores resultados a medida que retorne el sentimiento  de riesgo y mejoren las expectativas. 

Por último, mientras que en EE. UU. los bonos serán probablemente el activo dominante que impulsará a otros activos, en China la renta variable dictará probablemente la trayectoria de los rendimientos de los  bonos y del RMB. En gran parte esto dependerá de las políticas de Pekín. Un giro político más eficaz en  apoyo de la economía se traduciría en unos precios de la renta variable mucho más elevados, unos  rendimientos de los bonos ligeramente más altos y un RMB más fuerte.

TE INTERESA

Si quiere aprender a invertir y gestionar su patrimonio, Estrategias de Inversión ha desarrollado un curso on.line para que aprenda a invertir a corto, medio y largo plazo con nuestro curso on.line para aprender a invertir en bolsa y fondos de inversión con dedicación de 15  minutos al día aprendera tanto Análisis Fundamental, Análisis Técnico , Macroeconómico u operativa con fondos de inversión y ETFs para aplicarlo a sus inversores

Cualquier inversor puede formarse con uno de nuestros cursos más globales para invertir. Más información AQUÍ 

En estrategias de Inversión llevamos más de 19 años haciendo que los inversores logren rentabilizar sus inversiones de forma recurrente.