Gonzalo Rengifo apuesta por el gas natural como buena inversión en tiempos del barril de petróleo por encima de los 100 dólares y apunta hacia Rusia, el país con las mayores reservas.


“Rusia no sólo es petróleo", asegura Gonzalo Rengifo, director de Pictet Funds en Iberia y Latam, "es también el país con mayores reservas de gas natural del mundo. Rusia es un poco la despensa de commodities. Rusia, con precios del petróleo por encima de los 100 dólares el barril, se ha convertido en una especie de cobertura a los riesgos de inflación.”

Además, la catástrofe nipone ha abierto el debate sobre la energía nuclear por lo que "de alguna forma, el gas natural va a tomar mucha más relevancia, lo que significa oportunidades de inversión. El gas natural es una de las áreas más interesantes donde invertir”.

Aún así, queda mucho camino por recorrer porque las energías renovables no están ni mucho menos desarrolladas, "suponen un 12% del total del mix energético, que no deja de ser engañoso porque casi el 10% proviene de la madera y otro 3% de las eólicas.” Es el caso de la energía solar, muy subvencionada en nuestro país, pero para la que según Rengifo "no se puede mantener este nivel de subvenciones. Estas compañías han sufrido mucho en cotizaciones y entendemos que es un momento para estar en inversión". 
 
Gonzalo Rengifo asegura que "el mix energético que tenemos en la mayoría de los países desarrollados no es eficiente”. El hecho de haber conflictos en países proveedores tanto de gas natural como de petróleo supone una desestabilización para Europa. Ahora mismo la discusión que hay en el mercado es qué cantidad de reservas tienen los países". De momento, muchos gobiernos ya han aprobado planes de implementación de estas energías, es el caso de Europa, EEUU y China "donde las inversiones son muy importantes, el famoso 20-20, es decir, en el año 2020 el 20% de la energía debe proceder de las renovables. El inversor debe aprovechar esta transición energética."

Fondo Clean Energy
“El fondo Pictet Clean Energy tiene una distribución del 45% en Estados Unidos, otro 45% en Europa, y el resto en países emergentes. En cuanto a energías, está dividido en aquellas energías con un nivel bajo de emisión de CO2, otros que son libres de emisión de CO2, como la energía solar y la eólica, y un tercer apartado que es el de eficiencia energética”, asegura Rengifo.

Y no se trata de un fondo de inversión modesto dado que "tiene una capitalización media de 4.000 millones de dólares, con grandes compañías. Es un universo de inversión suficientemente líquido como para poder acceder ahora a esta transición energética."

"La parte que mejor vemos ahora para el inversor en la parte de eficiencia energética. Es el caso de las baterías de litio que se han reducido tanto su tamaño como su coste; otro tema, son los medidores de consumo energético por los que Estados Unidos ha apostado de cara a los próximos años. Y encontramos también el tema de la iluminación, que está dejando de ser tecnología incandescente para convertirse en los denominados diodos", concluye.