Las empresas que vendan mercancías de valor reducido procedentes de ultramar a consumidores de Australia deberán inscribirse en el registro para el impuesto sobre bienes y servicios (GST). El GST se aplicará a dichas ventas a partir del 1 de julio de 2018. El GST es como un impuesto de venta o IVA.

Esta nueva medida fiscal garantiza que los productos de valor reducido adquiridos por los consumidores en Australia recibirán el mismo tratamiento fiscal, independientemente del lugar en el que se adquieran.

La oficina tributaria australiana (ATO) ha establecido un sistema de registro rápido para los negocios afectados, entre los que se incluyen comerciantes, mercados en línea y redistribuidores de mercancía. Las empresas dispondrán hasta el 1 de julio de 2018 para registrarse y prepararse para el cobro del GST en los productos con un valor igual o inferior a 1.000 AUD.

"El comunicado en el idioma original, es la versión oficial y autorizada del mismo. La traducción es solamente un medio de ayuda y deberá ser comparada con el texto en idioma original, que es la única versión del texto que tendrá validez legal".

- Business Wire