El dato en contracción del indicador de directores de compra de Chicago vuelve otra vez a hacer que los operadores intenten hacer equilibrios con las perspectivas de subidas de tipos por parte de la Reserva Federal.

Recordemos que durante mucho tiempo el punto de equilibrio que quería el mercado era una economía sólida pero con crecimiento lento porque de esa manera presionabas a la Reserva Federal a no subir los tipos de interés de forma acelerado o incluso solamente pensar que podían subirlos una vez por año, de forma que el dinero barato siguiese disponible para todo el mundo. Hemos visto que el consumo, el gasto del consumidor, y el sector inmobiliario ha mejorado mucho, pero sector de manufacturas tiene problemas. Evidentemente el resto es más grande que el sector de manufacturas, pero tiene que ejercer un cierto lastre en la economía, así que un freno en las perspectivas de subidas de tipos restan potencia al sector bancario, pero animan al resto, así que debemos estar atentos por si hay una interpretación positiva por parte del mercado precisamente por frenar un poco el ímpetu de la Reserva Federal.