Cuando Javier Romero, profesor del Instituto BME y fundador de Optimotrade, afirma que los fundamentales “siguen teniendo importancia” más allá del aspecto técnico se refiere a lo siguiente: Facebook presentó a cierre del primer trimestre de este año unos resultados por debajo de las expectativas del mercado. Un BPA de 12 centavos frente a los 0,13 dólares esperados, y con un beneficio neto de 219 millones de dólares frente a los 205 correspondientes al mismo periodo del año anterior. Su cotización sufre un desplome cercano al 30% a un año de su salto a Wall Street.

En el otro extremo se encuentra Linkedin, red social de profesionales que dice haber llegado a su “popularidad” en medio “de la Gran Recesión ayudando a profesionales a encontrar trabajo”. Tras 10 años de historia, sus resultados del primer trimestre del año arrojaron un crecimiento del 200% en su beneficio respecto del año anterior. Sus acciones acumulan una revalorización del 84% respecto a su salida al mercado hace, eso sí, dos años. “Contrasta con el débil beneficio presentado por Facebook”, recogía esos días la prensa salmón estadounidense.


Publicidad, ¿pesa demasiado en el balance?
Cuando el pasado 17 de mayo saltó al tecnológico Nasdaq Facebook el mundo se paró para contemplar a su CEO, Marck Zuckerberg, -que, por cierto, ha cumplido esta semana 29 años- tocar la campana desde la sede de la compañía en Palo Alto, en Silicon Valley.

Saltó al parquet en medio de incesantes críticas a su valor. La idea de que se había sobrevalorado una compañía que basa sus ingresos sólo en la publicidad estaba muy extendida entre los expertos. Patricia de Arriaga, de Pictet Funds, aseguraba hace un año que “la penetración de móviles todavía alcanza al 68%, la publicidad online, tan sólo al 12,3%” dentro de la población a nivel mundial con lo que existía recorrido. Pues bien, de los 1.458 millones de dólares de ingresos, 1.245 millones provienen de la publicidad. De ellos, 375 millones de dólares se originan en la publicidad insertada en dispositivos móviles, su nuevo nicho de negocio en constante crecimiento.


Facebook home
Es el gran fracaso de Facebook, aunque algunos expertos apuntan a que las cosas no son tan malas como las pintan. “Facebook home tan sólo está disponible en una cantidad limitada de dispositivos” que alcanzan a las firmas de HTC y Samsung. Sin haber alcanzado el millón de descargas, una de las sombras de esta aplicación se observa en un simple dato: tan sólo el Samsung 3 cuenta con 50 millones de usuarios en todo el mundo. Suficiente mercado para una acogida tan pobre.

Desde su salida al mercado el pasado 12 de abril se colocó entre las 100 aplicaciones más descargadas durante los diez primeros días en países como Noruega, Singapur, Canadá, Dinamarca, Australia, Hong Kong, Hungría y el Reino Unido. Después, llegó el más absoluto ostracismo. Y en España, claro está, ni rastro teniendo en cuenta que no se encuentra disponible en todos los países.

Siendo bastante optimistas, desde The Montley Fool, los expertos recomienda a Zuckerberg que “aprenda de la experiencia” y más considerando que Facebook Home no supuso un gran desembolso de dinero para la compañía, ni muchísimo menos. “Fue una pequeña apuesta”, afirman.


Cotización
Si consideramos que Linkedin suma una revalorización del 320% desde su salida a bolsa, la comparativa es odiosa. La red social estadounidense se ha dejado por el camino un 29% de su valor desde la OPV. Zynga, compañía de juegos, retrocede un 65%, mientras que Groupon, empresa de compras online, se ha desplomado otro 75%. Ocho de cada diez usuarios de Facebook se conecta para jugar a los interactivos de Zynga.

Pero si comparamos por el otro lado, Ren Ren, red social china que saltó al mercado también en mayo del año pasado en Wall Street, se ha desinflado un 80% desde entonces.

En el origen de estas cifras en rojo pueden encontrarse desde unas expectativas infladas, a la decepción del mercado o a unos fundamentales escasos y basados demasiado en terreno publicitario. La situación de dominio absoluto sobre las redes sociales ha cambiado para Facebook en el último año. En Estados Unidos hay más personas que se conectan directamente a Facebook en lugar de a Google, pero cada vez lo hacen menos a tenor de los seis millones menos de visitas que Facebook registró diariamente el pasado mes

David Marín, live trade manager de Formacióntrading.com, no ve ninguna señal clara para entrar en el valor, aunque consideraría “tener en cuenta la zona de los 29 dólares”. La tendencia alcista se retomaría si el valor recupera los 37,40 dólares por acción.

COTIZACIÓN FACEBOOK & NASDAQ COMPOSITE (FUENTE: BLOOMBERG)