En el primer caso los economistas y analistas financieros establecen precios objetivos a los activos financieros a una fecha determinada o pronosticando la evolución de una determinada variable económica. En el segundo caso, se suele construir una cartera “base” para un perfil de riesgo “medio” que se encuentre acorde con el escenario más probable planteado en las perspectivas.

Nuestro problema