Superamos el mini-techo del lateral que habíamos tenido en los últimos días y nos dirigimos a la directriz corta, es cierto que no llegamos a tocarla, pero parece que la intención esta ahí y a pesar que a última hora se vino abajo, hoy podríamos intentar “probar” su fortaleza. A demás es muy probable que coincida con el soporte formado en agosto, ahora podría actuar de resistencia. Por tanto, como se puede ver en la gráfica estamos completamente “encajonados” entre la directriz larga y corta. Nos queda por ver cuál de las dos es la que resiste las “envestidas” del precio. Si rompemos arriba iríamos de nuevo al origen del último tramo corto. Por el contrario si lo hacemos por abajo, regresaríamos a la zona de fibo-62.
GRÁFICO DE SITUACIÓN (DIMENSIÓN DIARIA)