Grifols
Tras haber suspendido el pago de dividendo durante dos años (2011 y 2012), Grifols retomó el año pasado la remuneración a sus inversores con cargo a las cuentas de 2013. Con un pago único anual en junio de 0,20 euros, la compañía de hemoderivados volvía a atraer a los amantes de las rentas. Sin embargo, la rentabilidad de este importe es la menor del Ibex 35. Tan sólo un 0,52%, aunque la razón, más que en el monto del dividendo, está en el precio de la acción. De hecho, esta misma semana Grifols marcaba nuevos máximos históricos en 39,19 euros. Técnicamente la canalización del movimiento alcista es perfecta y las subidas se han producido sin parar desde julio de 2010, cuando hizo suelo en los 7 euros. Desde entonces acumula una revalorización del 457%, y sólo en lo que llevamos de año suma más de un 10%.

Recordemos que la compañía catalana se vio abocada a la suspensión de dividendo para destinar el beneficio a realizar inversiones (especialmente para costear la compra de Talecris) y reducir la deuda. Sin embargo, Grifols pretende recompensar por aquella sequía a sus accionistas, no sólo recuperando su dividendo, sino también aumentando al 40% el payout de 2014 ahora que ha aminorado su agujero (deuda de 43.920 millones) y ha dado por concluida la compra de Talecris. La directiva así lo ha prometido, a pesar de que se muestra muy activa en su expansión internacional y en los últimos meses ha realizado varias adquisiciones: compró en noviembre la división de diagnósticos del suizo Novartis por 1.240 millones de euros y también un 21,3% de la empresa biotecnológica TiGenix por 12 millones de euros. (Ver: Seguimos confiando en Grifols)


Banco Popular
Banco Popular es la segunda compañía del Ibex 35 que ofrece una rentabilidad por dividendo menos atractiva, apenas del 0,76%. No obstante, los inversores amantes de las rentas puedan darse con un canto en los dientes, pues al menos éste año ha recuperado la remuneración. En concreto, Popular repartirá 0,04 euros por título antes de que acabe marzo con cargo a los resultados del ejercicio pasado. Recordemos que, tras suspender los anteriores tests de stress el banco decidió cancelar su dividendo para retener caja, fortalecer su capital y evitar la entrada del Estado. El último dividendo que pagó fue allá por junio de 2012, cuando entregó el doble que ahora, 0,08 euros por acción.

Banco Popular se vuelve a permitir el lujo de remunerar a sus inversores ahora que ha vuelto a los números negros (salió de pérdidas en 2013 con un beneficio neto de 325 millones en 2013 frente a las pérdidas de más de 2.400 millones de 2012). Sin embargo, para evitar mayores salidas de efectivo, la entidad ofrecerá cobrar el dividendo en líquido o en acciones –scrip dividend-. Recordemos que en el último dividendo que repartió Popular la mayor parte de los accionistas optaron por recibir títulos (1.309.781,18 acciones, correspondiente al 98,70% del capital, optaron por el scrip dividend) y, si se repitiera esta tendencia, Popular retendría caja –que aún lo necesita-, pero diluiría aún más a los accionistas (desde el inicio de la crisis hasta diciembre de 2013, Popular había incrementado el número de acciones diluidas un 736%). (Ver: Banco Popular, ¿aprobará los tests de stress a costa de diluir al accionista?)


ArcelorMittal
ArcelorMittal ya ha confirmado que la retribución de este año se repartirá el próximo 15 de julio y consistirá en 0,20 dólares por cada título o, lo que es lo mismo 0,2734 euros. A día de hoy, ese monto equivale a una rentabilidad del entorno del 1%. Esta cuantía es superior a los 0,1875 dólares abonados en los últimos cuatro ejercicios, y eso que ArcelorMittal no está como para dejar salir más caja, puesto que lleva varios ejercicios cerrando en pérdidas. De hecho, según los resultados del 2013 presentados recientemente, la siderúrgica cerró con una pérdida de 2.545 millones de dólares (1.873 millones de euros), rebajando un 24% sus números rojos respecto al ejercicio anterior. No obstante, la reducción de las pérdidas vino por la parte del ahorro de costes por valor de 1.100 millones (809,6 millones de euros) no por un crecimiento de los beneficios empresariales. (Ver: Estrategia sobre ArcelorMittal)


Bankinter
Pocas cosas hay que objetar a Bankinter, pero una es el dividendo. Actualmente, la entidad reparte una retribución anual de 0,08 euros (con dos pagos, en julio y octubre), lo que redunda en una escasa rentabilidad del 1,43%, de las menores del Ibex. No obstante, hay que tener en cuenta que la rentabilidad por dividendo depende de dos variables: el monto de la retribución y el precio del título y, en este caso, la subida vertiginosa de la acción (un 146% en 2013 y un 20% este año) se come la rentabilidad hasta dejarla en niveles nimios. No obstante, Bankinter aumentará el dividendo que reparta este año con respecto al anterior, pues conserva su política de destinar el 50% del payout a retribuciones.
Para vanagloria de aquellos amantes del dividendo en efectivo, Bankinter es la única entidad bancaria que retribuye completamente en líquido (sólo un año hizo uso del scrip dividend) y, según su presidenta, Maria Dolores Dancausa “mantendremos esta política, a menos que el Banco de España imponga la limitación del 25% al payout destinado a dividendos en efectivo”. (Ver: ¿Cómo cobraron el dividendo los presidentes de Santander, BBVA, Bankinter, Popular y Caixabank?)