Fernando Luque, editor jefe de Morningstar, identifica doce casuísticas que pueden afectar a su cartera de valores. Argumenta que la peor de todos estas variables es aquella que puede afectar a distintas compañías provocando un "efecto mucho más demoledor". 

Más allá de los riesgos asociados a la volatilidad, Morningstar recuerda que existe un "riesgo fundamental" que padece cualquier compañía y que alteraría "su valor intrínseco" en cualquier caso. 

"Con los recientes altibajos que han experimentado los mercados en estas últimas semanas muchos inversores han vivido en sus propias carnes lo que significa la palabra riesgo para sus carteras de inversión". De hecho, argumenta Luque aún teniendo una cartera "diversificada" cabe resaltar que su exposición a situaciones complicadas está "correlacionada", esto es, no debe estar pendiente de un riesgo concreto sino más bien del "impacto sobre varias posiciones al mismo tiempo y tener un efecto mucho más demoledor". 


Los 12 riesgos de cualquier cartera

Desde Morningstar identifican doce supuestos que podrían desestabilizar la más diversificada de las carteras:

1. El riesgo de ciclo de negocio

2. El riesgo de ciclo de la industria

3. El riesgo de disrupción tecnológica

4. El riesgo de competencia. Son muy pocas las compañías que están inmunes a la competencia. El grado de exposición a este factor de riesgo varía en función del sector o del subsector. No es lo mismo una utility que un retailer.

5. El riesgo regulatorio

6. El riesgo de tipos de interés. Es un riesgo al que están expuestas prácticamente todas las compañías. Eso sí, unas más que otras. En general las compañías defensivas o las inmobiliarias tienen, por ejemplo, un mayor riesgo de tipos de interés que las empresas cíclicas (ya que los tipos de interés suelen subir durante periodos de expansión económica).

7. El riesgo de mercados financieros

8. El riesgo de precios de materias primas

9. El riesgo de tipo de cambio

10. El riesgo de management

11. El riesgo de evento

12. El riesgo de valoración