}

    Punto muerto

    Punto muerto es aquel en el que las ventas o ingresos de explotación cubren todos los costes que originan desembolsos, pero no los de reposición de los activos utilizados en la explotación, encontrándose por consiguiente, este punto en la zona de pérdida.
    El error en la estimación de los resultados económicos y en las necesidades de financiación tiene su origen, en muchos casos, en un hecho tan elemental como considerar costes variables a aquellos que luego resultan fijos y que alejan el umbral de rentabilidad. La conclusión es que cuanto mayor sean los costes fijos en relación con los variables, mayor será el esfuerzo para alcanzar el umbral de rentabilidad o igualdad de margen de beneficio por unidad producida o vendida, y por consiguiente mayor será el riesgo en el que se incurra. Por otra parte, cuanto mayor sean los costes fijos, mas se aleja el umbral de rentabilidad, es decir momento en el que se han cubierto todos los costes y se inicia la generación de beneficios netos, por consiguiente el alejamiento del tiempo para alcanzar dicho punto incrementa el riesgo
    X
    Volver arriba