El grupo asegurador germano ha obtenido un beneficio neto atribuido de 1.857 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un retroceso del 30% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El motivo hay que buscarlo en el impacto negativo de 326 millones por impagos relacionados con la deuda de Grecia y la evolución adversa del cambio de divisas.

La cifra de negocio de la mayor compañía europea de seguros se situó en 54.500 millones de euros, un 2,6% por debajo del mismo periodo de 2010.

En el segundo trimestre del año, Allianz obtuvo un beneficio atribuido de 1.000 millones de euros, un 8,2% menos, mientras su cifra de negocio retrocedió un 3,2%, hasta 24.600 millones.