Estados Unidos está teniendo una sesión negativa en estos momentos con el sector de energía como el peor de todos bajando -2% seguido casi a la par del financiero con -1,41% y el de materiales con -1,4%.
 
Lo más evidente de todo esto es que el precio del crudo de referencia en Estados Unidos está cayendo ya un 4% tras aparecer informaciones acerca de que la reservas que se tienen en Cushing estarían incrementándose, lo que hace que el mercado se ponga a descontar una cifra de incremento de la reservas que conoceremos por parte del Instituto API cuando se cierre el mercado. Esto generará operaciones de cara al día de mañana donde conoceremos las cifras oficiales. Además, hay recuperación de la producción en algunos países productores.
 
Por parte del sector financiero en Estados Unidos, lo que está sufriendo es una ola expansiva que se ha generado tras los comentarios del Banco de Inglaterra acerca de que los bancos tienen liquidez suficiente para poder prestar pero quizá la ausencia de préstamos venga por la parte de demanda. Ver que Reino Unido empieza a poner tiritas de cara a los efectos de la salida de la Unión Europea está dañando a sus propios bancos y la cotización de los bancos británicos en Estados Unidos estaba recibiendo un serio correctivo. Además, recuerden que uno de los factores que hizo que tiempo atrás se mejorara mucho el sector financiero era ver que la subida de tipos en Estados Unidos lo que iba hacer es aumentar la posibilidad de que pudieran incrementar sus márgenes, cosa que no va a poder ser y si encima el crudo empieza a caer otra vez, menos todavía.
 
Por otro lado, el Dow Jones de industriales llegó a la resistencia de los 18.000 puntos y cerró lejos de máximos, así que tenemos una vuelta a la baja con un Dow Jones de transportes está bajando nada menos que casi -1,9%.