Antes de nada, debemos recordar que la decisión de subir tipos de interés por parte de la Reserva Federal depende de los datos, o por lo menos eso es lo que han estado diciendo desde hace mucho tiempo. También, las cosas han ido cambiando poco a poco desde diciembre del año pasado, cuando tuvimos la primera subida de tipos de interés. Desde ese momento, se empezó a especular y tomar como asumido, que la Reserva Federal tenía en la cabeza cuatro subidas de tipos de interés en 2016.
 
Pues bien, los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal han ido apuntalando la idea de que como mucho podremos tener dos subidas este año e incluso aumenta la posibilidad de que tengamos una o ninguna.
La primera consecuencia es clara, de tener una fortaleza más que evidente en el dólar norteamericano pensando en esos incrementos de los tipos de interés, poco a poco se ha ido debilitando por esas menores expectativas, lo que ha sido un gran aliado de las materias primas, desde el oro hasta el crudo.

La mejora de los dos sectores anteriores han sido un pilar fundamental de la mejora reciente de los mercados, tanto en Europa como en Estados Unidos, pero muchos se están fijando en que es Wall Street la que lo está haciendo mejor que los mercados europeos.

No debemos olvidar que mañana tenemos el dato de empleo de Estados Unidos del mes de marzo, por lo que otra vez se inicia la espera a ver si el dato apoya o no que la Reserva Federal piense en cuatro subidas de tipos, en dos o en una o ninguna, así que las resistencias en Europa todavía pueden durar un poquito más.

Bien, pasemos al meollo del asunto. Ya hemos visto por activa y por pasiva que cuando en un determinado área de influencia de un banco central se bajan los tipos de interés, se aviva la inversión en activos de riesgo. Llevamos ya mucho tiempo fijándonos en la relación del dólar index y el NYSE por medio de la fuerza comparada entre ambos. Si miran el gráfico adjunto, verán los dos gráficos y el indicador comentado. Como pueden observar, se ve perfectamente ese doble suelo la zona de los 9000 puntos en el NYSE en donde tenemos dos velas japonesas alcistas que coinciden con la bajada de la cesta del dólar perdiendo la directriz alcista desde los últimos mínimos relevantes de 2014. Hace muy pocas semanas la fuerza comparada rompió el canal bajista que ha estado guiando el indicador desde la zona de máximos de 2014, lo que indica que los activos de riesgo lo están haciendo mejor que el dólar. En resumidas cuentas, en cuanto el mercado y la propia Reserva Federal han empezado a reducir las probabilidades de subidas de tipos de interés, o por lo menos en cantidad de subidas, el dólar ha perdido fuerza, los activos de riesgo han mejorado y eso es lo que estamos viendo ahora mismo.

nyse


Pasando la relación entre Estados Unidos y Europa, veamos el gráfico adjunto que relaciona el Stoxx 600 con el NYSE. Si se fijan, verán perfectamente cómo se está comportando mejor Estados Unidos que Europa, algo que se ve también perfectamente en la fuerza comparada entre ambos, el gráfico de abajo del todo, pues perdió la parte baja de la lateralidad en la que estábamos metidos desde antes del verano del año pasado, lo que muestra que en Wall Street la que se está viendo beneficiada.

stoxx