A lo largo del verano podemos acercarnos a mínimos pero sin tocarlos, a la espera de que mejore la situación geopolítica. Si lo hace, volveremos al rango alto de los 10.800 a los 11.600.
Sesión calmada dentro del ligero pesimismo que domina el mercado, que hoy no bajará demasiado tras el cierre plano de EEUU. El momento más que delicado es esperanzador porque el mercado está intentando recuperar la normalidad. A lo largo del verano podemos acercarnos a mínimos pero sin tocarlos, a la espera de que mejore la situación geopolítica. Si lo hace, volveremos al rango alto de los 10.800 a los 11.600.