Los fondos de “rentas periódicas” han ganado gran popularidad en España en los últimos meses gracias a la manipulación del Banco de España que impide que haya competencia entre los bancos a la hora de ofrecer rentabilidad por depósitos bancarios.
 
Mientras el Banco de España siga usando su influencia directa e indirecta para impedir la competencia en el mercado de depósitos bancarios, muchos inversores buscan alternativas para seguir obteniendo algo de rentabilidad a sus ahorros y muchos están cayendo en la trampa de los Fondos de Rentas Periódicas.
 
Con cifras de marzo 2013, un 26% de los nuevos productos de inversión lanzados en España este año son de este tipo y varios de ellos ya se han colocado como los mas vendidos.
 
Principales características de estos productos que te comentan cuando te los venden:
·      La mayoría se comercializa con el sello de la CNMV de nivel de riesgo 1 (mínimo riesgo).
·      Prometen distribuir una rentabilidad mensual, trimestral o semestralmente.
·      La rentabilidad esta garantizada por la entidad emisora.
·      Prometen rentabilidades superiores a los depósitos bancarios.
 
Si esto fuera “la verdad y toda la verdad” sobre estos fondos, entonces serían una excelente, probablemente la mejor, alternativa a los depósitos bancarios como productos de liquidez y bajo riesgo. Desgraciadamente la realidad no es ésta. Sin embargo toda la información que dan al cliente es cierta, no mienten en ningún sitio. El problema no está en lo que dicen, sino en lo que no dicen...
 
Ver qué es lo que no dicen no es complicado, basta con ir a la web de la CNMV y ver el folleto registrado de emisión de cada fondo. En estos folletos no pueden mentir porque entonces sí que tendrían problemas y perderían juicios, pero la CNMV y los bancos han llegado a un acuerdo: Pondrán todo “lo malo” en estos folletos pero ni la CNMV ni los bancos harán publicidad de que estos folletos existen, no los distribuirán a sus clientes, no se los darán cuando les vendan los productos y no los incluirán en los folletos comerciales o publicidad del producto. Con esta estrategia consiguen que ningún inversor (no profesional) sepa que estos folletos existen y yo todavía no he conocido a ningún inversor no profesional que fuera consciente de su existencia antes de comprar un fondo en España.
 
Eso si, cuando te sientas engañado, pierdas tu dinero y vayas a juicio con el banco que te lo vendió, el abogado del banco le enseñara al juez el folleto de emisión, que efectivamente explicará por qué has perdido tu dinero y como el folleto es público, accesible y fue aprobado por la CNMV, pues culpa tuya por haberlo comprado...
 
Principales características de estos productos que no te comentan cuando te los venden:
·      El producto logra el sello de “nivel 1” de la CNMV porque está garantizado por una entidad financiera. La CNMV asume que ninguna entidad financiera española tiene problemas para financiarse, y que no existe ninguna probabilidad de que ninguna de ellas tenga problemas financieros. Usando esta premisa, aunque el producto sea tóxico, como el emisor está libre de todo riesgo, entonces el producto tampoco tiene ningún riesgo. Si esto fuera cierto no habría ningún problema; el problema es que no lo es, y si no que se lo digan a los inversores de Caja Madrid/Bankia, Liberbank, Caja de Ahorros del Mediterraneo, Catalunya Bank, Caja3, BMN y NovaCaixa Galicia. El sello de la CNMV no tiene ningún valor porque parte de una premisa falsa.
 
·      Más datos del nivel de riesgo “1” que sí que explica la CNMV: El nivel de riesgo “puede no constituir una indicación fiable del futuro perfil de riesgo del fondo. Además, no hay garantías de que la categoría indicada vaya a permanecer inalterable y puede variar a lo largo del tiempo”. Esto significa que cuando te venden el fondo, puede que éste tenga un nivel de riesgo bajo (medido con el criterio absurdo de la CNMV...) pero esto no significa que al día siguiente el nivel de riesgo del fondo no pueda cambiar y pasar a ser de alto riesgo. A día de hoy hay multitud de fondos registrados en la CNMV que ya no cumplen los criterios de riesgo y concentración de sus correspondientes folletos. La CNMV no sólo no da información pública de cuáles son, sino que se trata de una práctica tolerada (la CNMV ha prometido que en el año 2013 dejará de tolerarla, igual que prometió mano dura contra los emisores de preferentes...).
El futuro de la bolsa se llama 5G
El departamento de análisis y redacción de Estrategias de Inversión ha realizado un informe sobre el 5G, una tecnología que supondrá una revolución en toda regla y que será uno de los grandes cambios que nos afecten en los próximos años
 
·      Si intentas vender este producto antes del vencimiento puede que no lo puedas vender ni recuperar tu dinero. “Si usted reembolsa de manera voluntaria con anterioridad al vencimiento de la garantía, lo hará al valor liquidativo de mercado vigente en la fecha de reembolso y no se le garantizará importe alguno.” Lo que el texto no dice es que quizás ¡no exista ningún mercado donde se pueda vender el producto!, que es lo que les ha pasado a los que invirtieron en preferentes..
 
·      El que el producto esté garantizado, no significa que exista una garantía que garantiza que pase lo que pase te devolverán el dinero. La CNMV acepta explicar esto usando el siguiente texto:” A pesar de la existencia de una garantía, existen cláusulas que condicionan su efectividad, que pueden consultarse en el apartado "Garantía de rentabilidad" del folleto.” Obviamente, ningún inversor sabe esto ni le han enseñado el apartado donde se explica qué es esa “garantía”. En el mundo de inversión institucional, se dice que un producto está garantizado cuando hay una entidad independiente del emisor del producto, de máxima calidad crediticia, que garantiza el pago de la garantía le pase lo que le pase al emisor del producto. En España ni la CNMV ni el Banco de España obligan a usar esta definición y se permite el uso de garantías “internas”. Esto es un eufemismo técnico que significa que no existe ninguna garantía; es decir, el que te lo vende “promete” que te devolverá el dinero cuando el producto venza, pero no existe ninguna garantía real, sólo la promesa de hacerlo, si el emisor puede hacer frente a los pagos.
 
Pero lo peor del tema viene cuando nos damos cuenta de en qué se va a invertir de verdad nuestro dinero, que es lo que determina realmente el riesgo, rentabilidad e idoneidad de la inversión:
 
“deuda pública, liquidez, renta fija privada en euros con o sin garantía, depósitos-máx. 20%-, cedulas hipotecarias y titulizaciones de emisores OCDE. Duración media de cartera: similar al vencimiento de garantía. Las emisiones/entidades de depósitos tendrán mínimo media calidad (mín.BBB-). La deuda pública emitida/avalada por Estado Español/CCAA, tendrá la calificación del Reino de España /CCAA de cada momento. Rating anteriores referidos al momento de compra. La exposición máxima a riesgo de mercado por uso de derivados es el patrimonio neto. Se podrá invertir más del 35% en valores de un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España. Se podrá operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura, de inversión y de conseguir el objetivo de rentabilidad y no negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura, de inversión y de conseguir el objetivo concreto de rentabilidad.”
 
Si leemos entre líneas, lo que todo este párrafo dice es lo siguiente: “Podremos invertir en prácticamente cualquier producto de renta fija que estuviese calificado como grado de inversión en el momento de la compra, usar derivados para especular o no con hasta el 100% de la inversión y concentrar hasta el 100% de la inversión en un sólo producto”.
 
Afortunadamente, estos productos no han usado en exceso los productos derivados hasta ahora, se han limitado a comprar deuda de Comunidades Autónomas en dificultades y deuda pública Española, y restarle más o menos un punto porcentual a la rentabilidad. Esto es, compran deuda pública al 4 ó 5%, según el vencimiento del producto, le restan el 1% de rentabilidad (que se quedan ellos) y al cliente le “prometen” una rentabilidad del 3-4%.
 
¿Dónde esta el 'timo'?
Los bancos compran algo que puedes comprar tu mismo, directamente, a un precio y te lo revenden a ti más caro, quedándose ellos con la diferencia. Si de verdad quieres asumir el riesgo de un bono español o quieres ser patriótico y comprar bonos Patrióticos de una Comunidad Autónoma con problemas financieros, lo puedes comprar directamente y recibirás mas rentabilidad, tendrás mas liquidez y te evitarás muchos riesgos del intermediario que te vende el producto. Una cosa es cobrar por aportar valor añadido o por dar acceso a un producto financiero al que un inversor minorista no tendría, pero el comprar algo y revendenderlo más caro sin aportar nada, aprovechándose de que los inversores minoristas no saben lo que están comprando es un auténtico timo. En un mercado financiero donde la normativa obligara a tener total transparencia sobre productos financieros, este tipo de productos no existiría.
 
También existen otra clase de Fondos de Rentas Periódicas que invierten en activos de renta variable, en este caso la mayoría de las entidades que crean estos productos son extranjeras (JP Morgan, DWS, Fidelity, L.Mason). El truco que utilizan es el mismo, compran acciones o ETF’s de índices de acciones de alto dividendo que te podrías comprar tu mismo directamente en el mercado y los “revenden” mas caros, quedándose con la diferencia. Los emisores extranjeros están ligeramente mejor regulados y la mayoría no son entidades con riesgos bancarios (mayoría de gestoras de fondos de inversión no bancarias) por lo que las comisiones encubiertas y los riesgos añadidos siguen existiendo pero son menores que los de entidades bancarias españolas.
 
Conclusión
Los fondos de Rentas Periódicas no son más que inversiones en algún producto de inversión que ya cotiza en el mercado que una entidad compra y revende más caro a inversores que no se dan cuenta de lo que están comprando. Si está interesado en algún producto que le ofrecen, solicite el folleto de emisión que tienen que haber depositado en la CNMV, léase los riesgos y si le sigue interesando el producto, mire en qué bono o ETF invierte y cómpreselo usted mismo directamente. Obtendrá mayor rentabilidad con menores riesgos.
 
Una última advertencia, no se deje llevar por cifras de “rentabilidad anualizada” cuando le ofrezcan estos productos. Si un producto gana un 2% en un mes dado, puede publicar que su rentabilidad anualizada es “superior al 24%”. Las entidades escogen cada mes y trimestre los productos que mejor rentabilidad han dado recientemente y publican esa cifra de rentabilidad anualizada, que es como si asumieran que todos los meses o trimestres del año van a ser igual de buenos que el último. En la realidad esto raramente se cumple y al mes/trimestre siguiente estarán vendiéndole otro producto con otra “rentabilidad anualizada” fantástica.

Trading Room 2021. Apuntate al mayor evento de Trading 

El próximo martes 16 de Marzo, Estrategias de Inversión organiza el Trading Room 2021 . Un evento único para los inversores más activos en bolsa. ¡No te lo puedes perder!

Suscribete al servicio Premium de análisis bursatil de Estrategias de inversión y ayudanos a seguir mejorando. Es hora de apoyar los servicios que utilizas habitualmente para tus inversiones.

Descúbrelo aquí