El punto de partida es que toda acción del precio tiene una reacción. Todo impulso que desarrolle el precio tendrá una reacción contraria que respetará una determinada proporción. Ahora es donde entra Fibonacci, la proporción con la que corregirá el precio el movimiento inicial tenderá a ser del 61,8 o 38,2%. El 61,8% se obtiene dividiendo el