Para comenzar, el Dow Jones de transportes ha quedado completamente parado en el mínimo anterior al referéndum de Reino Unido y además el Nasdaq esta también por esa misma zona, aunque de momento parece que hay cierta inercia a seguir con las subidas.
 
El sector bancario de Estados Unidos tenía a favor que muchos bancos habían superado las pruebas de esfuerzo de la Reserva Federal y aprobado sus planes de capital, pero salvo algunos grandes que están subiendo con decencia, el resto está muy parado, y es que el precio del crudo de referencia en Estados Unidos se ha puesto a bajar un -2% tras saberse que la producción de la OPEP no es que se haya reducido, si no que toca máximos históricos, así que es algo que nos está impidiendo volver a la zona de los máximos de este año donde dejamos una clara muestra de interés vendedor en forma de envolvente bajista.
 
Por lo tanto, en estos momentos no tenemos todo a favor y el mercado se está dejando llevar.
 
También ayudan los comentarios desde prácticamente todas partes diciendo que no se ha apreciado ningún tipo de caos en la reacción de los mercados tras el referéndum en Reino Unido y además se ha calmado el mercado de deuda junto con el mercado de divisas.
 
Lo anterior no quita para que todo el mundo esté realizando cálculos para saber cómo afectará a sus negocios este problema, y de momento, salvo daños directos, todo el mundo está minimizando mucho la situación, aunque la verdadera consciencia no está puesta en el corto plazo sino en el largo plazo y si no pasa nada, muchos advierten que tendremos casi una década de incertidumbre en los mercados financieros.