Oliver Wyman es una consultora internacional de reconocido prestigio que recientemente ha sido contratada por el Banco de España para realizar unas estimaciones sobre las necesidades de capital de la banca española. El loable objetivo que el Banco de España persigue es despejar las dudas sobre la contabilidad de los bancos, algo que este informe no va a lograr despejar. Manipulando la información no se logra confianza, la confianza se logra cuando se deja de mentir, se asumen los errores pasados y se enfrenta la realidad.


El informe de Oliver Wyman empieza bien. En las tres primeras páginas deja bien claro que no se trata de un informe independiente, que ellos no han comprobado ninguna valoración y que los datos, métodos y cálculos utilizados han sido los que les ha dictado el Banco de España. Estas tres primeras páginas ya dejan claro que el informe no tiene ningún valor y obviamente ningún inversor va a confiar más en España tras leérselo. Al contrario, es otro “stress-test” más, y ya van tres, en los que se intenta maquillar la situación real. Si este informe produce algún efecto es el de desprestigiar aún más al Banco de España. Tras las tres primeras páginas, Oliver Wyman se sumerge en los detalles del informe,  un mundo ficticio donde todo es posible y hasta las premisas económicas mas absurdas tienen cabida.

RESUMEN DE LAS TRES PRIMERAS PAGINAS


La información que ha usado Oliver Wyman en estos “stress Test”  no ha sido validada de forma independiente, verificada o confirmada por Oliver Wyman. Oliver Wymanúnicamente ha usado la información que le han dado y hecho los cálculos que le han dicho que haga. Oliver Wyman no se responsabiliza de la información utilizada en estos cálculos, el hecho de que la utilice no implica ninguna garantía de que sea cierta, fiable, precisa o completa.

Todos los cálculos hechos con estos datos que se le han dado a Oliver Wyman han sido hechos utilizando métodos y formulas de cálculo que se le han dado a Oliver Wyman desde el Banco de España, que ha especificado en todo momento los métodos de cálculo a utilizar. Oliver Wyman no hace ninguna representación de que estos métodos o fórmulas sean los adecuados y no se responsabiliza del resultado de los mismos.

Las opiniones del informe son estimaciones o proyecciones basadas en datos que ha facilitado el Banco de España y que se han calculado usando los métodos y estimaciones que ha especificado el Banco de España.

Los cálculos de pérdidas futuras sólo tiene en cuenta la cartera de préstamos concedida en España. Sin embargo, sí que se incluyen estimaciones de beneficios por los activos que los bancos tienen fuera de España. (Pérdidas, sólo las de España, beneficios, se incluye todo).

Se excluyen de los cálculos las pérdidas que se vayan a generar por las inversiones en empresas participadas de los bancos, participaciones en empresas cotizadas, inversiones en bonos soberanos griegos, irlandeses, portugueses y de cualquier otro país.

Para el cálculo de las pérdidas, Oliver Wyman no hace su propia estimación de variables macroeconómicas (caída del PIB, tasa de desempleo, niveles de tipos de interés), por contrato, OW usa la que le da el Banco de España que incorpora unas expectativas mucho mas optimistas que las de cualquier otra entidad (a excepción de las del Gobierno de España).

Los resultados publicados no han sido los de los primeros cálculos del análisis. Los resultados hechos públicos han sido “consensuados” a partir de los resultados iniciales entre las entidades que pagaron por el trabajo (Banco de España y Ministerio de Economía).

Todo esto aparece ya en las tres primeras páginas del informe (puede ver el documento original al final del artículo). Básicamente, el Banco de España le ha dado a OW la información que debe utilizar y le ha dicho qué cálculos debe de hacer con esa información, qué datos incluir, cuáles excluir y qué métodos y previsiones económicas debe de usar. Cualquier parecido entre este informe y una estimación independiente de las necesidades de capital de la banca española es pura coincidencia.

AVISO AL LECTOR

Para los no profesionales, les recomiendo que dejen de leer este artículo aquí, ya saben que este informe no sirve de nada y es mera propagando dirigida y pagada por el regulador financiero que ha permitido los excesos que han llevado a que el estado español haya ya nacionalizado casi la mitad del sector bancario español.

Para los que quieran seguir leyendo, les aviso que se adentran en el resumen de los detalles del informe, un mundo ficticio, creado siguiendo las indicaciones del Banco de España y el Ministerio de Economía, donde las leyes de la economía ya no se aplican y todo es posible...

Este mundo ficticio sólo se entiende si sabemos quién es Oliver Wyman, una consultora del sector financiero que hace lo que le dicen sus clientes. El que paga, manda. Quizás les suene el nombre de Anglo Irish Bank, el banco que en el año 2006 fue nombrado como el “Mejor Banco del Mundo” por Oliver Wyman. Quizás les suene el nombre de este banco porque fue nacionalizado poco después por el gobierno irlandés tras entrar en quiebra y se le tuvo que hacer una inyección de capital de 25.000mn de Euros.

Y AHORA, ENTRAMOS EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS DE OLIVER WYMAN...

Las “pérdidas” que calcula el informe sólo incluyen posibles pérdidas por la cartera de préstamos que ya tienen los bancos. Sin embargo, a la hora de calcular los futuros ingresos, sí que se estima que el banco continúe dando créditos rentables los próximos años. Eso sí, estos “nuevos” créditos rentables no tienen ninguna morosidad y ninguno causa pérdidas significativas. Es como si a partir de ahora los bancos vayan a vivir en un mundo perfecto donde ya no hay pérdidas ni impagos.

Este “nuevo mundo” no es sólo perfecto porque ya no hay pérdidas en los nuevos créditos, también se convierte en un mundo perfecto para todos los créditos ya concedidos a partir de finales del 2014. Es decir, a partir del año 2014 ningún banco tendrá ya más pérdidas por los créditos concedidos en su cartera. Por supuesto, a partir del 2014 el PIB de España vuelve a crecer, el paro baja, los precios de las casas están casi a punto de subir (-1.5%) y los precios del suelo suben ¡un 5%!

Incluso en este “nuevo mundo” donde ya nadie impaga, usando sin comprobar la información y métodos que dicta el Banco de España, los números todavía no eran los que había prometido el Ministerio de Economía (necesidades de capital de menos de 60.000mn) así que alguien (todavía no se si fue Oliver Wyman, el Banco de España o quien) se ha inventado otro método para reducir las necesidades de capital. Este “método” consiste en asumir que cuanto peor sea el escenario económico analizado, más deuda van a poder vender los bancos. Como el capital que se necesita es función de la deuda que tienen los bancos, a menor deuda menores necesidades de capital... Nadie explica en el informe cómo es posible que los bancos consigan vender deuda, no ya en el escenario actual (el BCE está ya  inyectando algo mas de 400.000mn de Euros a los bancos españoles porque nadie le compra su deuda), sino ya el último rizo que es asumir que los bancos pueden vender más deuda cuanto peor estén las cosas! Con este truco, que funciona en papel porque el papel lo aguanta todo, los bancos consiguen reducir sus necesidades de capital en 22.000mn en el escenario “base” y en unos increíbles 73.000mn en el escenario denominado “adverso”. A este truco Oliver Wyman le llama “capital buffer” que es algo así como “de aquí me saco lo que me hace falta para cuadrar los números”.  Este truco explica que varias entidades tengan más exceso de capital en el peor escenario que en el mejor, algo que obviamente en el mundo real no se produciría.

Cuando dos bancos se fusionan, suelen hacer proyecciones de las sinergias que se van a generar, reducciones de costes, nuevos ingresos... Estas previsiones se publican el primer año, y para el segundo año ya nadie pregunta por ellas, los gestores tampoco hablan de ellas porque nunca se cumplen. Sin  embargo, este “informe” de OW, incluye los beneficios y sinergias esperadas de fusiones que incluso todavía no se han anunciado. Quizás en el mundo de Oliver Wyman sí que se hayan anunciado ya.

Se supone que el informe da una estimación de las necesidades de capital que tiene el sistema financiero, pero, sin embargo, se le restan a estas necesidades los contratos de absorción de pérdidas que tienen varias entidades con el gobierno, mediante las cuales el gobierno se va a hacer cargo de pérdidas futuras en varias entidades (UNNIM, Liberbank y la CAM). Es como decir que como el Estado se va a hacer cargo de esas pérdidas, pues que ya no existen. Esto ni es cierto, ni es correcto, pero aun así se ha hecho en el calculo de las cifras de necesidades de capital.

Otro truco utilizado para que los números cuadraran con las expectativas ha sido el cambiar el ratio requerido de capital en cada escenario. En el escenario “base” se calculan las necesidades para que los bancos mantengan un ratio de capital del 9%, que es el mínimo necesario para poder operar sin que haya dudas de solvencia en cualquier entidad. Sin embargo, cuando se calculan las necesidades en el escenario adverso, se cambia el ratio de capital y se rebaja hasta el 6%. Es decir, se permite (para efectos del cálculo) que los bancos tengan menos capital, justo cuando más lo necesitan, algo completamente absurdo en el mundo real. El Banco de España gano prestigio hace años al exigir a los bancos unas provisiones llamadas “anticíclicas”, cuando las cosas van bien les obligaba a tener mas reservas para que cuando el ciclo cambiase, pudieran tener mas capital. Esto tiene todo el sentido y fue una medida aislada, pero acertada. Sin embargo cuando llega el momento de hacer “propaganda” el Banco de España hace todo lo contrario y calcula las necesidades de capital usando un ratio menor, precisamente cuando más se necesitaría que los bancos tengan más capital.

El informe, y los datos de pérdidas asumen que el 100% de los terrenos y solares que tienen los bancos hoy en sus balances se han vendido para el 2014, y que se han vendido a los precios que le ha marcado el Banco de España a Oliver Wyman. Estoy seguro que todos los bancos firmarían hoy mismo si alguien les ofrece comprar a esos precios, pero hay que separar la ficción de la realidad. La realidad es que los bancos han vendido 110.000 propiedades en los últimos dos años, por lo que asumir que van a lograr vender cerca de 800.000 en los próximos dos, y a precios por encima de mercado, sólo ocurre en el mundo de Oliver Wyman y el país de las maravillas.

En España, a pesar de que hemos vivido la burbuja inmobiliaria más grande de los todos los países desarrollados, incluyendo las burbujas inmobiliarias de Irlanda o EEUU, los precios siguen sin apenas caer. Esto sólo es posible, en este mundo de las maravillas por que el BCE y el gobierno siguen subvencionando y financiado a los bancos y el Banco de España acomodando la normativa contable para que los bancos no tengan que vender los activos. Pues bien, en este informe de Oliver Wyman, se asume que las casas, terrenos y demás cartera inmobiliaria caerán como mucho, y en el peor de los dos escenarios, lo que han caído hasta ahora. Este es casi el mundo de las maravillas donde “las casas, si acaso, dejarán de subir pero caer, no caerán”.

El informe asume que la fuga de depósitos continuará, pero luego pasa a asumir que los bancos van a poder reemplazar todos esos depósitos de clientes perdidos financiándose en el mercado institucional. Sí, ese mercado que ya les ha cerrado las puertas pero que en el país de las maravillas sigue abierto y además para financiar a los bancos todo el volumen que necesiten.

En el lado de estimar los beneficios, Oliver Wyman ha usado las estimaciones de beneficios que ha dado cada entidad. Pero aquí ha llegado la Unión Europea y vistos los “beneficios” que prometían la entidades (deberían de ser de una escala que incluso se salía del país de las maravillas) ha decidido imponer algunos límites al país de las maravillas:

1-    No se puede asumir que los márgenes de intermediación van a subir.
2-    No se puede asumir que los ahorros de costes por restructuraciones van a ser superiores a los que se han conseguido en el pasado.
3-    El resultado de operaciones financieras no podrá ser más alto que la media del obtenido en los últimos tres años. Estos resultados son lo que obtiene el banco especulando en los mercados financieros o recomprando bonos emitidos por el mismo a precios por debajo del de emisión. Los bancos deben de estar esperando recomprar sus bonos a precios todavía más baratos...
4-    Los beneficios anuales de las inversiones en bonos/renta fija (incluyendo inversiones en bonos de Grecia, Irlanda y demás) durante los próximos tres años  no podrán ser superiores a las que ellos mismos esperan obtener para el 2012. Esto es como poner un examen  y dar las respuestas a la vez (¡).
5-    El escenario de stress no se aplica a las operaciones internacionales de los bancos (fundamental para el Santander y el BBVA). Aquí Oliver Wyman usa directamente la cifra que estos bancos esperan ganar los próximos años, pero le asume un descuento del 30%. ¿Será este 30% el porcentaje por el que Oliver Wyman estima que los bancos están exagerando sus previsiones?
6-    Se ha tenido que limitar el tamaño del mercado al 100% del mercado, y no más. Al parecer las entidades asumían que iban a aumentar cuota de mercado con lo que la suma de todas las cuotas de mercado “esperadas” era superior al 100% del mercado. Aquí la Unión Europa ha tenido una inspiración de cordura.

Mientras en el mundo real estos bancos están registrando pérdidas millonarias en su mayoría y eliminando dividendos, en el país de las maravillas de Oliver Wyman estos bancos van a generar unos beneficios de 75.000mn de Euros en los próximos dos años. En el escenario “adverso” ¡todavía generarían 61.000mn de euros! Con este mundo maravilloso, no me extraña que los bancos se resistan a cubrir sus pérdidas, como toda otra empresa legal en España. Si te da dinero el estado, ¿para qué hacer sufrir a tus accionistas e inversores? En el escenario adverso, el truco del “capital buffer”, ése mediante el cual se asume que los bancos venderán toda la deuda que les haga falta, es responsable de reducir el capital necesario en 73.000mn de Euros. Vamos, que ni con los trucos mencionados antes era suficiente y para que las necesidades del sistema en el “informe independiente” no pasaran de los prometidos 60.000mn hacen falta otros 73.000mn que se sacan de la chistera. 

Ya volviendo al mundo real, el informe sí que aporta algunas informaciones interesantes que vienen de los auditores que no se habían hecho públicas antes:
  • La práctica de seguir diciendo que algunos préstamos sí que estaban al corriente de pago cuando en realidad ya estaban en mora. En algunos bancos esto ha estado pasando con hasta el 22% de los créditos.
  • La práctica de decir que un crédito no era inmobiliario cuando sí que lo era. Ha habido bancos que estaban haciendo esto con hasta el 19% de sus créditos. Y todo esto en cifras que ya estaban auditadas.

El informe hace mención de la suerte que tienen los bancos españoles ya que en las hipotecas, el hipotecado responde con todos sus bienes en lugar de sólo con el valor de la vivienda como ocurre en otros países. Sí, desde luego este mundo maravilloso es una suerte para los bancos.

CONCLUSIONES

Si los bancos españoles no consiguen refinanciarse y el BCE les tiene que estar dejando ya más de 400.000mn de Euros es por que los inversores no confían en sus balances. Si no hay confianza no hay dinero.

¿Como restaurar la confianza? La solución es dolorosa (para los bancos) pero muy sencilla. Empezar a vender los activos que están bloqueando sus balances. Si los bancos empiezan a vender su cartera inmobiliaria los precios bajarán, y seguramente no consigan vender a los precios que a ellos les gustaría. Pero se conseguirían varias cosas: los inversores sabrán cuánto valen los balances de los bancos y estarán dispuestos a volver a financiar a los bancos que demuestren con hechos (no informes)  que están saneados. Al liberar sus balances de activos y volver a refinanciarse, los bancos podrían volver a dar créditos a la economía española.

La solución no es mágica, habría perjudicados, principalmente los bancos mal gestionados que no cuidaron bien sus riesgos. Estos deberían de ser liquidados de una forma ordenada, vendiendo sus activos y traspasando sus clientes a las entidades que paguen por ganar estos nuevos clientes. El problema es que la mayoría de estas entidades “malas” son antiguas cajas de ahorros, que estaban gestionadas por políticos y gobiernos autonómicos. Liquidar estas entidades tiene un coste político muy alto, y en cambio el coste económico de seguir subvencionándolas con “rescates” e inyecciones de capital es mucho menor porque estos “rescates” que van a llevar nuestra deuda pública al 90%, los pagamos todos, no los políticos.

La pregunta que los españoles nos debemos hacer es si queremos seguir viviendo en el país de las maravillas donde tenemos un sistema financiero saneado pero donde no se conceden créditos y todo el dinero va a subvencionar a los bancos. El mundo real no es tan bonito, habría que liquidar algunos bancos que estaban mal gestionados, empezando por Caja Madrid, y aunque ningún depositario perdería su dinero (incluso sin necesidad de recurrir al FGD) sí que lo perderían los que financiaron la burbuja de los bancos, accionistas e inversores en bonos subordinados*.

* A propósito de Caja Madrid y varias otras entidades, no incluyo entre sus accionistas o inversores a todos aquellos a los que les engañaron para venderles acciones o bonos “preferentes”. La CNMV y la justicia ya se deberían de haber encargado de evitar primero o al menos ahora de solucionar este problema devolviendo a toda esta gente engañada el 100% de su inversión. Siempre y cuando se demuestre que no firmaron la documentación exigida o que no tenían el perfil adecuado para este tipo de productos (sólo adecuado para inversores profesionales, con experiencia demostrada con productos financieros complejos).