Wall Street en estos momentos se ha olvidado de las ganancias claras que ha llegado a tener pocos minutos después de la apertura y los tres índices principales están coqueteando con las cifras negativas, aunque el SP 500 es el que más dudas está teniendo a la hora de meterse en negativo.
 
En estos momentos es el sector de energía el mejor del SP 500, pero el resto está muy repartido entre positivo y negativo porque hay gran cantidad de resultados empresariales a tener en cuenta y no han sido unánimes en su sentido, lo que dificulta que el mercado tenga un veredicto claro sobre los mismos.
 
Además, hay valores que van a dar resultados esta noche y es normal que haya mucha cautela como por ejemplo los de Apple.
 
Ni que decir tiene que no se puede superar la zona de máximos por delante de la Reserva Federal, veredicto que conoceremos mañana por la tarde, así que es normal que el mercado se pare a la espera de lo que tenga que decir.

Las cifras macroeconómicas que hemos tenido hoy y que se han puesto encima de la mesa no han salido satisfactorias, algo que en cierto sentido debería alegrar al mercado por no apoyar a la FED, el problema es que cuando hay una saturación de malos datos, empieza a ser preocupante, por lo que estamos en una situación de acoso y derribo que al final pues acaba pasando factura a las cotizaciones.