Tipos de interés de la deuda española (al igual que el del resto de las deudas periféricas...perdón por la denominación) caen con fuerza hoy hasta los niveles previos a la convocatoria del Referéndum griego hace dos lunes.

¿Por qué? Ya saben lo que ha dicho el Ministro de finanzas de Finlandia: más del 50 % de probabilidad de un acuerdo.
Pero todo comenzó ayer mismo cuando el Primer Ministro francés consideró que ya había base para conseguirlo.

En el fondo, ni la reacción al alza de tipos ha sido tal cuando el mercado ha valorado que la salida de Grecia era fáctible y la caída ahora de las rentabilidades refleja que un acuerdo lo es.
Pero, lo que más llama la atención es que este movimiento de ida y vuelta en los tipos (y en las bolsas....todo menos el EUR que se mantiene estable en niveles de 1.105 USD) se produce sin dinero detrás. Apuestas al alza o a la baja por parte de políticos y analistas, pero si dinero encima de la mesa.

Con todo, ya saben que los mercados siempre tienen razón con la información actual. Pero, como ya hemos visto en el caso de Grecia, la información puede llegar a ser muy incompleta y hasta errónea.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España