CorFlow Therapeutics AG (www.corflow-therapeutics.ch) ha anunciado que la empresa ha completado el segundo cierre de su ronda de financiación Seed+. Hasta la fecha y desde la creación de CorFlow en 2016, la empresa ha recaudado un total de 9,7 millones de dólares estadounidenses (9,4 millones de francos suizos) en financiación inicial. Las rondas iniciales han sido financiadas por inversores en dispositivos médicos privados experimentados que, en las últimas décadas, han apoyado varias tecnologías revolucionarias de cardiología intervencionista. Los hitos que se alcanzarán en los próximos meses serán la base para elevar la ronda A en 2019, que garantizará las actividades de I+D, clínicas y normativas de la empresa.

Los beneficios de la ronda inicial financiarán el primer ensayo clínico en humanos MOCA I (OMV con evaluación del sistema CoFITM) en Europa. El ensayo MOCA I es un estudio de viabilidad y seguridad del sistema CorFlow Controlled Flow Infusion (CoFITM) de reciente desarrollo por CorFlow, que se estudiará en 40 pacientes con infarto cardíaco grave. Las presentaciones médicas para el ensayo MOCA I están en curso en la actualidad en seis centros cardiovasculares líderes en Suiza, Reino Unido, Bélgica y Alemania.

Además de los aspectos de seguridad y viabilidad de la tecnología CorFlow, el ensayo MOCA I medirá el grado de obstrucción microvascular (OMV) utilizando el concepto de resistencia microvascular dinámica (dMVRTM) propio de CorFlow y comparará estos valores dMVR periprocesales al proceso posterior de imagen por resonancia magnética (RM) mejorada. Además, el estudio MOCA I investigará los efectos del tratamiento de perfusión de bajo flujo CoFITM de agentes terapéuticos previamente aprobados para reducir la OMV en pacientes con infartos cardíacos agudos.

Se ha demostrado en varios estudios clínicos que la OMV es un indicador independiente de la insuficiencia cardíaca y la muerte. La insuficiencia cardíaca contribuye de forma notable al aumento de los gastos sanitarios en el mundo. La tecnología de CorFlow permite la detección y el tratamiento de la OMV mientras que los pacientes con el ataque al corazón todavía están en el laboratorio de catéteres, inmediatamente después de la reapertura de las arterias epicárdiacas más grandes con un stent. CorFlow es la única compañía que ofrece una tecnología combinada de diagnóstico y terapia para abordar esta gran necesidad médica no satisfecha. Alrededor del 50 % de todos los pacientes con ataque cardíaco agudo desarrollan OMV, lo que supone unos 200.000 pacientes anualmente.

Jon H. Hoem, CEO y cofundador de CorFlow, ha comentado: "El equipo de CorFlow está muy agradecido por el continuo y sustancial apoyo que nos están dando nuestros inversores privados. Estamos encantados de ver el creciente interés por la disfunción microvascular y creemos que las soluciones de CorFlow ofrecen nuevas formas de tratamiento a los pacientes con lesiones microvasculares. Esto ocurre en un momento en el que la mejoría de los resultados para los pacientes con ataques cardíacos agudos se ha estancado en todo el mundo y esperamos que una optimización de la función microvascular pueda contribuir a mejorar los resultados para estos pacientes", añade Hoem.

CorFlow sigue compartiendo los datos no clínicos con líderes de opinión destacados del sector de cardiología intervencional en Europa, Estados Unidos y Japón. La empresa ha presentado estos datos en 2018 en congresos de cardiología líderes como el American College of Cardiology (ACC), EuroPCR, European Society of Cardiology (ESC) y también lo hará en el próximo congreso Transcatheter Cardiovascular Therapeutics (TCT) en San Diego.

"El comunicado en el idioma original, es la versión oficial y autorizada del mismo. La traducción es solamente un medio de ayuda y deberá ser comparada con el texto en idioma original, que es la única versión del texto que tendrá validez legal".