Las autoridades regulatorias, con el Banco Internacional de Pagos (BIS) a la cabeza, perfilan una hoja de ruta de profundas transformaciones en la industria bancaria internacional.