La intensificación de la crisis financiera mundial que comenzó en agosto de 2007, y que tuvo como principal detonante la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers en septiembre de 2008, llevó a los gobiernos y autoridades monetarias a actuar con contundencia con el fin de evitar los efectos potenciales del colapso de los mercados financieros sobre la economía real