Wall Street no atraviesa en estos momentos un día muy bueno, ya que la mayoría de sectores del SP 500 está en negativo con el de energía a la cabeza con un descenso de -1%.
 
La realidad es que el precio del crudo está cayendo -1,5% y la debilidad del dólar no le está ayudando demasiado, ya que seguimos viendo incrementos de la producción dentro de Estados Unidos, también sube mucho el recuento de instalaciones petrolíferas en activo y además hay muchas dudas de que la OPEP pueda mantener con éxito su acuerdo de reducción de la producción, por lo que los operadores están prefiriendo mantener cautela sobre el precio del oro negro.

El sector bancario también tiene problemas con un descenso de -0,56% y está preocupando mucho a los operadores, porque seguimos dentro de una situación en donde los tipos de interés son favorables y además las políticas de estímulos que pueda poner en marcha la nueva administración de Estados Unidos, pero ya tenemos titulares claros por parte de Donald Trump y parece que vamos a tener problemas en el comercio internacional, por lo que nadie sabe cuál va ser la reacción del dólar a toda esta situación y si la Reserva Federal va a verse apoyada para subir los tipos de interés durante todo 2017.

En general, tras la investidura del viernes, Estados Unidos está dando un ligero paso atrás hasta que tengamos encima de la mesa datos macroeconómicos que siguen reforzando el buen comportamiento de la economía y que irán apareciendo a lo largo de la semana.