Si solo se tienen ingresos de trabajo, como norma general intentar ahorrar el 30% de los ingresos netos (después de impuestos). Hoy en día casi nadie llega a ahorrar este porcentaje pero si se llega o ya se tiene un importe que se quiere destinar al ahorro el proceso que yo seguiría para invertirlo es el siguiente.
 
Nivel 1. Colchón de seguridad
El primer paso debería de ser crear un colchón de liquidez por un importe de al menos 6 meses de nuestro nivel de gastos. Los imprevistos son imprevisibles pero también es cierto que suceden con total seguridad por lo que contar con este colchón es necesario para no tener que liquidar inversiones en cuanto tengamos algún imprevisto. Para importes inferiores a 12,000 euros y a pesar de sus muchos problemas yo lo dejaría en una cuenta corriente en el banco. Para importes de mas de 10-12,000 euros el coste relativo de invertirlo ya es menor y yo lo tendría en un fondo de mínimo riesgo (tipo Bestinver Renta) o en un fondo de renta fija corporativa de corto-medio plazo tipo el EUNS.
 
Nivel 2. Aumentar el colchón de seguridad.
Si ya hemos ahorrado lo suficiente para tener el colchón de seguridad de 6 meses de gastos mi preferencia sería construir otro colchón de ahorro por valor de hasta 2 años de gastos en fondos de renta fija corporativa a medio plazo de grado de inversión en Euros. La renta fija corporativa ha sido tradicionalmente mas arriesgada que la deuda soberana pero en el momento actual una inversión diversificada en empresas con calificación crediticia de Grado de Inversión es mucho menos arriesgada que invertir en bonos soberanos y a la vez nos dará algo mas de rentabilidad. Conviene escoger fondos de inversión indexados y no de gestión activa ya que los de gestión activa están invertidos en alto porcentaje en las peores empresas (con bonos de mayor rentabilidad) para intentar parecer que son fondos mas rentables.
 
Nivel 3. Inversiones financieras básicas
Si contamos ya con dos colchones de seguridad e ingresos estables, podemos empezar a hacer inversiones en fondos de renta fija de grado de inversión a medio y largo plazo y obtener rentabilidades que ya empezaran a ser similares a la inflación. Este colchón debería de ser de un tamaño aproximado de unos 3 años de gastos. El objetivo es que al acabar de construir este colchón ya tendremos acumulados 5.5 años de gastos en inversiones seguras y estables y desde esta posición financiera ya se puede empezar a invertir bien en activos con rendimientos superiores a la inflación.
 
Nivel 4. Inversiones a plazo mayor de 5 años.
Si llegamos a este nivel yo invertiría 5 años de gastos en una cartera con un porcentaje de 50% en fondos indexados de renta fija a largo plazo de la zona euro y 50% en renta variable global a través de 4-5 ETF’s de fondos indexados que den cobertura global (zona euro, Norteamérica, Asía y emergentes). Solamente en este colchón empezamos a introducir monedas diferentes a la local (Euro) ya que aunque a corto plazo el objetivo debe de ser no asumir riesgos de divisas, a plazos a partir de 5 años el objetivo debe de ser mantener o aumentar el poder adquisitivo y para ello conviene diversificar el riesgo divisa y no jugárnoslo todo a una única moneda.
 
Nivel 5. Inversiones a plazo mayor de 10 años.
Todo el capital que tengamos disponible para invertir llegados a este nivel yo lo invertiría en una cartera de 80% fondos indexados de renta variable global y 20% en fondos de renta fija global a largo plazo.
 
Errores a evitar:
 
Precio objetivo de todos los valores del Ibex 35 en Marzo
Después de los resultados, presentamos el precio objetivo a 12 meses del consenso de mercado de todas las acciones del Ibex 35 y su potencial en bolsa.
En los primeros escalones de la cadena mi percepción es que existe una tendencia a asumir mas riesgos de los recomendables. Es decir, a pesar de no tener un nivel de ahorro alto, ni de colchones de liquidez, la gente tiende a inversiones con unos riesgos superiores a los recomendables para su situación. Se pueden dar casos de inversores que están dispuestos a arriesgarlo todo ya que el capital acumulado no es tan alto.
 
En los escalones finales de la cadena, el error mas común suele ser el contrario. Patrimonios con unos niveles de ingresos altos y diversificados, e inversiones elevadas suelen tener unos perfiles de riesgo muy bajo. La justificación a este bajo nivel de riesgo asumido es que el objetivo es la preservación del capital acumulado. La argumentación implícita es que unas inversiones conservadoras (alto porcentaje de renta fija) que paguen unos cupones o dividendos estables en el tiempo son una buena inversión en el largo plazo. La realidad es que las buenas inversiones en el corto plazo (renta fija, etc.) no lo son para el largo plazo ya que su rentabilidad media anual siempre será inferior a la inflación. Para lograr preservar capital en el largo plazo hace falta asumir inversiones con volatilidad y riesgos que las hace inadecuadas en el corto plazo. Todavía no se ha inventado el producto financiero que de buenos resultados a corto y largo plazo, hay que elegir.
 
Otro error habitual en grandes patrimonios es confundir complejidad y/o exclusividad con buenas inversiones. Ni las inversiones en private equity, fondos creados en exclusiva para grandes patrimonios ni los hedge funds han logrado demostrar que son superiores a inversiones en renta variable bien estructuradas. Estas inversiones no son adecuadas para clientes no profesionales ni institucionales. El problema es que hay muchos gestores que intentan justificar comisiones mas elevadas de las necesarias ofreciendo este tipo de inversiones “exclusivas” en lugar de ganarse sus honorarios ofreciendo buenos rendimientos a través de productos mas adecuados.
 
Suele ser cierto, que para obtener rentas de trabajo, cuanto mas se trabaja mas se gana. Esta lógica se suele aplicar a las rentas del capital, con malos resultados. Una buena estructura de inversión no necesita de un alto mantenimiento, ni de rotación ni de cambios dinámicos para adaptarse a un mercado siempre cambiante. El mercado puede fluctuar con la locura colectiva del momento, pero suele ser un error intentar cambiar de estrategia con cada cambio del mercado.
 
Por último, mencionar algunos consejos personales para los que estén considerando la alternativa de la compra de inmuebles para los que sigan creyendo que los pisos nunca bajan y que son una inversión segura y rentable a largo plazo.
1. No asumir una hipoteca hasta no haber ahorrado al menos un 25% del importe de adquisición de la casa.
2. No asumir hipotecas por casas de un valor de adquisición superior a 3-5 veces el ingreso bruto anual de la unidad familiar.
3. Usar solo hipotecas a tipo fijo (no variable) con posibilidad de cancelación anticipada parcial o total sin penalizaciones abusivas. No dejarse llevar por los momentos del ciclo donde las hipotecas a tipo variable están muy por debajo de las de tipo fijo.
4. No usar ningún aval para la concesión de la hipoteca. Si el banco no se fía de la operación sin tener a un avalista, o la casa no vale lo que vas a pagar por ella o tu solidez financiera no aconseja que asumas esa hipoteca.
5. Si es posible, con cláusula de dacion en pago. El que el banco acepte esta cláusula es una buena señal de que la operación tiene sentido y un riesgo aceptable.
6. Por supuesto, no dejar que nos vendan un producto de especulación en tipos de interés y divisas mezclado con la hipoteca (hipotecas en divisas no locales).
Debido al gran optimismo de los españoles casi nadie sigue estos consejos y en consecuencia tenemos la tasa de morosidad hipotecaría y desahucios mas alta de Europa.
 

Trading Room 2021. Apuntate al mayor evento de Trading 

El próximo martes 16 de Marzo, Estrategias de Inversión organiza el Trading Room 2021 . Un evento único para los inversores más activos en bolsa. ¡No te lo puedes perder!

Suscribete al servicio Premium de análisis bursatil de Estrategias de inversión y ayudanos a seguir mejorando. Es hora de apoyar los servicios que utilizas habitualmente para tus inversiones.

Descúbrelo aquí