Wall Street está rebotando desde la fuerte sobreventa alcanzada el viernes pasado tras el dato de creación de empleo de febrero que nos alejó fuertemente de las resistencias importantes que no nos dejaron pasar en las últimas semanas.

Con el rebote de Wall Street, se ha reducido mucho la presión bajista en Europa, aunque no todos los futuros sobre índices han conseguido pasar a positivo.

El futuro del índice alemán ahora mismo es uno de los mejores subiendo 0,26% gracias a numerosas mejoras de recomendación sobre algunas de sus exportadoras, que son las que más van a recoger los frutos de un euro que poco a poco va buscando la paridad con el dólar.

En estos momentos tenemos como los peores al súper sector de empresas de inversión inmobiliaria con un descenso de -1,24% por una rebaja de recomendación de JPMorgan y los mejores son los recursos básicos subiendo 0,7%, las químicas mejorando 0,56% y las utilities 0,15%.

Hoy es el primer día en el que se pone en marcha el programa cuantitativo y la verdad es que esta decepcionando algo porque no se están viendo órdenes de compra en el mercado secundario de deuda realmente potentes, sino que están variando mucho desde unos míseros dos millones de euros hasta valores ya un poco más potentes de 20 millones, pero muchos están algo preocupados porque las compras han estado más presentes en la deuda de países centrales que en la periferia, y muchos están empezando a pensar si no se están curando en salud por si hay problemas en España con las numerosas elecciones que tenemos por delante. En este sentido, la rentabilidad de Italia se está acercando mucho a la española y eso sería realmente negativo para nuestro país porque sería una muestra bastante clara del miedo al riesgo político.

Hablando de riesgo político, Grecia sigue siendo uno de los principales dolores de cabeza de los inversores en Europa con otro desplome de su bolsa y además del sector bancario en el día en que los ministros de economía de la zona euro van a reunirse otra vez para discutir las condiciones que reformas aportadas por Grecia, aunque el nuevo gobierno haya incluso amenazado con un referéndum para aceptar las nuevas condiciones, por lo que el riesgo político sigue estando en Grecia y la situación dista mucho de estar tan clara como creíamos hace poco.

Wall Street tenemos subidas generalizadas que afectan a todos los SPDR sin excepción.