Hace un año que se intervino el Banco De Valencia, desde entonces el banco ha consumido 1,000mn de Euros de dinero público inyectados en su capital a fondo perdido, otros 2,000mn concedidos como crédito avalados por el estado para mejorar su liquidez y ahora se le han concedido otros 4,500mn de Euros de mas dinero público para mejorar su capital (dinero a fondo perdido, no se devuelve).
De momento llevamos ya 7,500mn de Euros, y a estos hay que añadir el esquema de protección de activos que se le ha concedido a La Caixa que cubre la casi totalidad de la cartera de crédito y los activos tóxicos que se van a traspasar al Banco Malo (de cuyo 95% somos propietarios o avalistas todos los españoles). El esquema de protección de activos es muy sencillo, las pérdidas que se produzcan en la cartera de crédito del BV las asumirá el estado (nuestros impuestos), los beneficios se los queda La Caixa. Por último, no nos olvidemos de las personas, a estos importes hay que añadir los 7.5mn de Euros de indemnización por la salida del ex-director general Domingo Parra y otros 14mn de pensión para Aurelio Izquierdo, también director del BV.

En España esto parece normal, a nadie se le ocurre plantearse porqué BFA-Bankia, que es la matriz del Banco de Valencia y donde se consolidaban sus cuentas no ha tenido que ser la entidad responsable del rescate. Bankia recibio 4,465mn de Euros del FROB con el compromiso de sanear un grupo de entidades financieras, entre ellas el Banco de Valencia. Tampoco parece que haya ningún interés por buscar responsabilidades o hacer una comisión de investigación para detectar fallos que puedan evitarse en un futuro. El fondo de garantía de depósitos, que esta financiado por aportaciones de las entidades financieras tampoco ha mostrado ningún interés en hacerse cargo de esta situación, a pesar de que se supone que esta creado precisamente para evitar que el estado tenga que hacerse responsable de estas situaciones. Quizás el hecho de que los responsables del mismo sean directivos de los mismos bancos a los que supervisa tenga algo que ver. En la Comisión Gestora del Fondo de Garantía de Depósitos se sientan D. Matías Rodríguez Inciarte, Vicepresidente 3o del Banco Santander, D. Juan Asúa Madariaga, Director general del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, D. José Oliu Creus Presidente del Banco Sabadell y D. Roberto Higuera Montejo Vicepresidente del Banco Popular, entre otros mas del Santander y el BBVA. Y digo que “se sientan” porque esta claro que no parecen tener interés en hacer nada (poner el dinero del Fondo por ejemplo), que proviene de SUS bancos, y prefieren que el estado corra con los gastos.

Podríamos pensar que no se podría haber hecho mas, algunos dicen si el banco se hubiera liquidado las pérdidas al estado hubieran llegado a ser incluso mayores ya que habría que haber devuelto los 12,023mn de depósitos de clientes. Quizás los que dicen esto también son empleados del Fondo de Garantía de Depósitos, esos que te aseguran que tus depósitos están asegurados pero cuando toca pagar se esconden y no se les encuentran, y acabamos pagando los demás. Las matemáticas también fallan aquí ya que esos 12,023mn de Euros de clientes están en un lado del balance del banco (los pasivos, el dinero que debes), pero el Banco de Valencia también tiene activos, exactamente tiene activos totales por un valor de 22,467mn de Euros, según sus ultimas cuentas anuales disponibles en su página web. Es decir casi dos veces mas que depósitos de clientes. De estos 22,467mn sólo 18,663mn son potencialmente problemáticos ya que corresponden a créditos.

La tasa de morosidad del Banco de Valencia, tras varias auditorias ha quedado establecida en el 22.19% con datos del tercer trimestre del 2012. Supongamos que el banco pierde el 100% de estos créditos, es decir, los 18,663mn de créditos se quedan en 14,521mn (pérdidas de 4,141mn). A mi me sale que siguen tenido mas de los 12,023mn que se necesita para devolver los depósitos de clientes, concretamente me salen 6,303mn de más. Si ha esto añadimos que el FROB ha tardado un año en “vender” el banco, y que en este año el banco ha tenido unas perdidas de 1,298mn y unas salidas de depósitos de 1,000mn de Euros esta claro que si se podía vender, hubiera sido mejor venderlo hace un año cuando el valor de su franquicia era mucho mas elevado, o liquidarlo, y sus accionistas se hubieran quedado con 6,303mn mas y el estado no hubiera tenido que aportar dinero público. El intervenir y liquidar o vender los bancos de forma inmediata, antes de que pierdan su valor es un tema prohibido entre los políticos españoles, quizás porque los bancos sean la principal fuente de financiación de los partidos políticos (o es al revés?).

Por suerte para nosotros, para solucionar este problema de simbiosis bancos-partidos políticos no hace falta inventar nada nuevo. En su último libro “Bull by the horns”, Sheila Bair, la directora del FDIC (el equivalente al Fondo de Garantía de Depósitos americano) desde el 2006 hasta junio del 2011, explica cómo se hace, por si alguien todavía no lo sabia:

1. La entidad que da el seguro a los depositarios de los bancos es una entidad pública, no privada como en España.

2.
La misión de esta entidad es supervisar a los bancos y asegurarse de que el estado tiene que poner el menor dinero posible para garantizar los depósitos.

3.
La entidad se gestiona por funcionarios públicos “de carrera”, es decir, no son cargos políticos, y son ellos los que supervisan las entidades y deciden cuando se interviene. No hace falta decir, que en la gestión de esta entidad no intervienen cargos de ninguna entidad financiera, como en España!

4.
Las entidades son intervenidas antes de tener problemas de liquidez o solvencia, no cuando ya los tienen. La supervisión es proactiva, no reactiva.

5.
Una vez intervenida, la entidad se vende o liquida en el plazo de una semana. De hecho, se empieza a buscar compradores de forma confidencial incluso antes de intervenir la entidad. A la vez que se buscan compradores, se prepara un plan de liquidación. En la mayoría de los casos, las entidades son intervenidos un viernes tras el cierre de las oficinas y para el lunes siguiente empiezan a operar con el nuevo propietario o han sido liquidadas y los depositantes reciben su dinero.

6.
Si el banco se interviene, toda la cúpula ejecutiva es despedida de forma inmediata y se utiliza una cláusula denominada “claw-back” mediante la cual no solo no tienen derecho a recibir ningún tipo de indemnización sino que además tienen que devolver todos los bonus o complementos salariales recibidos en los últimos dos años.

7.
Si el importe recaudado con la subasta o liquidación del banco no es suficiente para devolver todo el dinero a los depositantes, los inversores pierden su dinero, empezando por los accionistas y los inversores en bonos subordinados. Sólo si después de que todos los inversores en el banco hayan perdido su inversión pone dinero el estado para garantizar los depósitos. De esta manera se aumenta la disciplina de gestión y se reduce la factura para el estado. En España usamos el modelo contrario, el estado pone dinero antes de que ningún accionista o inversor haya perdido el suyo. En España somos tan esplendidos que si hace falta poner mas dinero para que los directivos de la entidad quebrada puedan cobrar sus indemnizaciones, lo ponemos!

Como se puede ver, no hace falta inventar nada nuevo para evitar situaciones como la del Banco de Valencia, Bankia, Caja de Ahorros del Mediterraneo, Novacaixa Galicia y demás. Sólo hace falta la voluntad política para hacerlo.