Después de las dudas sobre la expansión de la variante Delta, que los inversores arrastraron durante varias jornadas, los principales índices neoyorquinos consiguieron superar con creces la semana y cerraron el pasado viernes con cifras de récord. Sin embargo, los futuros no son alentadores este lunes a la espera de la reunión de la Fed.