Como pueden ver en este gráfico, la correlación entre la bolsa de EEUU y el petróleo vuelve a ser la más alta en mucho tiempo