El pasado viernes se publicaron los informes de las auditoras “independientes” que se han publicitado abundantemente como la prueba de que el sistema financiero español no necesita mas ayudas, a parte de los 100,000mn comprometidos en principio desde Europa. Estos informes ni son independientes ni tienen ningún valor:

1. Están pagados por las mismas entidades que no nos querían hacer creer que el sistema financiero español no tenía ningún problema y que los bancos irlandeses y españoles pasaban todos los “test de stress”. Un aspecto clave a la hora de hacer un informe independiente es que la entidad que hace el informe no reciba el dinero de la misma entidad que lo solicita. Es como comprar un coche usado con un informe que ha encargado el mismo vendedor. Misteriosamente, el informe seguro que dice lo que el vendedor quiere...

2. Si se quiere determinar el valor de algo, en este caso el valor de las carteras inmobiliarias de los bancos, el único método fiable es venderlas. Cualquier analista puede hacer estimaciones pero la realidad es que algo vale lo que alguien esta dispuesto a pagar por ello. La mejor prueba de que estos informes no dan cifras realistas es que si fueran realistas los bancos preferirían vender los inmuebles a tener que provisionar las cifras calculadas. Mientras las provisiones que les obliguen a hacer no igualen el valor en libros de los inmuebles a la realidad, los bancos seguirán sin vender su cartera inmobiliaria, bloqueando el crédito a quienes lo necesitan y manteniendo la incertidumbre sobre la estabilidad del sistema financiero.

3. Estas auditorias se venden a la opinión pública como las necesidades que han calculado los auditores “independientes” en el peor de los casos. Esto no es cierto. El Banco de España, la misma entidad que tenía como misión asegurarse de que los balances de estas entidades reflejen la realidad es la que le han dado a las auditoras las variables que deben utilizar a la hora de calcular las pérdidas. Las auditoras se han limitado a coger las cifras del Banco de España y combinarlas con los balances de cada banco, esto no es ningún informe independiente, es absolutamente dependiente de unas variables que ha entregado el “cliente”. El cliente paga, el cliente manda.

4. Las limitaciones con las que han trabajado las auditoras, ambas empresas que ya trabajan para bancos y quieren seguir trabajando para ellos, son cuanto menos sorprendentes:

• El análisis se limita por ordenes del Banco de España a sólo los 14 principales bancos de España, esto ignora todas las pequeñas entidades que son las que ya han agotado el Fondo de Garantía de Depósitos y siguen dando problemas.

• Se excluyen del análisis también todos los créditos fuera de España, es decir, México, Brasil, Reino Unido, Europa del Este, y todos los otros países donde los grandes bancos españoles tienen posiciones importantes.

• El análisis se limita a calcular pérdidas sólo los próximos 2.5 años, ya que asume que después de este periodo en España ya ningún banco tendrá pérdidas por temas inmobiliarios(¡). Esto contradice el hecho de que el stock de inmuebles nuevos y vacíos en España, próximo al millón de inmuebles, no se podrá absorber antes de unos 5 o 10 años.

• Se excluye también cualquier pérdida debido a inversiones en bonos soberanos (Grecia, Irlanda, Portugal, Italia...). Esto es ignorar la quita ya realizada en la deuda griega del 70% y asumir que no va a haber pérdidas en ningún país mas, algo que vista la realidad es bastante irrealista, otros lo definirían como voluntarista.

• Se excluyen todas las pérdidas que se vayan a producir en cualquier inversión que los bancos califiquen como “trading” o de “liquidez”, esto vuelve a introducir una oportunidad a los bancos para meter en esta clasificación créditos morosos o inversiones con pérdidas algo que los auditores también denuncian en sus informes que ya esta pasando, a pesar de las restricciones que les han impuesto.

La credibilidad del escenario macro económico impuesto a las auditoras también le resta cualquier credibilidad a estos análisis:
• Para el 2014 se espera que el PIB caiga un 0.3%, algo acorde con un escenario de recuperación rápida mas que de “en el peor de los casos”.

• Se espera que la bolsa (y por tanto el valor de todas las participaciones en acciones cotizadas que tienen todos los bancos) caiga un 5% en el 2013 y este plana en el 2014, esto después de lo que hemos visto en 6 meses del 2012 es también apropiado para un escenario de recuperación, no de “stress”.

• El interés de la deuda española se supone que no subiría del 7.7%, este nivel es mucho mas bajo de lo sucedido en todos los países rescatados y no recoge las verdaderas pérdidas que se producirán si los tipos suben por encima del 10% como sucede en estos casos.

• Pero la variable mas importante, con mayor impacto en el estudio, es la estimación de la futura evolución del precio de las casas y los terrenos. Aquí se vuelve a poner de manifiesto el valor real que tienen estos informes (no el coste, que fue de 2mn Euros...). Los estudios asumen que “en el peor de los casos” las casas caerán un 4.5% en el 2013 y un 2% en el 2014. En el caso de los terrenos las cifras son del 16 y 6%. Esto es volver al “si acaso dejaran de subir pero bajar, bajar nunca bajaran”... frases que pensábamos que ya estaban superadas.

Una vez mas, las autoridades Españolas han perdido una gran oportunidad para devolver credibilidad a las instituciones y el sistema financiero español y continúan intentando ignorar la realidad. Afortunadamente, las instituciones Europeas han aprendido ya algo acerca de este tipo de análisis y han anunciado que van a reforzar el control sobre la CNMV y el Banco de España y ha hacer sus propias auditorias sobre la situación real de los bancos españoles antes de dar el dinero.

Afortunadamente, como inversores esto no es algo que nos deba de preocupar excesivamente. El ser español no significa que debamos basar todas nuestras inversiones en España, de hecho, lo que esta demostrado que funciona mejor a largo plazo para reducir riesgos sin reducir rentabilidad es la diversificación global. Una cartera bien diversificada no va sufrir en exceso por los errores políticos que se comenten en un solo país o región. Para acabar me gustaría dar algunas recomendaciones básicas para inversores basados en España:

• No comprar ningún producto de inversión comercializado por ningún banco en España, sea español o no. Los mejores fondos y productos de inversión a nivel mundial se niegan a pagar a los bancos “comisiones de comercialización”. Si el banco no te vende algo, no es garantía de que sea bueno pero si el banco te vende algo si que es garantía de que no es un producto competitivo.
• No comprar ningún producto garantizado ni estructurado.

• No comprar acciones ni bonos individuales de ninguna empresa o banco. Si quieres especular, adelante, pero no lo llames inversión…

• No tocar ni de lejos los “pagares”, bonos preferentes, subordinados o convertibles.

• No comprar acciones porque “tienen un dividendo muy alto”. Hay buenos ETF’s para seguir esta estrategia, con mucho menos riesgos que inversiones en acciones individuales.

• No comprar bolsa española porque “esta muy barata y ya no puede caer mas”.

• No invertir en ningún producto que se enfoque en el mercado doméstico (en nuestro caso España), es igual de fácil comprar productos globales que españoles, y el riesgo es mucho menor al estar mucho mas diversificados.

• No tener mas dinero en el banco que el necesario para la operativa del día a día, el resto del dinero que tengas esta mucho mejor en un fondo de inversión (del riesgo que quieras pero incluso un fondo de alto riesgo tiene menos riesgo que dejar el dinero en la cuenta del banco). Los fondos tienen mayor seguridad en caso de liquidación, mayor gama de opciones para elegir con transparencia los riesgos que se quieren asumir y ventajas fiscales.