Los dos sectores del SP 500 son las dos caras de la moneda de las subidas de tipos de interés en este momento. Si se fijan en el gráfico adjunto, arriba tienen el sector financiero, debajo las utilities y el indicador abajo del todo es la fuerza comparada entre ambos. Cuando sube, es que los bancos tienen mejores perspectivas que las de servicios públicos y viceversa.
 
Se puede observar que los bancos desde los mínimos de 2009 lo han hecho mucho mejor que las utilties pero en 2015 ya tuvimos una especie de empate porque este indicador no superó la zona de máximos de 2014.
 
Toda la atención está puesta en el comportamiento en 2015 y en lo que llevamos de 2016. Si se fijan, las utilities están cerca de los máximos de 2015 pero no pasan, y los bancos fueron a buscar la directriz alcista desde los mínimos de 2009 para tener un rebote importante.
 
La cuestión aquí es que los bancos se han beneficiado desde los mínimos de la crisis de la intervención de la Reserva Federal, la recuperación de la economía y el cierto saneamiento de sus balances. Además también apareció la devolución de las ayudas por parte de la Reserva Federal, volver otra vez a dar dividendo, etcétera
 
Sin embargo, en 2015 la situación empezó a empeorar un poco porque el programa cuantitativo empezó a frenar y se acercaba la época de la subida de tipos de interés. Durante todo ese año estuvimos muy parados en todos los sentidos, porque no superamos la zona de máximos 2014 en ningún caso, lo que hizo que muchos empezaran a pensar que la primera subida de tipos que tuvo lugar final de año, ya estaba descontada. Tomando esto como hipótesis, tenemos que en el momento en que se descontó la primera subida de tipos de interés, acuérdense que cuando se subió, la Reserva Federal esperaba cuatro subidas de tipos este año. Nada más comenzar 2016, empezaron a salir datos macro y problemas otra vez en China que hicieron pensar a todo el mundo que no había base para poder subir los tipos tanto como decían, así que el ver que no se esperaba una subida de tipos de interés o como mucho una en diciembre, hizo que el dividendo de las utilities fuese más atractivo, lo que se combinó con esa rotura de la directriz bajista que viene desde los máximos de 2015. Si se fijan, el sector financiero tuvo un desplome importante pero las otras aguantaron perfectamente hasta que consiguieron romper al alza.
 
Ahora los datos macroeconómicos empiezan a darles la razón, la perspectiva de subida de tipos empieza a ser más plausible, los bancos se recuperan pero las otras no supera los máximos, haciendo que la fuerza comparada entre ambos se aleje de los mínimos del año pero tome como resistencia la directriz alcista desde los mínimos de 2009, así que debemos estar muy atentos a lo que pueda pasar, ya que todavía no se está en disposición de saber quién de los dos va a ganar en la batalla contra resistencias, y parece que eso está en manos de la Reserva Federal.

xlfxlu