No parece que los inversores vean claro que se traduzcan en puntos positivo para la empresa todos los caminos que está abriendo fuera de su negocio tradicional.