N+1 y el grupo financiero suizo SYZ & CO han firmado hoy una alianza estratégica para desarrollar la actividad de gestión financiera especializada en el mercado español. El acuerdo supondrá el refuerzo de la actividad del grupo español en la gestión discrecional y el asesoramiento a SICAVs y carteras, la gestión de fondos de inversión y de fondos de fondos, y la gestión de fondos y carteras de hedge funds.
 La operación, que está sujeta a la aprobación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se materializará mediante la toma de un 50% del capital de la gestora de IICs del Grupo N+1 por parte de SYZ & CO. La sociedad, que pasará a denominarse N+1 SYZ Gestión, iniciará esta joint venture con 245 millones de euros en activos bajo gestión, veinte SICAVs y carteras gestionadas y/o asesoradas, dos fondos de inversión, y contratos
de asesoramiento a dos instituciones en inversión en hedge funds.

Para Santiago Eguidazu, presidente de N+1, “la alianza con SYZ refuerza la capacidad de N+1 de ofrecer a sus clientes una gestión financiera especializada; este acuerdo estratégico nos permitirá apoyarnos en un gran equipo de gestores, con una fuerte capacidad de análisis internacional y una amplia oferta de estrategias de inversión”.

Por su parte, Alfredo Piacentini, socio fundador de SYZ & CO estima que con este acuerdo “SYZ ha encontrado en el Grupo N+1 el socio apropiado para llevar a cabo su expansión en España. Gracias a la unión de dos culturas similares y de experiencias complementarias, N+1 SYZ Gestión será capaz de generar una oferta global moderna y
dinámica, estando en condiciones de satisfacer las exigencias de una clientela especialmente sofisticada en búsqueda de una gestión de alto valor añadido”.

A través de esta asociación se combinan el profundo conocimiento del mercado español que tiene N+1 con la experiencia y las capacidades estratégicas de SYZ & CO en la gestión de activos financieros. Y todo ello sobre una base común de valores especialmente importantes en la situación actual: especialización, independencia, proximidad al cliente y orientación a resultados.

Supone, asimismo, anticipar una respuesta a un entorno de mercado cambiante, caracterizado por una vuelta a los gestores independientes especializados, con estrategias de nicho, y orientados al cliente y no al producto; un entorno en el cual las instituciones financieras tenderán a la externalización de las actividades de gestión de activos en especialistas y evolucionarán hacia modelos de negocio de costes variables.