En estas fechas son muchas las entidades financieras que dan un “empuje” a sus fondos de pensiones, aprovechando las supuestas ventajas fiscales de estos productos para aportaciones que se hacen antes de fin de año.
Son varios los errores que los inversores suelen cometer al contratar estos productos:

1. Contratar un producto inadecuado en un esfuerzo por pagar menos impuestos: Si tener un plan de pensiones es algo apropiado para nosotros lo idóneo es hacer aportaciones regulares idealmente todos los meses, al producto que hemos escogido tras haber analizado con tiempo todas las alternativas. El error es dejarse llevar con prisas por un intento de ahorrarse impuestos hoy, y meternos en un producto que por sus características de falta de liquidez no es adecuado a nuestro perfil y situación financiera. Las entidades financieras utilizan el poco tiempo que queda antes de finales de año para vender este producto sin que el cliente tenga tiempo de comparar alternativas o evaluar si de verdad es apropiado para su situación.

2. Sobrevalorar las ventajas fiscales. Si miran cómo se comercializan estos productos verán que los bancos publicitan las ventajas fiscales que estos productos tienen para el IRPF del cliente hoy. Pero, ¿y cuando hay que rescatar el dinero? He comprobado varias entidades bancarias y ninguna de ellas hace mención al hecho de que cuando se rescatan los importes, éstos tributaran como rentas del trabajo, que para los contribuyentes que aparentemente más se benefician de las aportaciones supone un tipo impositivo muy superior a tributar solo por las plusvalías al tipo de rentas del ahorro, que es lo que harían si invirtieran en un fondo de inversión en lugar de bloquear el dinero en uno de pensiones.

3. Elegir mal el plan de pensiones. En un estudio que el profesor del IESE Pablo Fernandez suele publicar todos los años, se analiza la rentabilidad y estructura de los fondos de pensiones comercializados en España. Debería de ser lectura obligada para cualquier inversor que esta evaluando la conveniencia de este tipo de producto ya que se va a llevar varias sorpresas.

Estas son las principales conclusiones del informe:

Entre los 532 fondos de pensiones con 10 años de historia, sólo 2 fondos superaron la rentabilidad de los bonos del Estado a 10 años; sólo 3 fondos superaron el 4% de rentabilidad; 191 fondos tuvieron rentabilidad promedio ¡negativa! Los 191 fondos con rentabilidad negativa tenían en diciembre de 2011 1,7 millones de partícipes y un patrimonio de €6.246 millones.

El decepcionante resultado global de los fondos se debe a las elevadas comisiones, a la composición de la cartera, a la gestión activa.

El fondo más rentable (Bestinver Ahorro) obtuvo un 9,43%. La diferencia de rentabilidad entre este fondo y los siguientes es notable, y más notable todavía con la rentabilidad de P.P. VARIABLE 100 (-6,11%). Dicho de otro modo: un euro invertido en diciembre de 2001 en Bestinver Ahorro se convirtió en €2,46; mientras que invertido en P.P. VARIABLE 100 se convirtió en €0,53.

No conozco ninguna entidad financiera española que haya ofrecido nunca este plan de pensiones, el Bestinver Ahorro, ni ningún otro fondo de Bestinver que da la casualidad que es la gestora de fondos en España con mejores cifras de rentabilidad a largo plazo. ¿Por qué? Los bancos, cajas y demás entidades sólo recomiendan fondos propios o fondos que les pagan a ellos una comisión por vender esos fondos a sus clientes. Y hacen esto sin que haya ningún control de la ley que les obligue a informar al cliente de que sólo te recomiendan productos en los que ellos se llevan comisiones. La Unión Europea esta intentando acabar con esta falta de transparencia pero la CNMV y el lobby del sector han logrado de momento impedir que nuevas regulaciones, como la que se va a implementar en el Reino Unido a partir del 1 de enero del 2013, lleguen a España.

Mas datos sorprendentes del estudio:

Los 20 mayores fondos de pensiones en España tenían el 37% del patrimonio y la media de sus rentabilidades fue del 0,96%.

Comisiones explícitas son las que el partícipe paga y aparecen reflejadas en el contrato del fondo como comisiones de gestión, de depósito, de suscripción y de reembolso. A pesar de los nombres que tienen las comisiones, una parte importante de las mismas se destina a gastos de comercialización. Esto se debe a que en muchos fondos de pensiones los comerciales tienen retribuciones superiores a los gestores.

¡El 73,4% del patrimonio de los fondos estaba invertido en renta fija y tesorería! En 2009 había fondos con más de 9.200 millones de euros invertidos en renta fija a corto plazo. ¿Qué sentido tiene que una persona con menos de 60 años tenga un fondo de pensiones en renta fija a corto plazo?

Otros datos sobre fondos de pensiones:

Menos de un 5% de los fondos de inversión en renta variable tienen una rentabilidad superior a sus benchmarks.

Los fondos que proporcionan poca rentabilidad a sus partícipes son persistentes (continúan proporcionando poca rentabilidad).

Las comisiones, los gastos y la rotación de la cartera tienen mucha influencia en la rentabilidad de los fondos.

No parece que el “market timing” mejore la rentabilidad de los fondos.

Los autores terminan aconsejando a los inversores que inviertan en fondos con comisiones y gastos pequeños que replican a los índices, y que eviten fondos con “gestión activa”, especialmente si muestran un pasado poco glorioso.

Conclusiones

Cuando un inversor entrega su dinero a una gestora de fondos para que se lo gestione, espera que obtenga una rentabilidad superior a la que puede obtener él sin conocimientos especiales. Y, por ello, está dispuesto a pagar una comisión anual superior al 2% en muchos casos. Sin embargo, los datos indican que pocos gestores se merecen las comisiones que cobran.

En los últimos 10 años, el 95% de los fondos del sistema individual obtuvo una rentabilidad inferior a la inflación y el 99,6% obtuvo una rentabilidad inferior a la de los bonos del Estado a 10 años. A pesar de estos resultados, el 31 de diciembre de 2011, 5,1 millones de partícipes tenían un patrimonio de €25.249 millones en los fondos de pensiones existentes (sistema individual).

El resultado global de los fondos no justifica en absoluto la discriminación fiscal a favor de los mismos. En todo caso, el Estado podría “animar” a invertir en algunos (pocos) fondos de inversión, pero no indiscriminadamente en cualquier fondo de pensiones. En varios casos, los inversores en fondos de pensiones perdieron la desgravación fiscal que les regaló el Estado para inducirles a invertir en dichos fondos en menos de 5 años (vía comisiones e ineficiencias en inversión y gestión). El Estado puede tener alguna responsabilidad en las pérdidas que siguen sufriendo muchos contribuyentes pasados esos 5 años.

Links al informe completo:

Versión inglesa
Versión española


Fuente:
Rentabilidad de los Fondos de Pensiones en España. 2001-2011
Pablo Fernández Profesor del IESE Titular de la Cátedra PricewaterhouseCoopers de Corporate Finance. Javier Aguirre Amalloa
Profesor del IESE . Luis Corres Research Assistant del IESE.



Francisco Viyuela
Director, Independent Advisors EAFI
www.independentadvisors.es
info@independentadvisors.es